0 Liked

El Éxito en Público Proviene de una Rutina Individual

(Lee Daniel 6:10)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Vamos a continuar con nuestra historia en donde nos quedamos en nuestro mensaje anterior. En ese mensaje vimos cómo aquellos que estaban celosos del favor y el poder en la vida de Daniel, tendieron una trampa al Rey Darío al hacerle firmar un Edicto irrevocable que prohibía que alguien orara a cualquier Dios o persona que no fuera el Rey por 30 días.

 

La Biblia dice, “Cuando Daniel se enteró de la publicación del decreto, se fue a su casa y subió a su dormitorio, cuyas ventanas se abrían en dirección a Jerusalén. Allí se arrodilló y se puso a orar y alabar a Dios, pues tenía por costumbre orar tres veces al día.”

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Hoy todos mis puntos giran alrededor de esta idea: El éxito en público proviene de una rutina privada o personal.

 

a) Daniel fue un fenómeno público en tres ocasiones. Él llegó a los más altos niveles del poder durante tres regímenes diferentes y lo hizo mientras su nación, Judá, se hallaba cautiva. Durante un tiempo en el que se suponía que Daniel no sería más que un esclavo, él tuvo un éxito notable y público. ¿Cuál fue la clave de su éxito? La respuesta se encuentra en nuestro texto de hoy. Daniel oraba tres veces al día. Daniel buscó al Señor en privado y el Señor lo bendijo tanto en lo privado como en público.

 

b) Yo creo que esta es una temporada de Gran Gracia, en donde veremos la gracia de Dios manifestarse como nunca antes. Dios ha bendecido a Sus hijos grandemente y seguirá haciéndolo, pero hay que estar listos y posicionado para recibir y andar en esa bendición. La gracia de Dios debe ser alcanzada mediante nuestra fe y para que nuestra fe funcione, debemos caminar en amor, permanecer humildes, y desarrollar una rutina privada que promueva el éxito en público.

 

c) Michael Jordan es ampliamente reconocido como el mejor jugador de baloncesto que ha jugado. El éxito de Jordan en la cancha fue el resultado de su rutina privada. Michael Jordan mantenía un régimen de práctica extenuante, y lo que hacía entrenando le ayudó a hacerlo también durante los juegos. Durante una de esas prácticas duras le dijo una vez a un periodista: “Yo no ando sudando por ahí durante tres horas todos los días tan sólo para saber lo que se siente sudar.” No, él lo hacía para estar listo cuando más hacía falta. Si él no hubiera trabajado en privado tampoco estaría listo en público.

 

d) El autor cristiano Mike Murdock dijo: “El secreto de tu futuro está escondido en tu rutina diaria” y “Tú nunca vas a cambiar tu vida hasta que no cambies algo que haces todos los días.”

 

e) Mi buen amigo el Pastor Jonathan Bryant siempre dice: “Tu preparación será evidente en tu rendimiento.” No confundas el mensaje de la gracia pensando que quiere decir que no tienes que prepararte, orar, buscar a Dios, y desarrollar una rutina disciplinada en privado. No, Dios no va a prestarse a promover a las personas no preparadas. Cuando Dios ve tu disciplina en privado, Él te honrará en público. Es increíble cómo la gracia y la bendición de Dios fluyen para aquellos que tienen la disciplina para prepararse.

 

f) Desarrolla una rutina de orar y manten tu oración en privado. El Señor Jesús nos enseñó a entrar en una habitación privada y orar al Padre de una manera no visible. Y entonces, lo que hacemos en privado será recompensado públicamente cuando Dios manifiesto las respuestas a nuestras oraciones (Mateo 6:6). Si Daniel estuviera vivo hoy él te diría que su tiempo de oración privada fue el secreto de su éxito en público.

 

Aquí están algunas ideas para concluir:

– Si no te gusta la cosecha que estás levantando debes revisar la semilla que estás sembrando.

– La gracia de Dios está a tu alcance, pero tienes que preguntarse a ti mismo:

– ¿Qué estoy haciendo para estar listo para abrazar y caminar en la gracia de Dios?

– ¿Qué estoy haciendo CADA DÍA para llegar a ser la persona que Dios me ha llamado a ser?

– La forma en la que eres percibido en público, es el resultado de los hábitos que formas en privado.

*** Tu éxito en público comienza con tu rutina privada.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tu gracia está a mi alcance y Tú quieres bendecirme ricamente. Tú has hecho planes para mí desde antes que comenzara el mundo. Mi éxito está ligado a esos planes. Nunca llegaré a ser un verdadero éxito si estoy fuera de mi propósito divino. Quiero ser la persona para la que me has destinado, diseñado y que deseas que yo sea. Pero también sé que me toca una parte. Las bendiciones preparadas vienen a personas preparadas. Al igual que tengo gracia para todo lo demás, yo declaro que tengo gracia para mi tiempo de preparación. Yo abrazo la gracia para ser un éxito en privado. Yo abrazo la gracia para maximizar mi rutina privada. Yo abrazo la gracia para desarrollar hábitos diarios y formas que me ayuden a formarme en la persona para la que me trajiste al mundo. Yo me concentro en ser un éxito en privado y Tú, en el momento adecuado, me vas a promover en público. Cuando veas lo que quieres ver EN y A TRAVÉS de mí en privado, entonces es sólo una cuestión de tiempo antes de que Tú me honres en público. Así que me concentro en mí, en mi rutina diaria, en honrarte a Ti en todas esas cosas “pequeñas”, y buscando Tu rostro diariamente. Y al hacerlo, progresivamente me convertiré en la persona a la que estoy llamado a ser y me acerco gradualmente al propósito que tienes para mi vida. ¡Mi éxito en público comienza con mi rutina privada y mi rutina privada cambia HOY! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.