0 Liked
  • April 08, 2014
  • Comments are off for this post.

¡El Fracaso NO es Permanente!

(Lea Juan 18:15-17)

Esta mañana continuaremos con nuestra serie “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando nuestra miniserie, “El Camino a la Resurrección.” Vamos a proseguir en el punto de la historia en donde nos quedamos hace un par de días.

Los Soldados Romanos llevaron a Jesús frente a los Sumos Sacerdotes. Pedro y el otro discípulo lo siguieron. Pedro permaneció afuera de la casa del Sumo Sacerdote mientras que el otro discípulo entró. Cuando el otro discípulo salió, le pidió a una niña que estaba a la puerta que dejara entrar a Pedro. Sin embargo, cuando Pedro pasó a su lado, ella lo vio y le preguntó “¿No eres tú también uno de los discípulos de ese hombre?” Y Pedro contestó, “No, no lo soy.” Ahora, puede que esto no le parezca muy grave, pero tiene que entender lo que pasó más temprano la misma noche. Jesús estuvo hablando con Sus discípulos y contándoles las cosas que habrían de pasar. Él también les dijo que todos huirían y lo dejarían solo. Cuando Jesús dijo esto, Pedro declaró, “¡Aun si todos te rechazaran, yo nunca lo haré!” Eso sonaba bien, pero Jesús replicó, “Esta misma noche, antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces, diciendo que no me conoces.”

Recuerde, Pedro fue el único discípulo que caminó en el agua con Jesús, y el único con el valor suficiente para por lo menos salir de la barca. Pedro fue el único discípulo en reconocer a Jesús como el Cristo. Pedro fue el único discípulo que peleó cuando los soldados vinieron a buscar a Jesús, y cortó la oreja de Malco. Pedro era un hombre de fe y de acción. Pero en el texto vemos a Pedro, aquel que no temía a los Soldados Romanos, negar a Cristo frente a una niña. Nos detendremos aquí por hoy.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1. Habrá veces cuando aquellos que están cerca de usted le decepcionarán, pero usted debe seguir amándolos. Pedro era el más extrovertido, franco, directo y sobresaliente de los discípulos, pero aun negó a Cristo frente a una niña. Mire, la gente no es perfecta. Usted sabe que no es perfecto, así que no espere que otros sí lo sean. Ame a la gente a pesar de sus fallas, y la gente le amará a usted a pesar de las suyas. Despues de Su resurrección, el Señor Jesús se esforzó por alcanzar a Pedro, para restaurarlo, y para asegurarse que Pedro siguiera adelante. ¿El resultado? Pedro comenzó la iglesia en el Nuevo Testamento, él predicó el primer mensaje y 3,000 personas fueron salvas. Recuerde esta historia cuando alguien le falle.

2. El fracaso no es permanente.

a. Llega el momento cuando todos tenemos que enfrentar el fracaso. La buena noticia es que usted aun respira, Dios no ha terminado con usted.

b. Hay victorias que le aguardan del otro lado del fracaso. ¡Pedro se recuperó, yo me he recuperado, y usted se recuperará! Siga adelante. Nunca se de por vencido. ¡Viva su vida con una mentalidad de “todo hacia adeante, nada hacia atrás”! ¡La gente exitosa en la vida no son aquellos que nunca fallan, sino aquellos que siguen adelante!

c. Dios es un Dios de progresión y no de regresión. Nunca se permita quedarse atorado. Jesús tuvo que seguir más allá de la traición de Judas y la negación de Pedro. Pedro tuvo que progresar más allá del dolor de su falla, y usted tendrá que progresar más allá de lo que sea que esté enfrentando hoy para poder experimentar su mañana.

d. Cuando caiga, levántese. Salomón lo dijo de esta forma, “Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse. En cambio, basta una sola calamidad para derribar al perverso” (Pov 24:16). Usted no es como el perverso. Sus problemas no lo acabarán.

¿Está usted batallando con el fracaso esta mañana? ¿Ha cometido algún error últimamente? Todos lo hacemos, pero aquellos que desean ser usados por Dios de una forma poderosa, se ponen de pie de nuevo, le permiten a Dios que los desempolve un poco y regresan a la batalla. ¿Es acaso esto debido a que se consideran muy buenos? ¡No, sino que ellos entienden y aceptan la inmerecida GRACIA de Dios!

Declaración de Fe: ¡Padre, te doy las gracias por tomarte el tiempo de enseñarme acerca de Tu maravillosa, inmerecida, no ganada y no ameritada GRACIA! Entre más estudio Tu gracia, más te aprecio a Tí y a Tu amor perpetuo. El Señor Jesús fue traicionado y negado por gente muy cercana a Él. Y si esto le sucedió a Él, yo se que le puede pasar a cualquiera. Los humanos no somos perfectos. Tenemos fallas. Yo sé que la gente me va a fallar, pero amo a aquellos que Tú me has dado, a pesar de sus defectos y fracasos. Yo los amaré tal como son, y yo sé que Tú tratarás con ellos y en ellos para hacerlos madurar y que se conviertan en las personas a las que has llamado que sean. También se que no soy perfecto y que aun sigues trabajando en mí. Le he fallado a algunos y probablemente lo seguiré haciendo. Yo he cometido errores y puede que cometa muchos más. Pero hay muchas victorias aguardándome del otro lado de mis fracasos. Hay muchas promesas aguardándome del otro lado de los problemas de la vida. Así que declaro por fe que continuaré. Nunca me daré por vencido, me derrumbaré o renunciaré. Yo me esfuerzo con la confianza de que me seguirás usando para Tu gloria. No porque yo lo merezca sino tan solo por Tu gracia inmerecida. ¡El fracaso no es para siempre! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesús. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.