0 Liked
  • March 07, 2014
  • Comments are off for this post.

Dios Dio Lo Mejor de Él

(Lea Juan 14:22-26)

Esta mañana continuamos con nuestra serie “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al enseñar que “Minimice Su Humanidad y Maximice Su Divinidad.” Vamos a continuar con el relato que estudiamos ayer. Jesús dijo, “Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman. Y, porque me aman a mí, mi Padre los amará a ellos. Y yo los amaré y me daré a conocer a cada uno de ellos.” El Espíritu Santo me dio las palabras para compartir ayer con ustedes este pasaje y yo creo que Él también me dará las palabras para compartir con ustedes esta mañana.

En respuesta a la declaración de Jesús, “Judas (no Judas Iscariote, sino el otro discípulo con el mismo nombre) le dijo: —Señor, ¿por qué te darás a conocer sólo a nosotros y no al mundo en general?– Jesús contestó:—Todos los que me aman harán lo que yo diga. Mi Padre los amará, y vendremos para vivir con cada uno de ellos. El que no me ama no me obedece. Y recuerden, mis palabras no son mías, lo que les hablo proviene del Padre, quien me envió. Les digo estas cosas ahora, mientras todavía estoy con ustedes. Sin embargo, cuando el Padre envíe al Abogado Defensor como mi representante —es decir, al Espíritu Santo—, él les enseñará todo y les recordará cada cosa que les he dicho.”

¿Qué es lo que significa esto para usted hoy? Vamos a descubrirlo:

1. Puede que haya una razón por la cual no está escuchando la voz de Dios. La gente me pregunta a menudo, “¿Rick, por qué no puedo escuchar a Dios? Quiero escuchar Su voz, pero no lo hago. ¿Por qué?” Yo no soy Dios y no puedo realmente contestar el por qué, a menos que Dios me diga por qué, pero puede ser por lo que dijo Jesús en el pasaje que estudiamos. Lea las palabras de Jesús cuidadosamente. “Todos los que me aman harán lo que yo diga. Mi Padre los amará, y vendremos para vivir con cada uno de ellos. El que no me ama no me obedece.” Jesús prometió que tanto Él como el Padre amarían y vivirían con aquellos quienes le amaran y obedecieran. Yo conozco montones de personas que dicen amar a Dios, pero Jesús dijo, “Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos.” En otras palabras, “Si de verdad me amas, vas a hacer lo que yo digo.” Si usted es una de esas personas que tienen problemas para escuchar la voz de Dios, puede que se deba a que usted no ESTÁ HACIENDO lo que Él le dice que haga. Entre más obedece, más Él Mismo se revelará a usted.

2. El Señor le dará las palabras si se toma el tiempo para escucharlas. Jesús recibió una pregunta de uno de Sus discípulos y Él la respondió. Pero me gusta como Jesús le contestó diciendo “Y recuerden, mis palabras no son mías, lo que les hablo proviene del Padre, quien me envió.” Jesús dio la respuesta, pero enseguida le atribuyó sus palabras al Padre. Jesús aportó los labios, el Padre aportó las palabras. El Padre puede hacer lo mismo con usted. No importa lo que esté enfrentando en esta mañana, no importa que tan grande sea el reto, o cuán dura sea la prueba, el Padre le dará las palabras y Él hará la obra, si se toma el tiempo de recibir y repetir lo que escucha.

3. Dios te dio lo mejor que Él tiene cuando se dio a Él mismo. Jesús dijo, “Cuando el Padre envíe al Abogado Defensor como mi representante —es decir, al Espíritu Santo—, él les enseñará todo y les recordará cada cosa que les he dicho.” Dios puede darle Su amor, Su misericordia, Su paz, Su poder, Su bendición, y muchas otras cosas, pero le dio Lo Mejor de Él cuando se dio a Sí Mismo. El Espíritu Santo Mismo vive en usted y Él está allí para enseñarle todas las cosas. Él le dará las palabras para decir cuando usted no sepa qué decir. Él realizará las obras que sobrepasan su capacidad, cuando ya se encuentre en las últimas. Él moverá los corazones de otras personas a su favor en formas en las que usted jamás podría. El Espíritu Santo está EN usted y Él es lo mejor que Dios tiene que ofrecer. Jesús fue lo mejor que el Padre podía sacrificar, y a través de Él usted tiene vida eterna. Es por Jesús que usted va al cielo. Pero el Padre no quiere que solamente llegue al cielo. Él quiere que disfrute el camino y maximice su potencial y su propósito en la tierra. Para poder hacerlo el Padre le dio lo mejor que Él podía ofrecer, y ese es Él Mismo. ¡Él personalmente vive EN usted, en forma del Espíritu Santo, para equiparle, permitirle, llenarlo de poder, y usarlo para Su gloria! Entre más se minimiza usted mismo, con todas sus fallas, errores y defectos, Dios puede maximizarse a Sí Mismo más y más a través de usted.

Declaración de Fe: Padre, te doy las gracias por amarme con un amor eterno. Por fe yo declaro que te amo con cada gramo de mi ser. Solamente puedo amarte porque Tú me amaste primero. No podría ni siquiera amarte si no fuera por Tu gracia. Tu gracia es maravillosa y me ha cambiado por dentro y por fuera. Ahora Te veo como el Padre amoroso que eres. Tú enviaste a Tu Hijo Jesús a morir en mi lugar, porque Tú me amas, y únicamente por Tu gracia. Yo no hice nada para merecer Tu demostración de amor Paternal. Jesús también me amó por gracia y Él voluntariamente murió en mi lugar. El Espíritu Santo ahora vive en mí por gracia, y Él vive en mí, sin importar mis errores pasados, y vive para enseñarme cómo vivir. Yo hago morir el yo. Yo procuro HACER aquello a lo que Tú me guías. Y al hacerlo, Tú Padre, junto con Jesús, vienen a mí y Tú te revelas a mí, a través de Tu Espíritu Santo, el cual mora en mí. Entre más obedezco, más me revelas de Tí, y más me vuelvo la persona que Tú me has llamado a ser. Yo aprecio Tu Espíritu Santo. Él es lo mejor que Tú tienes para ofrecer. Ya que Él vive EN mí, yo sé que voy a maximizar mi potencial y mi propósito antes que muera. ¡No porque yo lo merezca, sino tan solo por Tu gracia! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.