0 Liked
  • October 01, 2014
  • Comments are off for this post.

Dios le Da Poder, Provisión y Propósito – Con Parámetros

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Durante los últimos mensajes hemos estado estudiando cómo Dios favoreció tanto a José al punto de hacerlo un esclavo próspero. Yo sé que eso suena como una contradicción, pero es verdad. José era un esclavo, pero también era un hombre próspero, porque el Señor estaba con él y el Señor favorecía todo lo que él hacía.

Usted sabe que satanás no le dejará tranquilo mientras usted camine en La Bendición. Satanás tentó a José con algo que ha hecho caer a muchos grandes hombres: SEXO. La Biblia dice:

José era un joven muy apuesto y bien fornido,  y la esposa de Potifar pronto comenzó a mirarlo con deseos sexuales. —Ven y acuéstate conmigo —le ordenó ella.  Pero José se negó: —Mire —le contestó—, mi amo confía en mí y me puso a cargo de todo lo que hay en su casa.  Nadie aquí tiene más autoridad que yo. Él no me ha negado nada, con excepción de usted, porque es su esposa. ¿Cómo podría yo cometer semejante maldad? Sería un gran pecado contra Dios.  Día tras día, ella seguía presionando a José, pero él se negaba a acostarse con ella y la evitaba tanto como podía. (Gen 39: 7-10)

Pensemos en esta situación por un momento. En ese momento José es aún un muchacho; 17 años de edad. Él está lejos de casa. Sus hermanos lo vendieron como esclavo. Dios le había bendecido para volverse prácticamente quien controlara la casa de su amo. Él estaba a cargo de todo con excepción de la esposa de su amo. Ella era lo único a lo que Potifar tenía acceso y José no. Esto suena como la tentación en el Jardín del Edén. Adán y Eva cayeron porque ellos tenían poder, provisión y propósito, pero ellos fallaron en seguir los parámetros establecidos por Dios. ¿Cometería José el mismo error? Él también tenía poder –todo lo que tocaba se convertía en oro. Él tenía provisión –todo lo que él necesitaba lo obtenía. Él también tenía propósito –Dios puso Su sueño en el corazón de José y también José tenía la responsabilidad de gobernar la casa de Potifar. La diferencia con Adán y Eva es que José se apegó a los parámetros de Dios. Él dijo, “¡Yo no puedo dormir con su esposa! ¡Eso está mal! Es un pecado contra Dios.” José podía tener relaciones con la esposa de Potifar sin que, en teoría, nadie se enterara, pero Dios sí lo hubiera sabido y eso era suficiente para José.

¿Qué es lo que significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  No se confunda y piense que la gracia de Dios significa que Él pasa por alto el pecado. Dios nunca nos ha requerido menos de TODO nuestro ser. Aunque Dios ama al pecador, Él aún odia el pecado, y espera que Sus hijos caminen rectamente delante de Él. José se negó a dormir con la esposa de Potifar porque eso hubiera sido un pecado contra Dios. Si usted quiere experimentar el éxito en la tierra, usted debe de aprender de José a abstenerse de las indulgencias del pecado y con esto honrar al Señor. Como un creyente del Nuevo Testamento usted ha sido perdonado del pecado. Ahora abrace la gracia de Dios para vivir una vida libre del poder del pecado. El pecado puede que no arruine su justificación, pero seguramente puede arruinar su vida.

2.  No crea en la mentira. Esta serie se trata acerca de alcanzar la gracia de Dios para tener éxito en la vida. Usted debería creer que Dios quiere bendecirle, prosperarle, y hacer que sea exitoso en la tierra. El enemigo quisiera que creyera que usted puede hacer lo que quiera, aún si eso va en contra de la Palabra de Dios. No crea en esa mentira. Dios quiere bendecirle, pero Él espera que vida de acuerdo a Su orden establecido. El pecado aun es pecado y Dios no va a bendecir eso. Eva creyó en la mentira, ella comió, su esposo comió, y ambos fueron expulsados del Jardín del Edén como castigo por eso. No se pierda de lo mejor que Dios tiene para usted. No crea en las mentiras de satanás. Crea en Dios y busque lo mejor que Él tiene, por Su gracia, siendo guiado por Su Espíritu, de acuerdo con Su Palabra.

3.  Vivir sin parámetros es peligroso. ¿Ha sabido de gente que se gana la lotería y años después se declaran en bancarrota? ¿Por qué pasa esto? Eso pasa porque tuvieron provisión sin parámetros. ¿Y qué hay del CEO que tiene una aventura después de 30 años de casado? Esta persona tenía poder sin paramétros. Dios tiene provisión en abundancia, Él puede bendecirle ricamente. Dios no está corto de poder, Él puede ungirle para obrar lo Sobrenatural. Pero Dios sí requiere que usted se mantenga dentro de Sus parámetros. Dios bendijo a José rápidamente. José estaba a cargo de “casi” todo lo que tenía su amo en caa. Sin embargo, José comprendió sus parámetros y obró dentro de ellos. Aunque él era tan solo un adolescente, él exhibió la madurez espiritual para controlarse y no pecar contra Dios. Así que gracias a Dios por Su provisión y poder, pero recuerde que lo puede perder todo si decide vivir en el pecado.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi propósito. Tú me amas con un amor perpetuo. Tú trazaste planes para mí —planes buenos, planes para bendecirme ricamente — y todo porque Tú me amas. Tú quieres que reciba y ande en lo mejor que Tú tienes para mí y me das todas las cosas en abundancia para que las disfrute. Tú quiere verme tener éxito en la vida, porque Tú me trajiste al mundo para cumplir Tu propósito divino. Pero también quieres que madure y desarrolle un carácter Piadoso. Tú me das el poder y la provisión, y éstos están conectados con mi propósito divino. Yo alcanzo la provisión que necesito para cumplir con aquello para lo que me trajiste al mundo. Yo también alcanzo todo el poder Sobrenatural que necesito para cumplir con mi tarea divina. Pero el poder y la provisión pueden ser eliminados si me niego a operar dentro de Tus parámetros. Yo soy salvo por gracia, pero el pecado es pecado, y yo lo sé. El pecado puede que no arruine mi justificación delante de Tí, pero seguramente que sí puede destruir mi vida. Así que me abstengo del pecado. Me abstengo hasta de lo que tenga pinta de maldad. Yo camino dentro de Tus parámetros establecido, por Tu gracia. Si llego a fallar, me arrepiento de inmediato, para abrazar Tu perdón, para perdonarme a mi mismo, y seguir adelante. El pecado no tiene poder sobre mí porque Jesús se encargó del poder del pecado. Soy libre del poder del pecado y ando en la plenitude de mi llamamiento. Viviendo de esta forma estoy determinado a llegar al destino que Tú deseas para mi vida, antes que muera, por Tu gracia. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.