0 Liked
  • July 22, 2014
  • Comments are off for this post.

Confiando en el Amor de Dios

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Espero que a estas alturas usted pueda ver que Dios le puede dar éxito divino, y que Él quiere hacerlo. El reto para muchos creyentes es confiar en Dios y en Su gracia. Es mucho más fácil para algunos sentirse cómodos cuando están en control. Si son los Capitanes de sus propias naves, planeando sus propias rutas, trabajando con sus propias fuerzas, y trazando sus propios caminos, entonces ellos se sienten cómodos porque están en control. Pero esta dependencia de ellos mismos y de su esfuerzo propio para nada es el mensaje del Nuevo Testamento. Nosotros hemos sido llamados a negarnos a nosotros mismos y a llevar nuestras propias cruces para poder seguir a Jesús (Mateo 16:24). Vivir por fe significa negarse a uno mismo y depender de Dios y de Su gracia.

En el Evangelio de Juan, el Apóstol dijo, “Porque la Ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo” (Juan 1:17). El Antiguo Testamento se centraba en el hombre y en el hombre trabajando para Dios. El Nuevo Pacto se centra en Dios y en Dios trabajando para el hombre. Jesús nos libró de nosotros y de esforzarnos nosotros solos.  Jesús restauró el Pacto de gracia de Dios. Pero para poder abrazar por completo la gracia de Dios, usted debe confiar en Dios y en Su amor hacia usted.

En su Primera Carta, el Apóstol Juan dijo, “Todos los que confiesan que Jesús es el Hijo de Dios, Dios vive en ellos y ellos en Dios. Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor. Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos;  y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto. Por lo tanto, no tendremos temor en el día del juicio, sino que podremos estar ante Dios con confianza, porque vivimos como vivió Jesús en este mundo.  En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.” (1 Juan 4:15-18)

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Algunas cosas.

1.  Hay dos formas básicas de vivir la vida: Puede depender de Dios y de Su inmerecida gracia, o depender de su propia habilidad para llevar a cabo las cosas.

2.  La fuerza humana es, en el mejor de los casos, limitada. Usted solamente puede ir tan lejos como sus propias habilidades se lo permitan. Es por esto que necesitamos la gracia de Dios.

3.  La verdadera prosperidad en la vida se encuentra al enfocarse y confiar en Jesús. Él trazó planes para usted desde antes que el mundo comenzara. Su prosperidad está conectada a su propósito. Pero usted nunca podrá sacar el máximo provecho a su propósito y potencial en sus propias fuerzas. Usted debe confiar y depender en la gracia de Dios.

4.  Si usted no cree que Dios le ama, usted no creerá en Sus planes o en Sus promesas para su vida. Es por esto que debe acordarse del inmerecido e incondicional amor de Dios todos los días.

5.  La confianza en el amor de Dios por usted es esencial para vivir una vida exitosa (próspera) como Cristiano en el mundo.

6.  Cuando confíe en el amor de Dios, usted creerá en Sus planes y en Sus promesas, y dependerá de Su gracia.

7.  Entre más madure y desarrolle el amor de Dios hacia usted, más podrá alcanzar Su gracia, viviendo por fe y disfrutando la libertad del poder del temor.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por tomarte el tiempo de enseñarme más acerca de Tu maravillosa gracia y de tu amor incondicional para mí. Tú me amaste, aun cuando yo no tenía nada que ver contigo. Tú me amaste aunque fuera un pecador sin vergüenza. Tú me amaste desde antes que naciera y enviaste a Tu Hijo Jesús a morir en mi lugar porque Tú me amas. Tú hiciste eso por Tu inmerecida gracia. Entre más crezco y me desarrollo en amor, más puedo alcanzar Tu gracia con mi fe. Hubo un tiempo en mi vida cuando yo era el Capitán de mi propia nave, cuando yo planeaba mi propia ruta, y vivía basándome únicamente en mi propia fuerza. Yo ahora sé que nunca podría sacar el máximo provecho de mi potencial si hubiera seguido así. Yo acepté a Tu Hijo Jesús como mi Señor y ahora libremente escojo negarme a mí mismo, tomar mi cruz, y seguirte a Tí. Seguir a Jesús significa creer, aceptar y buscar Su plan para mi vida. Mi plan ya no es el plan. He dejado mi vida por Tí, y al hacerlo, yo he encontrado la vida que destinaste para mí. Yo puedo ceder el control porque sé que Tú me amas y yo confío en Tu amor. Mi confianza en Tu amor hacia mí me permite vivir por fe, alcanzando Tu gracia, y viviendo libre del poder del temor. El temor no tiene ningún poder sobre mí, porque yo creo y confío en Tu amor. Ya que sé que me amas, tengo confianza en que estarás junto a mí y te asegurarás que llegue al destino que quieres para mi vida. Yo comienzo este día y el resto de mi vida con una confianza sin temor, porque mi confianza no está puesta en mí. Mi confianza está puesta en Tí y en Tu amor hacia mí. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.