0 Liked

Como Jesús Es (8va Parte)

Hoy continuamos con nuestra nueva serie titulada “¡Dios te ama!“, bajo el tema general de “El Año de la Manifestación Sobrenatural.” Ayer seguimos estudiando los pasajes de 1 Juan 4:16,17  y Gálatas 5:6, haciendo énfasis en la fe que funciona por medio del amor. Hoy seguiremos nuestro estudio en el mismo tenor.

 

El Apóstol Juan dijo:

 

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

1 Jn 4:16,17 RV60

 

El Apóstol Pablo dijo:

 

Pues, una vez que depositamos nuestra fe en Cristo Jesús, de nada sirve estar o no circuncidado. Lo importante es la fe que se expresa por medio del amor.

Gálatas 5:6 NTV

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

  1. Durante muchos años pensé que el pasaje de Gálatas 5:6 (la fe obra por amor) significaba que mi fe funcionaría cuando amara a Dios y a otras personas. Es decir, que si no estuviera actuando con amor hacia Dios o hacia otras personas, mi fe fracasaría. Sin embargo, toda la carta a la iglesia en Galacia es sobre las obras de los hombres (la Ley) en contraste con las obras de Dios (la gracia). Entonces, en contexto, Pablo no nos está imponiendo un requisito: asegurarnos de que nuestro amor hacia Dios y hacia el hombre sean perfectos para que nuestra fe funcione. No, el énfasis de Pablo está en Dios y no en nosotros. Por lo tanto, ¡Pablo debe querer decir que la fe funciona cuando estamos convencidos de que Dios nos ama!

 

  1. La motivación de Dios para bendecirte es Su amor, NO tu fe. Lo que hizo que Dios hiciera planes para ti, buscarte, salvarte y luego usarte para Su gloria, es Su AMOR y Su GRACIA, no tu fe o tu perfección.

 

  1. Cuando estás convencido de que Dios te ama, te pone en posición de recibir de Él. La revelación del amor de Dios es lo que abre tu corazón a lo mejor que Él tiene para ti.

 

  1. Cuando estás convencido de que Dios te ama, te es más fácil creer. Porque en ese momento estás creyéndole a Dios y a lo que Él quiere hacer en tu vida porque Él te ama, no porque seas perfecto.

 

  1. Si intentas vivir por fe sin abrazar el amor de Dios en tu corazón, tratarás de vivir con fe en tu mente. Muchas personas intentan vivir por la fe mentalmente, sin el amor de Dios en sus corazones. Esta gente pasó mucho tiempo orando por cosas, haciendo confesiones, declarando esto y aquello, pero fue en vano, porque la fe no funciona en la cabeza, la fe obra desde el corazón.

 

  1. Basar la bondad de Dios en Su amor por ti y NO tu perfección hacia Él es primordial, porque si no lo haces, te estás colocando en una posición terrible. A medida que vives la vida invariablemente cometerás errores. Cuando esto suceda, si tu relación con Dios no está cimentada en Su amor hacia ti, pensarás que tú mismo te has descalificado de lo mejor de Dios. Lo mejor de Dios seguirá estando disponible para ti por Su inmerecida gracia, debido a Su amor y no a tu perfección, pero no lo procurarás (por fe) debido a tus defectos. Desafortunadamente, muchos creyentes están en esta situación y esto los lleva a vivir por debajo de lo mejor que Dios tiene para ellos. Esta es la razón por la cual Dios quiere que te veas TAL COMO JESÚS ES en este mundo, ¡a pesar de tus defectos!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. La revelación de Tu amor por mí me está cambiando de adentro hacia afuera. Tú me amaste cuando todavía era un pecador. Hiciste planes para mí desde antes de la creación del mundo. Planeaste bendecirme, aunque ya sabías todos los errores que iba a cometer. Miraste mi vida por adelantado con todas sus fallas,  defectos y errores, y de todos modos me destinaste para Tu propósito. Incluso cuando no tengo fe, has prometido ser fiel a mí. Así que no permitiré que el diablo me haga sentirme condenado nunca más. El diablo viene a condenarme por mis errores, pero el Espíritu Santo me convence de la justicia que Cristo Jesús murió para darme. Así que abracé Tu gracia, recibí Tu amor y con valentía declaro: “¡Como Jesús es, así soy yo en este mundo!” Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! ¡Ponla por Obra y Mejora!