0 Liked
  • July 10, 2014
  • Comments are off for this post.

Creciendo en Gracia –La Bendición

(Lea 2 Pedro 3:17,18)

Durante el mes pasado hemos estudiado una miniserie titulada, “Creciendo en Gracia,” que a su vez es parte de la Serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa.” Hoy vamos a concluir “Creciendo en Gracia.” El día de mañana comenzaremos una nueva serie.

Vamos a concluir esta serie con las palabras finales de Pedro en su segunda y última carta. Pedro dijo, “Queridos amigos, los estoy previniendo con tiempo. Manténganse en guardia para no ser arrastrados por los errores de esa gente perversa y perder la base firme que tienen.  En cambio, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A Él sea toda la gloria ahora y para siempre! Amén.” (2 Pedro 3:17,18 NTV).

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  El enemigo tratará de alejarlo de Dios. Así como tenemos un Dios real, también tenemos un enemigo real. Satanás no se va a quedar sentado y observar como usted maximiza su propósito y su potencial. Satanás intentará descarrilarlo de su meta. Es por esto que Pedro nos dijo, “manténganse en guardia.” El Apóstol nos advirtió que la gente tratará de separarnos de Dios, y es por esto que nos llama a crecer en gracia por medio del crecimiento en el conocimiento de Dios.

2.  Mantenga fuerte su fe. El Apósto Pedro dijo, “Manténganse en guardia para no ser arrastrados por los errores de esa gente perversa y perder la base firme que tienen.” Otra taducción dice, “Tengan cuidado para que no caigan de su fuerte fe.” Si usted tiene una fe fuerte esta mañana, si usted puede decir que comienza este día con un paso firme, entonces no piense ni por un minuto que eso no puede cambiar. El hecho de que su fe sea fuerte hoy es algo muy bueno. El hecho de que sus pasos sean seguros ahora mismo es maravilloso. Pero no se duerma en sus laureles. No relaje su fe. No pierda su enfoque. Usted debe vivir cada día de su vida con una determinación a mantener su fe, por la gracia de Dios. Si pierde su enfoque, usted puede resbalar, y si no tiene cuidado, se puede resbalar tanto que le cueste muy caro.

3.  Crezca en gracia al crecer en el conocimiento de Dios. Después de advertirnos acerca de muchas cosas, el Apóstol Pedro concluye su carta diciendo “En cambio, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.¡A él sea toda la gloria ahora y para siempre! Amén.” Esta serie se ha tratado de crecer en gracia al crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Entre más conozcamos a Dios y la gracia que Él ha provisto, más podremos alcanzar Su gracia por medio de nuestra fe. Al alcanzar más y más de la gracia de Dios por nuestra fe, podemos crecer más en la gracia que Dios ya nos ha dado. Ese es el objetivo de Dios. Él nos bendice por Su inmerecida gracia y espera que alcancemos la bendición por medio de nuestra fe.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por tomarte el tiempo de enseñarme Tu Palabra. Durante las últimas semanas he crecido en gracia al crecer en el conocimiento de Tí. Entre más Te conozco (Tu carácter, atributos y naturaleza) y conozco más mi propósito divino (el cuál me diste desde antes que el mundo comenzara), más puedo alcanzar la gracia para mi tarea con la fe que Tú me diste. Tú me bendices por Tu inmerecida gracia y Tú esperas que alcance Tu gracia con mi fe. Pero aun entonces, no puedo gloriarme o tomar el crédito. Yo ni siquiera tendría fe si Tú no me la hubieras dado. Tú trazaste planes para mí desde antes de la fundación del mundo por Tu gracia. Tú me salvaste por gracia mientras era aun un pecador. Tú me usas por gracia ahora, mientras procuro vivir una vida que es agradable a Tu vista. Y Tú me das libremente todas las cosas por Tu gracia cuando las procuro por medio de mi fe; sabiendo que mi fe me llegó por Tu gracia. Tú me diste la medida de la fe que tengo. Así que, Padre, yo comienzo este día y el resto de mi vida, determinado a vivir por fe, a estar enfocado, y a aprovechar al máximo la vida que Tú me has dado. Con mi fe yo procuro Tu gracia y puedo vivir la vida que planeaste para mí. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.