0 Liked

Convirtiéndose en Tierra Buena

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador durante meses. En esta parábola, Jesús habla de un sembrador que plantó semillas en cuatro tipos diferentes de tierra. Hemos estudiado los tres primeros tipos de suelo, esta mañana vamos a adentrarnos en el cuarto: la buena tierra. Volvamos a la explicación que del Señor Jesús de la parábola. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes un par de puntos.

 

1.  Para convertirte en la buena tierra de la que habló Jesús en la parábola del sembrador, debes asegurarte de no ser uno de los tres primeros motivos.

a)  Para ser buena tierra no puedes ser como la tierra a un lado del camino. Éstas son personas que reciben la Palabra de Dios, pero no la entienden. Debido a que su entendimiento es infructuoso, satanás puede arrebatar rápidamente la Palabra que fue sembrada en sus corazones. Así que cuando recibes una Palabra de Dios, medita en ella, medícate en ella, reflexiona sobre ella, considérala cuidadosamente, ora sobre ella y pide al Espíritu Santo que te de entendimiento acerca de ella.

b)  Para ser buena tierra no puedes ser como el suelo rocoso. Estas son personas que reciben la Palabra de Dios, pero que no permiten que la Palabra se anide PROFUNDAMENTE en sus vidas. Ellos sólo aceptan la Palabra de Dios superficialmente. Ellos sólo tienen una relación superficial con el Padre y Su Palabra. No dejes que este sea tu caso. Acepta la Palabra. Permite que se anide PROFUNDAMENTE en tu vida. Haz que sea la base de todo lo que haces. A medida que la Palabra penetre en ti y a través de ti, te encontrarás viviendo una vida piadosa, santa y fructífera.

c)  Para ser buena tierra no puedes ser como el terreno espinoso. Estas son personas que reciben la Palabra de Dios, pero permiten que sus vidas se llenen de otras cosas. Estas personas dan prioridad a otras cosas sobre Dios y Su Palabra. No dejes que este sea tu caso. Da a la Palabra el primer lugar. Elige la voluntad de Dios sobre la tuya. Hazle el Señor de tu vida. Si Él es el Señor, entonces Él está a cargo. Asegúrate de que Él está en el trono, gobernando, y tú estás en la cruz, muriendo. ¡Así es como puedes vivir la vida para la que Dios te trajo al mundo!

 

2.  Cuando libras tu vida de todos los obstáculos presentes en los tres tipos de suelo, la buena tierra puede producir una cosecha agradable a Dios.

a)  No tienes que hacer que la Palabra de Dios funcione. El poder de trabajar ya está EN Ella. Sólo tienes que librarte de todas las cosas que le impedirán trabajar en tu vida.

b)  Cuando aceptas y aplicas la Palabra de Dios, no tienes que pedirle a Dios que la bendiga o que bendiga lo que estás haciendo. Si estás siguiendo la Palabra, ésta ya está BENDITA. La clave es simplemente librar tu vida de cualquier cosa que bloquee la bendición.

c)  ¡Cuando apartas de tu vida todos los Bloqueadores de Bendiciones, la Bendición del Señor puede correr HACIA TI y luego A TRAVÉS de ti!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este 2016. Esta es mi temporada. Esta es mi hora. Estoy listo para ser la persona que me has llamado a ser. Estoy listo para caminar en la plenitud de mi misión divina. Así que yo me despojo de cualquier Bloqueador de Bendición en mi vida. Presto atención a tus advertencias. Yo obedezco Tus enseñanzas. Me convierto en una buena tierra. Tu palabra está sembrada EN mí. Produce una cosecha primero EN mí, y luego A TRAVÉS de mí. ¡Tu Palabra funciona en mi vida porque yo la sigo! Viviendo de esta manera, puedo disfrutar de Tu Bendición todos los días de mi vida. Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.