0 Liked

Alimentando a los 5000 (2da Parte) – ¡Prepárate!

Este relato se encuentra en Marcos 6:32-44, Lucas 9:10-17, y Juan 6: 1-13

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“.  Ya comenzamos la introducción a la historia de Jesús y la alimentación de los 5,000. Vamos a retomar esta historia ahora.

 

Jesús y Sus discípulos se sentaron en una colina y desde allí vieron como una gran multitud se acercaba a ellos. Jesús le dijo a Felipe: “¿En dónde podemos comprar suficiente pan para que todos ellos coman?” Le hizo esta pregunta a Felipe para probarlo. Jesús ya sabía lo que planeaba hacer. Felipe, que era una persona muy analítica, rápidamente hizo las cuentas y respondió: “¡Jesús, el salario de ocho meses sólo compraría suficiente pan para que cada persona tuviera un pequeño pedazo!” Fue en ese momento cuando Andrés, hermano de Simón Pedro, habló. Andrés dijo: “Aquí hay un niño con cinco pequeños panes de cebada y dos pequeños peces, pero ¿qué es esto para tantos?” Jesús sabía que podía hacer mucho con el almuerzo del niño.

 

Jesús dijo: “Díganles a todos que se recuesten.” La gente se separó en grupos y cada grupo tenía entre 50 y 100 personas. Entonces Jesús tomó los panes y dio gracias al Padre. Luego dio el pan a Sus discípulos y lo repartieron. El pan se multiplicó en las manos de ellos. Jesús hizo lo mismo con los peces. Primero dio gracias y luego dio el pescado a los discípulos, y los pescados se multiplicaron en las manos de ellos mientras los repartían.

 

Al final, todos comieron lo que quisieron. . Cuando terminaron, Jesús dijo a Sus seguidores: “Recojan las piezas de pescado y el pan que no se comieron. No desperdicien nada.”  Entonces recogieron las piezas que quedaron. Cuando la gente empezó a comer había cinco panes de cebada y dos peces. Después de que todo el mundo comió había 12 grandes canastas de comida.

 

Hay tanto material en esta historia que tengo que dividirlo en varios días. En nuestro mensaje anterior nos enfocamos en el hecho de que nuestro Dios es un Dios de abundancia y plenitud. Hoy me voy a concentrar en el hecho de que nuestro Dios es un Dios de orden.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

  1. Antes de que Jesús alimentara a estas 5,000 personas con el almuerzo de un niñito, Él hizo que los discípulos organizaran a la multitud en grupos. El milagro no ocurrió en medio de un caos. El milagro se realizó en orden y con organización. Nosotros podemos aprender mucho de esto.

 

  1. A veces estamos esperando que Dios actúe sobrenaturalmente, pero Él está esperando en realidad a que nos organicemos. La gente dice que quiere la bendición de Dios, pero no está preparada para recibirla.

 

*** Mientras enfatizo sobre este punto en esta mañana, siento firmemente que el Espíritu Santo quiere que enfatice sobre tener lo que yo llamo múltiples “redes”. Muchos creyentes dicen esperar bendiciones económicas, pero no han creado una “red” o un medio a través del cual puedan recibir la bendición. Al escribir esto, siento firmemente que muchos de ustedes saben que se supone que deben iniciar su propio negocio, pero que han estado postergándolo. Entre más te tardes en establecer el negocio, más tiempo le tomará a Dios conseguirte lo que Él quiere que tengas. Está bien querer que Dios bendiga el trabajo de tus manos, ¡pero tienes que darle algo para que Él lo bendiga! Si estás en esta situación, decide HOY cumplir con los trámites para establecer tu negocio.

 

  1. Dios no iba a hacer el milagro de los peces y los panes en medio de una multitud indisciplinada. Si lo hubiera hecho así, el milagro podía haberse convertido en un motín; La bendición podía haberse convertido en una maldición. Mira, si Dios te otorga una bendición ANTES de que puedas recibirla correctamente, la bendición puede llegar a ser una carga. Por lo tanto, si tú afirmas que estás esperando que Dios haga algo, por favor, examínate y asegúrate de que estés listo para Dios. Puede que pienses que estás esperando a Dios y Él puede estar esperando que te prepares.

 

  1. ¡Dios no bendice el desastre! ¡Las bendiciones preparadas llegan a la gente que está preparada!

 

  1. Para que este año sea un año de manifestación sobrenatural, este año también debe ser un año de preparación y organización divina.

 

  1. Haz los preparativos para recibir la bendición que dices estar esperando. ¡Cuando estés listo, entonces PREPÁRATE, puede suceder en cualquier momento!

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Este año voy a experimentar la manifestación sobrenatural como nunca antes porque me comprometí a ser guiado por Tu Espíritu en todas las cosas. Me preparo para esta temporada. Soy rápido para hacer lo que me digas que haga, para estar listo para lo que Tú quieres lograr a través de mí este año. Me organizo. Me preparo. Me alisto para recibir. ¡Y cuando ya estoy preparado, entonces comienzo todos los días con un espíritu de expectativa, sabiendo que puede suceder en cualquier momento! ¡Este año será el mejor año de mi vida! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!