0 Liked
  • October 29, 2014
  • Comments are off for this post.

Dios no le Trajo Hasta Aquí para Fallar

(Gen 41:55 NTV) Con el tiempo, sin embargo, el hambre se extendió por toda la tierra de Egipto también. Cuando la gente reclamó alimento al faraón, él les dijo: “Vayan a ver a José y hagan todo lo que les diga”.

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad)”, al continuar estudiando la vida de José. Ayer hablamos de cómo durante siete años de abundancia, Egipto prosperó como nación y José prosperó en su vida personal. Bueno, los siete años de abundancia llegaron a su fin. Los siete años de hambre comenzaron y justo como José lo había dicho, no había alimento suficiente en otros paises. Sin embargo, gracias a la gracia de Dios (revelación divina) y a la planeación de José, había una abundancia de granos distribuidos por todo Egipto. La pregunta era: ¿Sería suficiente? José había hecho lo que Dios le había dicho que hiciera. Él actuó con sabiduría Divina, preparó a la nación para el hambre, y almacenó el grano a través de una red de centros de distribución descentralizados. Es aquí donde las creencias de José y su dependencia de Dios tenían que ser fuertes e inalterables. Cuando la gente empezó a pedir comida al rey, él les mandó con José. Faraón dijo, “Vayan a ver a José y hagan todo lo que les diga.” 

¿Qué es lo que significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1.  Sea un echa-preocupaciones, no un carga-preocupaciones.

a)  No solo José tuvo que confiar en Dios para elaborar un plan, sino que ahora tendría que confiar en Dios para la ejecución de dicho plan. Esta es mucha presión para que la cargue un solo hombre. Para poder salir con éxito, José tendría que confiar en Dios y desviar la presión hacia Él.

b)  El Señor quiere que eche sus preocupaciones sobre Él, porque Él sabe que le afectarán a usted. Pedro dijo, “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.” (1 Pedro 5:7).

c)  No es la voluntad de Dios que ande por ahí todo estresado y frustrado. Si usted echa sus preocupaciones sobre Él, usted puede vivir una vida en la zona de cero-preocupaciones diariamente.

2.  Crea en que Dios nunca le guiará directo al fracaso.

a)  La gente esperaba que José manifestara la misma sabiduría durante los años de hambre que durante los años de abundancia. De hecho, los riesgos eran mayores. Un error cometido durante los años de abundancia no sería notado. Un error cometido en los años del hambre significaría que la gente se moriría de hambre. José tenía que saber cuánto grano vender y en qué intervalos venderlo. Él también tenía que balancear el vender el grano entre los Egipcios y otros que vendrían pronto de otras naciones con gente hambrienta. Todo eso lo tenía que resolver José. La supervivencia de millones de personas dependía de las decisiones de un hombre de 37 años, ex-esclavo y ex-prisionero. Esto era demasiado para llevarlo él solo. La persona promedio se desmoronaría bajo esta presión, pero José no era una persona promedio. Él fue el escogido por Dios para el tiempo específico de Él. ¡Al igual que a José, Dios le ha escogido para un tiempo como éste! ¡Él no le ha traído hasta aquí para fracasar!

b)  Dios le había dado la posición a José y Él le daría la sabiduría necesaria. Si José se hubiera sentido agobiado él podría simplemente recordarle a Dios que fue Él quien le llevó a esa posición en primer lugar. Si Dios le había ayudado a José durante sus fases de el foso, de Potifar, y de la prisión, Él también podría guardarle en la fase del palacio. Dios no le había llevado así de lejos para fracasar. ¿Sabe qué? ¡Lo mismo puede ser dicho acerca de usted!

c)  ¡Si es la voluntad de Dios, entonces corre a cuenta de Dios! A donde sea que Dios le dirija, Él le alimentará: la.

3.  Confíe en Dios.

a)  Piense acerca de su vida. El mismo Dios que le trajo hasta aquí, el mismo Dios que le guardó una y otra vez, el mismo Dios que le abrió caminos cuando parecía que no era posible, es el mismo Dios que se encargará de que supere cualquier cosa por la que atraviesa. ¡Él lo hizo anteriormente y lo hará de nuevo!

b)  Cuando usted no confía en Dios, usted le está diciendo que sus problemas son más grandes que su Dios. ¿Ha cometido ese error alguna vez? Si lo ha hecho, arrepiéntase ahora mismo. Ponga su confianza en Dios y usted sentirá que el peso, presión y estrés se caen de encima de usted.

c)   Usted no tiene que saber cómo es que Dios lo hará. ¡Usted puede confiar en Él aun cuando no lo puede rastrear!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. Mi fe está anclada y cimentada en Tu gracia hacia mí. Yo puedo vivir por fe, porque yo se que hiciste planes para mí desde antes que el mundo comenzara, por Tu maravillosa e inmerecida gracia. Así que cuando estoy enfrentándome a algo, yo sé que ya me has dado la gracia para hacerlo. Yo no me resquebrajo bajo presión, ni siquiera acepto la presión. No ando cargando las preocupaciones de la situación. No importa qué tan grande es el reto, yo aviento mi carga sobre tí, porque Tú te preocupas por mí. ¡Yo NO soy un portador de preocupaciones, yo soy un echador de preocupaciones! Por fe declaro que dejaré esta pantalla y viviré sin estrés. Yo dejo ir el estrés y la presión de mis responsabilidades actuales y te las echo encima a Tí. Yo sé que puedo soportar cualquier cosa que se necesita que haga porque Tú me has bendecido para estar en la posición en la que estoy actualmente. En donde yo estoy es en Tu voluntad, y ya que es Tu voluntad, es también Tu responsabilidad. Tú no me trajiste aquí tan lejos para fracasar. Yo confío en Tí con todo mi corazón. Mi confesión es: ¡Mi Dios es más grande que mis problemas y yo estoy ungido para manejar cualquier cosa a la que me enfrente! ¡He sido llamado a vivir en un tiempo así! Esta es mi razón. Este es mi tiempo. ¡Este es mi momento! Yo nací para tener éxito. No porque yo sea tan bueno, sino tan solo porque Tú eres tan bueno; ¡Solamente gracias a Tu gracia! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.