2 Liked

¡Abre Tu Corazón a una VIDA SIN LÍMITES!

(Lee Mateo 14: 28-31)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente Maravillosa”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído ahora al Capítulo 14 de Mateo. Durante las dos semanas anteriores hemos estado hablando sobre la famosa caminata de Pedro sobre el agua. Vamos a regresar allí hoy.

 

Pedro dijo: “Señor, si eres tú, mándame que vaya a ti sobre el agua.” Nota que Jesús NO se sintió ofendido por esa solicitud. Jesús no estaba molesto de que Pedro quisiera hacer lo que Él hacía. Yo creo que Jesús se sintió realmente aliviado de que por lo menos uno de los discípulos estuviera listo para salir de lo natural. Al menos uno de ellos estaba dispuesto a aventurarse más allá de los límites de este mundo. Entonces Jesús le dijo: “Ven“. Si hay algo que le molestó a Jesús fue el hecho de que Pedro sólo caminó pocos pasos. Cuando Pedro se hundió y Jesús lo salvó, Jesús le dijo: : “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Date a ti mismo permiso para soñar.

a) Pedro fue el único discípulo con la fe suficiente para verse a sí mismo haciendo lo que Jesús estaba haciendo. Él fue el único que abrió su corazón a los sueños del tamaño de Dios. Pedro vio a Jesús SOBRE el agua y en lugar de pensar “¡Vaya! ¿cómo hace eso?”, como estoy seguro que muchos de los otros discípulos pensaron, Pedro pensó: “¡Vaya, me pregunto si Dios me permitirá hacer eso a mi también. Quiero hacer lo que Jesús está haciendo!” Incluso, para que Pedro pudira tener esos pensamientos el tuvo que darse licencia para soñar.

b) Muchos creyentes se excluyen a sí mismos de lo que Dios les está llamando a hacer, simplemente porque se ven a sí mismos como incapaces, poco aptos e indignos.

c) Si no puedes VERLO nunca SUCEDERÁ . Cuando renueves tu mente, y quites los límites a Dios, comenzarás a verte a ti mismo haciendo cosas que nunca habías hecho antes; y el hecho de que el Señor te permite verlo, con el ojo de tu mente, es evidencia de que Él hará que suceda. Es la mente renovada la que sueña sueños del tamaño de Dios.

 

 

2.  Ponte la mente de Cristo. Pablo dijo: “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente,  tomando la naturaleza de siervo  y haciéndose semejante a los seres humanos.  Y al manifestarse como hombre,  se humilló a sí mismo  y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!  Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre “(ver Filipenses 2: 5-9).

a) Pablo nos enseñó a pensar como Jesús. ¿Cómo pensaba Jesús?

i) Jesús no tenía problemas para verse a Sí mismo, aunque Él era un ser humano, como igual a Dios. Él se vio a Sí mismo como humano y divino.

ii) Jesús no basó Su vida humana enfocado en Él. Él era desinteresado en todos los sentidos.

iii) Jesús se humilló a Sí mismo para hacer lo que el Padre le llevó a hacer. En última instancia, esto significaba la muerte; la muerte en la cruz. Pero en el camino esto también significó la curación de enfermos, resucitar a los muertos, hacer señales, maravillas y milagros, y dejar una marca en este mundo que todavía se siente hoy.

iv) Dios exaltó a Jesús porque Él se humilló a Sí mismo a Su misión divina.

 

b) Dios espera que nosotros pensemos y vivamos de la misma manera que Jesús lo hizo.

i) Al igual que Pedro, tú debes verte a ti mismo haciendo lo que Jesús hizo.

ii) Dios no se ofende cuando abres tu corazón para hacer cosas que superan con creces la capacidad humana.

iii) ¿De qué tamaño necesitas que sea tu sueño para que Dios diga, “¡Oh, vaya!”?

iv) Al igual que Jesús, Dios espera que te humilles para hacer Su voluntad, incluso cuando eso significa hacer cosas GRANDES.

v) Si te humillas y estás dispuesto a hacer cualquier cosa a la que el Padre te dirija, entonces, al igual que Jesús, vas a vivir una vida increíble.

vi) Cuando Jesús murió Se convirtió en una semilla. Tú eres parte de la cosecha. Él espera que vivas como Él mismo lo hizo en la tierra.

vii) Juan lo dejó bien claro. Él dijo: “¡Así como Jesús es, así somos nosotros en este mundo!” (1 Jn 4:17).

 

*** Date la licencia para soñar, pon en ti la mente de Cristo, para que puedas experimentar la vida en el nivel de Dios … ¡más allá de los límites humanos!

 

*** La verdadera humildad es morir a uno mismo al punto donde incluso has muerto a tus límites. Cuando todo es Dios, no hay límites.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Mi mente se va renovando hasta el punto donde estoy abierto a lo que usted quiere hacer en mi vida. Tú eres un Dios ilimitado y declaro por la fe, que remuevo cualquier límite artificial que haya puesto en Ti. Los grandes sueños, sueños divinos, sueños, tan grandes como Dios, nacen fuera de mi relación contigo. Me humillo ante Ti. Yo muero a mí mismo y a las limitaciones humanas. Yo pongo en mí la mente de Cristo. ¡Me veo a mí mismo COMO JESÚS! Así como es Jesús, así soy yo, en este mundo. Tú me llamas para hacer cosas que superan mi capacidad, me humillo y abro mi corazón a Tu voluntad, me doy la licencia de verme haciéndolo, y dado que lo puedo ver, puedo serlo, por Tu poder y gracia. Tú no te ofendes cuando pienso como Tú. En realidad, has estado esperando a que yo llegue a este nivel. ¡Declaro que estoy allí! A partir de este momento, y de hoy en adelante, me niego a ver límites. Si Tú me llevas a hacerlo, me veo haciéndolo por Tu gracia. No seré yo haciéndolo de todos modos. ¡Eres Tú Padre que mora EN mí, quien me da las palabras, Tú realizas la obra, y dejas una marca en este mundo, a través de mí, que nunca será borrada! Declaro esto por fe. ¡DEJAR DE VIVIR CON LÍMITES es mi nueva forma de vivir! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.