2 Liked

Como Jesús Es (16ava Parte)

Hoy continuamos con nuestra nueva serie titulada “¡Dios te ama!“, bajo el tema general de “El Año de la Manifestación Sobrenatural.” En el mensaje anterior hablé analizamos los siguientes pasajes de las Escrituras.

 

El Apóstol Juan dijo:

 

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

1 Jn 4:16,17 RV60

 

El Rey Salomón dijo:

 

Sin embargo, Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado. Él sembró la eternidad en el corazón humano, pero aun así el ser humano no puede comprender todo el alcance de lo que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin.

Eclesiastés 3:11 NTV

 

Luego hice la siguiente declaración con base en los mismos pasajes:

 

“La Biblia es clara en cuanto a que Dios hizo planes para nosotros desde antes de que el mundo comenzara. El desafío para nosotros, cuando nacemos y comenzamos nuestro andar en la vida es: (1) aceptar a Jesús como Señor, porque nuestro viaje comienza con Jesús, (2) recibir la revelación de los planes de Dios a través del Espíritu Santo, (3) luchar contra el impulso de sentirnos indignos y de descalificarnos antes de comenzar, (4) renovar nuestras mentes para creer lo que Dios cree acerca de nosotros, (5) esperar en el tiempo de Dios para que las cosas que Él reveló se cumplan, y (6) lanzarse para experimentar lo que Dios reveló cuando el momento es el correcto. Ahora, lo que acabo de decir en estos seis puntos es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero procurarlo se convierte en la alegría de nuestro caminar  con Jesús.”

 

Ya hemos tratado con los primeros cuatro puntos. Hoy vamos a concentrarnos en el quinto.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Veamos.

 

1.  Saber “qué” y saber “cuándo” no es lo mismo.

a) Cuando crees que sabes lo que Dios te ha llamado a hacer, en la temporada en particular en la que te encuentras, y sabes que este conocimiento vino por revelación del Espíritu Santo, la sensación es asombrosa. Tienes una paz interna, te ves haciéndolo y la emoción aumenta. Sin embargo, Dios puede haberte revelado el QUÉ, pero a menos que Él te revele el CUÁNDO, no sabrás cuál es el momento específico. Esto te pone en posición de esperar con expectativa, sabiendo que es simplemente cuestión de tiempo. El desafío es que no importa cuánto ames a Dios, cuando los días se convierten en semanas, y las semanas en meses, y los meses en años, TODOS NOSOTROS sentimos la presión para: (1) intentar HACER QUE SUCEDA por nuestra cuenta o ( 2) renunciar a la idea por completo. Es por eso que caminar con Dios requiere tanto de fe como de paciencia (ver Hebreos 6:12).

 

b) Nuestro texto (Eclesiastés 3:11) dice: “Sin embargo, Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado.” Hay un tiempo asignado a tu cosecha. Es un momento específico para que suceda. Esta es la razón por la cual el Apóstol Pablo dijo: “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos” (Gal 6: 9). ¡Hay una temporada para que tu cosecha SUCEDA! El desafío es SOSTENERSE, con fe, hasta que llegue esa temporada.

 

2.  Tendrás que esperar en el tiempo de Dios.

a) Puede hacer planes, establecer plazos y desarrollar horarios, pero recuerda, la fruta divina solo se produce EN SU TEMPORADA.

b) Tu reloj que mide tus expectativas debe sincronizarse con el tiempo de manifestación de Dios.

c) Cuando estás sincronizado con Dios y con Su gracia (que solo fluye en Su tiempo), puedes disfrutar verdaderamente de la vida. En este punto, eres guiado por el Espíritu Santo, haciendo las cosas correctas en los momentos correctos, experimentando los resultados divinos.

d) Los caminos de Dios son mucho más altos que nuestros caminos. Hay razones por las que Él NO nos da ciertas cosas en nuestro tiempo. Es por eso que debemos aprender a discernir, del intelecto al instinto, y de la información a la revelación.

 

*** Testimonio personal: no soy diferente a la mayoría de las personas cuando se trata de esperar a Dios. Soy realmente ansioso, así que no me gusta esperar. ¡Prefiero ACTUAR PARA OBTENERLO YO! Pero caminar con Dios requiere desarrollar paciencia. No puedes graduarte a la madurez espiritual hasta que desarrolles la paciencia de Dios. Cerraré con las palabras de Santiago. Él dijo: “Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada”(Santiago 1: 4).

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. ¡Estoy creciendo EN TI, muriendo a mi ser! Entre más muero así, más puedes vivir, con y a través de mí. Soy sensible a Tu Espíritu. El Espíritu Santo me revela qué hacer y qué decir. Estoy mejorando y creciendo,  desde el aprendizaje humano hasta el discernimiento espiritual,  y desde el intelecto humano hasta el instinto espiritual. Esto significa que aprendo a vivir sincronizado con Tu voluntad, en Tu tiempo. Desarrollo la paciencia de Dios. Te aguardo con esperanza. Yo he sincronizado mi reloj con Tu tiempo. Y sé que llegará el día de mi cosecha porque, así como Jesús es, ¡así soy yo en este mundo! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! ¡Ponla por Obra y Mejora!