0 Liked

Cuando la Biblia Te Llama Bienaventurado

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado“, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“.  Hemos estado estudiando la primera mitad del Salmo 1 por más de un mes y hoy será nuestro último mensaje sobre este pasaje. Vamos a leerlo una vez más.
(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.
(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito“.

Cuando vives en la forma descrita en este salmo, el Escritor te llama un “hombre bienaventurado o bendecido“. La gente puede tener su propia idea de lo cómo se ve alguien que “bendecido“, o de cómo se ve el “éxito“, pero este pasaje nos proporciona una visión de la mente de Dios en cuanto a este tema.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Tratemos de entresacar algunas joyas mientras echamos una última mirada a la imagen del éxito según Dios. Como una nota quiero decir que voy a tocar el tema de “Un hombre bendecido”, para este mensaje, pero cuando digo “hombre” mi mensaje es tanto para hombres como para mujeres.

 

1.  Un hombre bendecido sabe qué consejo aceptar y, lo más importante, qué consejo debe rechazar.

a.  Un hombre bendecido sólo acepta el consejo que se alinea con la Palabra de Dios.

b.  Un hombre bendecido opera con discernimiento divino y toma decisiones que están en sincronía con el cielo.

 

 

2.  Un hombre bendecido elige a sus amigos sabiamente.

a.  Un hombre bendecido sabe que tanto la sabiduría como la necedad se pueden transferir por asociación (Prov 13:20), así que usa el discernimiento divino para saber con quiénes conectarse.

b.  Cuando te rodeas de la gente adecuada experimentas la influencia correcta; tanto PARA TI como DE TU PARTE.

 

 

3.  Un hombre bendecido mantiene estándares de conducta piadosa.

a.  En una sociedad en la que una mentalidad de “todo es válido” prevalece, un hombre bendecudo no minimiza la importancia de la conducta o del carácter.

b.  Un hombre bendecido vive su vida bajo las normas de Dios y nunca sucumbe a la presión de llamarle BUENO a lo MALO.

 

 

4.  Un hombre bendecido tiene una vida de pensamientos piadosos y disciplinados.

a.  Un hombre bendecido sabe que nunca podrá ir más allá de su nivel de pensamiento. Por lo tanto, él renueva su mente para pensar como Dios.

b.  Un hombre bendecido entiende la importancia de meditar y medicarse de día y de noche en la Palabra de Dios.

 

 

5.  Un hombre bendecido vive una vida fructífera.

a.  La vida de un hombre bendecido produce frutos y otros son capaces de beneficiarse de lo fructífera que es su vida.

b.  Un hombre bendecido añade valor a las vidas de los demás a donde quiera que va.

c.  Un hombre bendecido vive su vida en sintonía con Dios, con Su Palabra y con Sus caminos. Por lo tanto, todo lo que hace tiene éxito.

 

*** ¡Cuando vives en la forma en la que el Salmista describe en el Salmo 1, la Biblia te llama “BENDECIDO!”

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año al desarrollar mi personalidad EN TI y al alinear mi conducta con Tus normas. Yo medito y me medico en Tu Palabra de día y de noche. Yo me dejo ser desprogramado y luego a ser programado para  pensar como Tú. Durante este proceso yo aprendo qué consejo debo aceptar y qué consejo debo rechazar. Yo aprendo a conectar con las personas adecuadas. Aprendo a mantener la mente y el corazón fijos y concentrados en Ti. Yo aprendo a escuchar Tu voz y me niego a seguir cualquier otra. Y mientras estoy aprendiendo todas estas cosas mi vida está produciendo frutos. Yo soy como el árbol que describes en el Salmo 1. Yo añado valor a la gente todos los días. La gente puede venir a mí y recoger los frutos de mi vida. Soy muy afortunado de que mi vida produzca tanto que se desborde y termine por bendecir a otros. Todo lo que hago es exitoso, porque vivo en la tierra, en sincronía con el cielo. ¡Viviendo de esta manera yo experimento el cielo en la tierra y la Biblia me llama “BENDECIDO!” ¡Yo declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo.  Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.