0 Liked

Alimentando a los 5000 (3ra Parte) – ¡Una Semilla Para Cada Necesidad!

Este relato se encuentra en Marcos 6:32-44, Lucas 9:10-17, y Juan 6: 1-13

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“.  Ya hemos pasado un par de días estudiando la historia de Jesús y la alimentación de los 5,000. Vamos a retomarla ahora.

 

Cuando estuvo frente a una multitud hambrienta, Jesús recibió una semilla pequeña (dos peces y cinco panes), y la multiplicó para alimentar a toda la multitud hasta que todos estuvieron llenos. Al final, había 12 canastas repletas de comida. La necesidad estaba presente en la multitud. Hoy veremos cómo la semilla para satisfacer esa necesidad se encontraba también en la multitud.

 

Hace un par de mensajes me enfoqué en el hecho de que nuestro Dios es un Dios de abundancia y plenitud. Ayer me concentré en el hecho de que nuestro Dios es un Dios de orden. En el mensaje de hoy me voy a enfocar en el principio de sembrar y cosechar.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Dios honra el principio de siembra y cosecha. Hace tiempo enseñé una serie sobre esto (aquí está el enlace de ese mensaje en inglés: sembrar y cosechar). Por favor, visita la página de la serie y recibe esa bendición.

 

2.  El principio de “tiempo de siembra y tiempo de cosecha” permanecerá mientras la tierra permanezca (ver Génesis 8:22). Este principio no se limita a las plantas. Pablo dijo que Dios no puede ser engañado; Él se ocupará de que cosechemos todo lo que sembramos (Gálatas 6: 7).

 

3.  Dios ha establecido un sistema de causa y efecto, sembrar y cosechar, y de libre albedrío de los seres humanos en la tierra. En este sistema cosechamos lo que sembramos. Bueno o malo. Si no te gustan los frutos que estás cosechando, es hora de revisar la semilla que estás sembrando. ¡La única manera de cambiar la cosecha, es cambiar la semilla!

 

4.  La siembra y la cosecha en la historia de Jesús alimentando a los 5,000:

a) Había claramente una necesidad: más de 5,000 personas hambrientas.

b) La necesidad excedía a los recursos. No tenían suficiente dinero para comprar esa cantidad de comida, ni podían encontrar un lugar para proporcionarla.

c) La necesidad estaba en la multitud. ¿Y sabes algo? ¡La semilla también estaba entre la multitud!

d) La provisión no vino de los discípulos, ni realmente de Jesús. En el sistema de contabilidad del Reino de Dios, el niño pequeño en el texto es quien lleva el crédito por haber sido usado por Dios para proveer lo que se necesitaba. El niño proveyó la semilla, Dios proveyó la cosecha.

e) Cuando la semilla fue dada, Jesús hizo lo que Dios hará siempre con una semilla: multiplicarla y hacer que produjera una cosecha.

 

5.  ¡Hay una semilla para cada necesidad!

a) Tu cosecha está ligada a tu semilla. No puedes esperar una cosecha si no tienes una semilla en la tierra. Así que sea cual sea tu necesidad hoy en día, asegúrate de sembrar una semilla para esa necesidad.

b) Todo lo que siembres – puede ser amor, misericordia, perdón, buenas obras, bondad, benevolencia, comida, dinero, etc. – cosecharás.

c) Dios ha estado allí esperando a tu semilla. ¡Puede que pienses que estás esperando que Dios proporcione los frutos, y Él puede estar esperando que tú aportes la semilla!

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Este año voy a experimentar la manifestación sobrenatural como nunca antes. Este año experimentaré la cosecha divina, porque siembro continuamente semilla divina. Soy un sembrador, por lo tanto, declaro que también seré un segador. Yo siembro amor, misericordia, perdón, bondad, benevolencia, alimento, paz y dinero; ¡Y cosecharé lo que he sembrado! Tú eres el Señor de la Cosecha. Tú recibes todo lo que siembro y haces que mi semilla sea multiplicada en Tus manos. Luego me lo devuelves en forma de cosecha. Como siempre estoy sembrando, no estoy en contra de cosechar. No me opongo a recibir una cosecha por cada semilla sembrada. Y yo siempre una semilla para cada necesidad que tengo. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!