0 Liked
  • September 26, 2014
  • Comments are off for this post.

Actitud y Favor

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).”  Ayer les compartí cómo Dios tenía un plan para José y cómo el ataque de sus hermanos no pudo desviarlo de su destino. Esta mañana veremos cómo el inmerecido favor (gracia) de Dios estaba con José gracias al plan de Dios. Durante los siguientes días hablaremos acerca de este pasaje:

El Señor estaba con José, por eso tenía éxito en todo mientras servía en la casa de su amo egipcio. Potifar lo notó y se dio cuenta de que el Señor estaba con José, y le daba éxito en todo lo que hacía. Eso agradó a Potifar, quien pronto nombró a José su asistente personal. Lo puso a cargo de toda su casa y de todas sus posesiones.  Desde el día en que José quedó encargado de la casa y de las propiedades de su amo, el Señor comenzó a bendecir la casa de Potifar por causa de José. Todos los asuntos de la casa marchaban bien, y las cosechas y los animales prosperaron.  Pues Potifar le dio a José total y completa responsabilidad administrativa sobre todas sus posesiones. Con José a cargo, Potifar no se preocupaba por nada, ¡excepto qué iba a comer! (Gen 39:2-6)

Algunos días antes José había sido el favorite de su padre y se paseaba con una túnica de muchos colores. Génesis 39 comienza con José como un esclavo traicionado. De un solo tajo José perdió su familia y su libertad. Fue vendido a un grupo de extraños, llevado a un país extranjero, revendido como esclavo, y asignado a su nuevo amo, pero el joven José aun tenía su sueño. El sabía que, de alguna manera, el plan de Dios triunfaría. Esto le permitió a José mantener la actitud apropiada. Con la actitud equivocada la vida de José se pudo haber salido de control. Pero con la actitud apropiada José pudo andar en la gracia y favor divinos, aun como un esclavo.

José fue vendido a Potifar. Como se dijo antes, Potifar no era un hombre cualquiera. Él era parte del equipo personal del Faraón, era el Comandante de la Guardia del Palacio, la cabeza del Servicio Secreto. Potifar tenía un puesto clave y vivía muy bien. José, el nuevo esclavo, podía haber terminado sirviendo en cualquier parte de la propiedad de Potifar, pero en otra aparente coincidencia, José terminó viviendo y trabajando dentro de la casa. Entonces, en lugar de murmurar y de quejarse, José mantuvo la actitud apropiada y comenzó a trabajar diligentemente. José trabajaba arduamente y Dios favorecía su labor. Potifar notó que la bendición de Dios estaba sobre todo lo que hacía José. Todo lo que José hacía tenía éxito —gracias a la gracia de Dios. Así que Potifar ascendió a José y lo hizo su asistente personal. Potifar puso a José a cargo de toda su casa y sus propiedades. ¿Por qué? Porque José trabajaba duro y Dios lo favorecía, bendiciendo la obra de sus manos.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  Dios trabaja en formas que usted no puede. José no tenía control de lo que le pasaba. Una vez que fue vendido a la caravana de Ismaelitas, él no pudo dictar dónde terminaría. Pero Dios siempre trabaja y Él tiene una forma de sacar lo mejor de las malas situaciones. Dios se encargó que José terminara en el hogar correcto (con Potifar). Yo personalmente puedo dar testimonio de cómo Dios hizo cosas por mí, antes que yo Naciera de Nuevo, para protegerme y cuidarme para mi propósito. Dios hizo esto por José, Él lo hizo por mí, y Él lo hará por usted. Así que cuando usted esté enfrentando algo sobre lo que no tiene control, confíe en Dios, no hay nada que Él no pueda hacer.

2.  Mantenga la actitud correcta. Si hubiera desarrollado la actitud incorrecta, él podía haber destrozado su vida. Pero a pesar de las cosas terribles que le pasaron, José mantuvo una actitud positiva. La actitud correcta puede ayudarle a sacar lo mejor de cada situación. Su actitud determinará su altitud.

3.  Dele a Dios algo con qué trabajar. José no se arrastró a un rincón a llorar por su pena, ni cayó de rodillas a orar por 24 horas al día. Estoy seguro que a José no le gustó la situación en la que estaba, pero él decidió esforzarse y trabajar. José trabajó diligentemente y Dios bendijo todo lo que él hizo. ¡Para que Dios bendiga lo que está “haciendo” usted debe estar “haciendo” algo! Así que deje de llorar por su pasado y deje de solamente estar orando acerca de su futuro. Cuando usted deje su closet de oración es tiempo de ponerse en acción. Si quiere experimentar el favor de Dios usted debe HACER ALGO que Dios favorezca.

4.  Aguarde el Favor Inmerecido. Sin el favor de Dios José podía haber trabajado por años sin ser ascendido. Podía haberse esforzado durante décadas sin llegar a la posición que le fue dada. No se equivoque, el favor de Dios puede hacer más en un minuto que el trabajo en toda una vida. Con Su favor Dios puede mover los corazones de la gente para usar su poder, su habilidad, y su influencia para ayudarle en formas que nunca podría por usted mismo. El favor de Dios puede abrir puertas que ningún hombre puede cerrar, y cerrar puertas que ningún hombre puede abrir. El favor de Dios puede hacer que lo tomen en cuenta y lo promuevan. El favor de Dios puede catapultarlo al éxito divino, y sería en base a la gracia, no porque usted se lo haya ganado, no porque usted sea muy bueno, sino porque Dios es bueno. Así que mi mensaje para usted es simple: Haga todo aquello para lo que Dios le ha bendecido y espere que Dios favorezca el trabajo de sus manos.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi propósito. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara y estoy convencido que te encargarás que esos planes se cumplan. Yo creo que Tú estás tan comprometido conmigo y con los planes que Tú trazaste para mi vida que ya has hecho cosas para mí que yo no he notado aun y de las cuales no me enteraré hasta que llegue al cielo, y aun estás trabajando en mi vida, detrás del escenario, para asegurarte que yo conozca a la gente correcta para que pueda tener las oportunidades necesarias. Pero así como Tú estás trabajando POR mí, yo sé que satanás está trabajando en mi CONTRA. Así que habrá ocasiones en las que me veré en malas situaciones como resultado de un ataque externo o una decisión torpe de mi parte. Pero no importan las circunstancias, yo mantendré una actitud positiva. Yo comenzaré cada día esperando lo mejor. Yo comienzo cada proyecto determinado a hacer mi mayor esfuerzo, para darte algo con qué trabajar, para poner mis manos a trabajar, confiando en que Tú bendecirás la obra de mis manos. Así que Padre, yo espero Tu bendición en todo lo que toco con mis manos y también espero Tu favor en mi vida. Tú pones delante de mí a personas quienes usan su poder, sus habilidades y sus influencias par ayudarme en formas en las que yo solo no podría. Tú abres puertas para mí que ningún otro hombre puede cerrar. Tú cierras puertas para mí que ningún otro hombre puede abrir. ¡ú me bendices para que pueda experimentar el éxito en la vida, A TU MANERA, por Tu gracia, para Tu gloria! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.