0 Liked

El Éxito Sobrenatural

(Daniel 1:17 NTV)   A estos cuatro jóvenes Dios les dio aptitud excepcional para comprender todos los aspectos de la literatura y la sabiduría; y a Daniel Dios le dio la capacidad especial de interpretar el significado de visiones y sueños.

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad)” al examinar la vida de Daniel. Ayer vimos cómo Daniel tuvo la audacia, la fe y el valor de rechazar la comida del rey y pedir que se le probase en eso. Daniel quería demostrar a Aspenaz, y al resto de los Babilonios, que la dieta de Dios era suficiente para que él y sus amigos se mantuvieran sanos. Pero hagamos una pausa por un momento para pensar en la situación de Daniel. Daniel estaba tranquilo, pensando en sus cosas, cuando su país fue tomado por Nabucodonosor y los Babilonios. Él no hizo nada malo y que terminó como un esclavo. Luego Daniel no hizo nada malo como esclavo cuando fue escogido para un programa de formación de tres años. Esta preparación requería una dieta especial, la dieta del rey, la cual iba en contra de las creencias de Daniel. Esa es la situación en la que Daniel se encontraba.

Nadie hubiera culpado a Daniel si él simplemente hubiera aceptado la comida y el vino del rey. La mayoría de la gente no culparía a Daniel dadas sus circunstancias. Después de todo, se podría decir que al ser esclavo él estaba obligado a hacerlo. Daniel tenía un buen pretexto, pero él no lo utilizó. En lugar de eso, Daniel decidió fijar una postura. Daniel decidió estar del lado de Dios y de Su Ley. Daniel, a pesar de ser un esclavo, se negó a ir en contra de lo que él creía. Daniel no puso excusas, no aceptó compromisos, y se negó a ofrecer concesiones. ¡Daniel se plantó por Dios, y ya! Y él se mantuvo firme en la fe. Él estaba dispuesto a poner su fe en acción, al ofrecer pasar una prueba, sólo para poder probar que su Dios podía mantenerlo a él y a sus amigos sanos y fuertes, al llevar una dieta que era agradable a Sus ojos.

 Daniel, Ananías, Misael y Azarías estuvieron firmes por Dios y Él correspondió a su fe. No sólo Dios hizo que se vieran y fueran más saludables que el resto de los muchachos que comían la dieta del rey, sino que además nuestro texto dice que Dios “A estos cuatro jóvenes les dio aptitud excepcional para comprender todos los aspectos de la literatura y la sabiduría.” Además de esto, Dios le dio a Daniel “la capacidad especial de interpretar el significado de visiones y sueños.”

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

1.  No tienes que comprometerte para salir adelante.

a)  Daniel se podía haber comprometido fácilmente, aceptar la comida y el vino del rey, romper la Ley de Dios, y luego usar como excusa que él era un esclavo sin otra opción. Pero Daniel se negó a comprometerse así. Él tenía una fe poco común y eso lo llevó a tener un éxito poco común.

b)  Cuando te plantas firme por Dios, Dios estará firme por ti. En el Nuevo Testamento, cuando había una gran presión sobre los nuevos creyentes para que negaran a Jesús, Esteban se negó a ceder ante la presión y se mantuvo firme por Jesús. Esteban murió por eso y se convirtió en el primer mártir Cristiano. Pero ya que Esteban se mantuvo firme por Jesús, Jesús se puso de pie por él. La Biblia dice que Jesús, que está sentado a la diestra de Dios Padre, en el cielo, se LEVANTÓ cuando Esteban se mantuvo firme por Él (ver Hechos 7:55).

c)  Tú tienes que mantener cualquier compromiso que hagas para poder tener algo. Pero si simplemente vives para Dios y te mantienes firme en la fe por lo que Él te guía a hacer, entonces Él te bendecirá y te guardará de todo a lo que te enfrentes.

2.  Tu fe te permite abrazar y experimentar la gracia de Dios.

a)  Ya que Daniel y sus amigos estuvieron dispuestos a mantenerse firmes en la fe, ellos fueron capaces de acceder a la gracia de Dios para parecer y trabajar mejor que los otros muchachos en su programa de entrenamiento.

b)  Tú no te ganas las bendiciones de Dios, sino que ellas vienen a ti por la inmerecida gracia de Dios. Pero eso no significa que no vas a hacer nada. Dios está tratando de obrar en la fe. Tu fe te permite tener acceso a la gracia de Dios.

3.  Cuando actuas con fe y accedes a la gracia de Dios, tú accedes a lo sobrenatural.

a)  Una vez que Daniel y sus amigos tuvieron fe y accedieron a la gracia de Dios, Él les dio poder para hacer cosas que nunca podrían haber realizados por ellos mismos- cosas que excedían la capacidad humana.

b)  Por gracia, Dios puede llenarte de poder para operar con sabiduría, revelación y entendimiento sobrenaturales.

c)   Dios puede darte una sabiduría por medio de la revelación que supera por mucho cualquier cosa que hubieras podido alcanzar a través de la educación.

d)  Cuando Dios aplica su parte “super” a tu parte “natural”, ¡tú puedes decir cosas que nunca has oído decir, hacer cosas que nunca has visto hacer, y dar a Dios la gloria por todo en todo momento!

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. Yo vivo por fe todos los días, en todos los sentidos. Mi fe accede a tu gracia para tener un éxito sobrenatural. Ya que vivo por fe, y ya que estoy buscando Tu voluntad (y no la mía) para mi vida, Tú me das gracia para hacer lo que yo nunca podría hacer por mi cuenta. Por gracia Tú me permites tener una sabiduría, revelación, conocimiento y comprensión sobrenaturales. Por gracia Tú descargas cosas del cielo, las pones en mi corazón y en mi mente, para que yo sea capaz de operar en la tierra con una sabiduría descomunal. Tengo una sabiduría que supera a mis años. Tengo una sabiduría que supera mi educación. Yo tengo una sabiduría que sobrepasa por mucho la de mis compañeros. Y todo esto es porque simplemente estoy procurando hacer aquello para lo que me trajiste al mundo. Yo vivo por fe, Tú me bendices por gracia, y yo soy capaz de convertirme en un conducto de Tu luz y amor en la tierra. Así que al comenzar este día, Padre, habla a través de mis cuerdas vocales, piensa a través de mi mente, y obra a través de mis extremidades, para que Tu gran poder y naturaleza puedan ser vistos y oídos en la tierra a través de mí. ¡Nada de mí, todo de Ti, úsame para Tu gloria! ¡Y al hacerlo, al Tú fluir a través de mí, yo experimento éxito sobrenatural! ¡Yo declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.