0 Liked
  • June 18, 2014
  • Comments are off for this post.

Creciendo en Gracia al Crecer en Amor

Esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada, “Creciendo en Gracia.” Hace algunos días comenzamos nuestro recorrido por los versículos 5 al 9 de la Segunda Epístola de Pedro. El Apóstol Pedro escribió, “Así que no pierdan ni un minuto de su tiempo tratando de hacer lo que ya les ha sido dado, añadiendo a su fe un buen carácter, entendimiento espiritual, disciplina activa, paciencia apasionada, asombro reverente, amabilidad cálida, y amor generoso, cada cual encajando y desarrollando a los demás. Con estas cualidades activas y crecientes en sus vidas, no se quedarán plantados en un solo lugar, no pasará ningún día sin recibir su recompensa al crecer en su experiencia con el Señor Jesús. Sin estas cualidades no es posible ver lo que está frente a ustedes, sin darse cuenta que su antigua vida de pecado ha sido borrada de los libros” (2 Pedro 1:5-9 MSG). Hoy nos vamos a concentrar en la frase “añadiendo a su fe….amor generoso.”

Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  Para crecer en Dios usted debe crecer en amor.  Durante las semanas pasadas hemos estado aprendiendo acerca de crecer en gracia y les dije que para poder crecer en gracia usted debe de crecer en su conocimiento de Dios. Bueno, ¿sabe algo? Entre más crezca en su conocimiento de Dios, sabrá más acerca del amor de Dios, porque el amor no es algo que Dios hace, el amor es literalmente quien Dios es (vea 1 Juan 4:8, 16).

2.  Usted solo puede amar a Dios gracias a Su gracia hacia nosotros. El Apóstol Juan, quien también era conocido como “el discípulo amado,” dijo, “Nosotros le amamos a Él [Dios] porque Él nos amó a nosotros” (1 Jn 4:19). Cuando usted piensa en el hecho de que no podría amar a Dios sin que Él le hubiera amado antes, usted puede apreciar más la gracia de Dios. Dios le ama por gracia; completamente inmerecida, no ganada, e injustificada. Dios le amó antes que usted hiciera algo para reconocerlo, apreciarlo, o corresponderle. Dios le ama por Su gracia maravillosa. Usted puede amar a Dios y a otras personas gracias a que Dios le amó primero.

3.  Su fe será fuerte cuando usted de que Dios le ama. Pablo dijo, “sino la fe que obra por el amor” (Gal 5:6).

a.  Durante muchos años pensé que este versículo (Gal 5:6) significaba que mi fe funcionaría si amaba a Dios y a otras personas. Esto quiere decir que si no estoy obrando en amor hacia Dios u otras personas, entonces mi fe va a fallar. Sin embargo, toda la carta a la iglesia en Galacia trata acerca del esfuerzo humano (la Ley) vs el esfuerzo de Dios (gracia). Así que, en contexto, Pablo no está imponiéndole un requisito—para asegurarse que su amor hacia Dios y hacia los hombres sea perfecto—para que su fe funcione. No, el énfasis de Pablo está puesto en Dios y no en nosotros. Por lo tanto, Pablo debe querer decir que ¡la fe funciona cuando nos convencemos que Dios nos ama!

b.  La motivación de Dios para bendecirlo es Su amor, no su fe. Lo que hace que Dios tenga planes para usted, que Él le busque, que le salve, y que después lo use para Su gloria, es Su AMOR y GRACIA, no su fe o perfección.

c.  Cuando usted está convencido que Dios le ama, eso lo coloca en una posición para recibir de parte de Él. Su comprensión del amor de Dios hacia usted le ayuda a recibir Su gracia por fe.

d.  Cuando usted está convencido que Dios le ama, le es más fácil creer. Porque en ese punto usted le está creyendo a Dios y a lo que Él quiere hacer en su vida porque Él le ama y no porque usted sea perfecto.

e.  Cuando usted está convencido que Dios le ama, que Él quiere bendecirle por gracia, gracias a Su amor perpetuo hacia usted, entonces usted le creerá a Dios con su confianza puesta en Él y no en usted mismo. De está forma usted sabe que no tiene que ser perfecto para recibir la promesa de Dios. Usted tan solo tiene que creer que Él quiere bendecirlo; ¡no porque usted sea muy bueno, sino porque Él es tan bueno!                                               

f.  Cuando usted está convencido que Dios le ama su fe se llena de energía de verdad. La fortaleza de su fe está en saber que Dios le ama. Cuando su fe está cimentada en el amor de Dios hacia usted, será poderosa, porque no dependerá de usted. La solidez de su fe dependerá de Dios y Su incansable dedicación hacia usted, y los planes que Él hizo para usted desde antes de la fundación del mundo.

Declaracion de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu amor y gracia. Entre más aprendo acerca de Tu amor, más me enamoro yo de Tí. Tú me amaste cuando aun era un pecador.Tú trazaste planes para mí desde antes de la fundación del mundo. Tú planeaste bendecirme, aun cuando Tú ya sabías todos los errores que yo iba a cometer. Tú viste mi vida por adelantado —fallas, errores, defectos y todo lo demás—y Tú me destinaste por Tu propósito de cualquier manera. Tú viste más allá de mis fallas, aun antes de la fundación del mundo, y Tú planeaste usarme para Tu gloria. Tú trazaste planes para mí por Tu maravillosa gracia, y no porque yo fuera perfecto. Tú y yo sabemos que estoy muy lejos de ser perfecto. Pero he sido perdonado. Tú me salvaste, perdonaste, me lavaste en la Sangre de Tu Hijo Jesús, me llenaste con Su Espíritu, y me llamaste de acuerdo a Tus planes y propósitos para mi vida. Tú hiciste eso porque me amas. Tú me bendices por gracia, no porque yo me lo haya ganado.Por lo tanto, desde hoy, yo declaro que mi fe estará cimentada y anclada en Tu amor hacia mí. Entre más convencido estoy de que me amas y de que quieres bendecirme por Tu gracia, más fortaleza tiene mi fe, porque mi fe ya no estará cimentada o anclada en mí. Desde hoy, mi fe está cimentada y anclada en Tí. ¡Yo tengo FE EN DIOS! Aun cuando no tuviera fe, Tú prometiste ser fiel a mí. Así que no permitiré que el diablo me haga sentir condenado. El diablo viene a condenarme por mis errores, pero el Espíritu Santo me convence de la justicia que con Su muerte Jesucristo me dio, y me recuerda que Tú me amas, que estás comprometido conmigo, y que nunca me dejarás ni me olvidarás. Yo comienzo este día con una fe sin temores, porque mi confianza está EN TÍ y no en mí. ¡Yo crezco en gracia al crecer en AMOR! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.