0 Liked

De Religión a Relación

(Lee Marcos 5:21-24)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente increíble”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado Grace (Prosperidad)” En nuestro último mensaje vimos cómo Jesús vino a ser conocido como un “amigo de los pecadores”. Si bien esto le hizo popular con el hombre común, también lo convirtió en el blanco de la gente religiosa. Los Fariseos, Saduceos, Sacerdotes y Escribas se sentían orgullosos de ser mejores que el hombre común. Jesús representab todo lo contrario. El mensaje y la manera de Jesús era tan diferente de los líderes religiosos que fue muy bien acogida. Las multitudes seguían a Jesús.

 
Un día, mientras Jesús estaba saliendo de una barca con una gran multitud lo estaba esperando, un hombre de repente se abrió paso entre la multitud y se postró a sus pies. Este no era un hombre ordinario. Si nombre era Jairo y él era un líder dentro de la comunidad religiosa. Él era un hombre que tenía importancia y una buen posición. Él era un hombre que tenía autoridad con amigos dentro del grupo de los Fariseos, Saduceos y Sacerdotes. Él era un Principal en la sinagoga. No cabe ninguna duda de que la gente sabía quien era, y estoy seguro que muchos cuestionaban el por qué estaría Jesús allí con ellos. No era un secreto que las personas en el círculo de Jairo no tenían ninguna relación con Jesús. ¿Qué sería lo que este hombre buscaba con Jesús? ¿Qué sería lo que este hombre –Jairo- necesitaría y que ninguno de sus amigos podía darle?

 

 

El hombre se abrió paso entre la multitud y se postró a los pies de Jesús como una forma de adoración y entrega. Él se despojó de su cargo, de su reputación, y de su afiliación. Se humilló a sí mismo porque necesitaba un gran avance. El hombre dijo: “Mi hijita se está muriendo. Por favor, ven y pon las manos sobre ella. Si lo haces, ella se recuperará y vivirá.” Una vez que Jairo expuso por qué estaba allí, estaba claro por qué no podía acudir a sus amigos. Sus amigos hablaban mal de Jesús y de los milagros que realizó, pero no pudieron conseguir sanar a nadie. No les pareció que Jesús sanara en sábado, pero ellos no podían curar a nadie. Así que Jairo fue con el único hombre que podía salvar a su hija. Él hizo lo que cualquier padre amoroso haría. Se tragó su orgullo y buscó ayuda para su familia.

Voy a parar aquí por hoy. Mañana, cuando lleguemos a la segunda fase de esta historia, verás por qué he incluido esta historia en las crónicas de Pedro.

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos:
1.  Los creyentes exitosos saben la diferencia entre la actividad religiosa y la intimidad con Dios.

 

2.  Jesús no vino a establecer una religión, Él vino a establecer una relación contigo.

 

3.  Tú puedes ser una persona religiosa y no tener poder en absoluto. La religión trata sobre el ritual y la rutina. No hay poder en eso. Sólo encontrarás el verdadero poder en una relación íntima con el Padre, a través de Su Hijo Jesucristo.

 

4.  Valora la autoridad que se te ha conferido (en el trabajo, el hogar, etc.), pero asegúrate de reconocer dónde tu autoridad y poder terminan. El poder humano y la autoridad no son rival para los desafíos espirituales.

 

5.  No permitas que el orgullo te impide pedir ayuda.

 

6.  Los líderes son algunas de las personas que son más difíciles en llevarles a la adoración. Pero si vas a buscar y a conseguir un gran avance, debes tragarte tu orgullo y postrarse ante Jesús!

 

7.  Dios nos ha dado poder y autoridad sobrenatural. Cuando te enfrentas a una situación que excede el poder humano y la autoridad, solo debes recordar que tú tienes el poder y la autoridad que no provienen de este mundo.

 

8.  Jesús no se inmutó por el tamaño de cualquier desafío, porque Él estaba concentrado en el tamaño de Su Padre. Tú debes aprender a hacer lo mismo.

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Por gracia Tú enviaste a Tu Hijo Jesús a morir en mi lugar. Por la fe, acepté a Jesús como mi Señor y ahora tengo una relación íntima contigo, por medio de Él. Por gracia me has dado poder y autoridad que no provienen de este mundo. Por fe, me convierto en Jesús en el texto y yo estoy dispuesto a usar mi fe para superar, invalidar, suplantar y vencer los desafíos de este mundo. Por la gracia Tú has puesto a mi alcance una virtud curativa. Por fe, estoy dispuesto a poner las manos sobre los enfermos y verlos recuperarse. Por gracia derramaste Tu amor en mi corazón por medio del Espíritu Santo. Por la fe, acepto Tu amor y me aparto lejos del mundo frío y cruel de la religión. Por gracia me ofreces en abundancia la respuesta a cualquier problema. Por la fe, me humillo, me despojo del orgullo humano, y recibiré Tu energía para una gran mejoría. ¡Padre yo comienzo este día de hoy listo para cambiar el mundo por fe, a través de la gracia, para tu gloria! ¡Envíame personas a mí y yo te ayudaré a que rompan fuera de la religión y comiencen una relación contigo! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.