1 Liked
  • July 09, 2014
  • Comments are off for this post.

Dios Espera Pacientemente Para que los Perdidos Vengan a Él

(2 Peter 3:15 CEV) No olviden que el Señor es paciente porque Él quiere que la gente sea salva. Esto es también lo que Pablo dijo cuando escribió con la sabiduría que Dios le dio.

 Esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada, “Creciendo en Gracia.” Ayer hablamos acerca de vivir con un sentido de urgencia. Mi énfasis —que de hecho es el énfasis de Pedro—fue en vivir una vida pacífica que sea pura e irreprensible a la vista de Dios, y hacerlo pronto, ya que nadie sabe cuándo Jesús regresará. En el versículo 15 Pedro da un paso adelante. Él nos recuerda algo que también Pablo había enseñado, y eso es que: el Señor no ha regresado aun porque Él quiere que la gente sea salva. La Paciencia del Señor nos dio (a usted y a mí) una oportunidad para ser salvos y Su paciencia continua le da ahora una oportunidad a otros para responder al mensaje del Evangelio. La Nueva Traducción Viviente dice, “Y recuerden que la paciencia de nuestro Señor da tiempo para que la gente sea salva.”

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

 1.  Al crecer en la gracia que recibe, también debería crecer en la gracia que da a otros. Anteriormente en esta serie le dije que los receptores de la gracia deberían ser propagadores de la gracia. Si eso fue cierto entonces (y lo fue), debería ser aun más verdadero ahora, porque a estas alturas usted debería haber crecido en gracia y debería seguir propagando continuamente  la gracia. Entre más grande sea su aprecio por la gracia y la misericordia de Dios, usted debería tener más gracia y misericordia para los demás.

2.  Tenga sentido de urgencia para ver almas salvas. Alguien se tomó el tiempo de ministrarle a usted. Probablemente hubo una gran cantidad de personas que le compartieron acerca del amor de Cristo antes de que finalmente respondiera al mensaje del Evangelio. Recordar todo el tiempo que le tomó a usted le ayudará a tener paciencia para con otros al compartirles acerca del amor de Dios y del Evangelio de Cristo. No se de por vencido con ellos. Jesús regresará pronto. Usted y yo no sabemos cuando se acabará el tiempo, así que mientras tenemos tiempo, deberíamos estar compartiendo las Buenas Nuevas acerca de Jesús con los perdidos; y debería de haber un sentido de urgencia para testificarles.

3.  Pídale a Dios gracia para alcanzar a los perdidos. Dios no espera que usted haga algo para lo que no le haya equipado. Si Él espera que haga algo, Él le dará las herramientas para hacerlo, pero si Él se las da, Él espera que lo haga. En el caso de alcanzar a los perdidos, la Biblia es clara en que Dios espera que compartamos el Evangelio con aquellos que no conocen a Su Hijo Jesús. Ya que Dios demanda esto de usted, entonces pídale a Dios, en oración, la gracia para alcanzar a los perdidos. Dios le dará qué decir y cómo decirlo, junto con lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, para reconciliar al mundo con Él. Así que si no está seguro de cómo testificarle a los perdidos, pida a Dios, y Él le dará la gracia para hacerlo y usted experimentará una satisfacción sobrenatural que viene cuando Dios le usa para alcanzar a alguien más.

4.  Agradezca a Dios por Su paciencia. No solamente Dios fue paciente con usted y conmigo, sino que Dios está esperando pacientemente a aquellos que no le conocen hoy. Personalmente, yo estoy agradecido porque el Señor no ha regresado aun. Hay mucha gente que conozco que no ha aceptado a Jesús como Señor aun, y que creo en que Dios les salvará antes del retorno de Cristo. Yo estoy agradecido que Dios es paciente para con ellos, y yo los mantengo en oración delante de Dios, creyendo que serán salvos pronto. Por favor haga los mismo por aquellos que usted cree que Dios salvará.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por Tu paciencia. Tu Palabra nos promete que nuestro Señor Jesucristo regresará. Jesús es nuestro Rey quien viene pronto. Tu Palabra también nos enseña que no te estás demorando con esta promesa, como muchos piensan. De hecho estás teniendo paciencia a propósito. Tu Palabra dice que no quieres que nadie perezca, y que es Tu voluntad que todos procedan al arrepentimiento. Yo personalmente estoy muy agradecido de que hayas tenido paciencia conmigo. Tú me enviaste gente, para compartir las Buenas Nuevas acerca de Tu Hijo conmigo, de una forma en la que me sentí amado y no juzgado, y me los mandaste una y otra vez. Tu paciencia rindió frutos y yo respondí al mensaje del Evangelio. Ahora Te agradezco por Tu paciencia para con otros. Hay personas a las que amo y que aun no han sido salvas, y yo las quiero ver salvas. Yo los mantengo delante de Tí en mis oraciones y Te pido que les mandes personas que compartan con ellos Tu amor y Tu luz de una forma que puedan entender. Y Padre, Tú me has dado la gracia para hacer muchas cosas. Yo te pido que me des gracia para alcanzar a los perdidos. Por fe yo declaro que Tú me darás las palabras para decir y las cosas qué hacer, para poder ver a la gente venir a Tí. Yo comienzo este día agradecido por mi salvación, y orando por la salvación de los perdidos. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.