0 Liked

El Hombre Bendecido

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Durante los próximos días vamos a estudiar la primera mitad del Primer Salmo. Este es un salmo muy conocido para la mayoría de los creyentes. Así que sin dudarlo, vamos a comenzar.

 

En el Salmo 1:1-3, el Salmista dijo: “¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera.
”(La Biblia de las Américas). Este mismo pasaje en la versión fácil de leer (ERV) en inglés dice: “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito”.

 

En una forma típica de La Palabra de Hoy, vamos a tomar nuestro tiempo de recorrer y examinar estos versículos en los próximos días. Por hoy me limitaré a proporcionar una visión general de lo que el Salmista nos está enseñando.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  La bendición del Señor es otorgada a los creyentes en la tierra por la maravillosa gracia de Dios. La bendición del Señor nos da el poder para triunfar y prosperar.

 

2.  Cuando la bendición del Señor está en tu vida, tú puedes experimentar la intervención divina de una manera sobrenaturalmente positiva. Dios puede abrir puertas que ningún hombre puede cerrar, y puede cerrar puertas que ningún hombre puede abrir. Dios puede levantar a personas que usen su poder, capacidad, influencia y dinero para ayudarte en formas en las que nunca podrías ayudarte tú solo.

 

3.  Como hijo de Dios, Él quiere bendecirte ricamente. Él quiere que tengas éxito. Él quiere usarte para que tengas el impacto para el cual naciste. Sin embargo, Su pleno accionar en tu vida sucede sólo con tu cooperación.

 

4.  El Señor te da la instrucción divina (tanto en su Palabra como a través de Su Espíritu), porque Él está buscando tu cooperación con Él. Entre más alineas tus creencias y tu conducta con Sus planes para tu vida, más podrás experimentar Su bendición.

 

5.  Cuando vives una vida contraria a las enseñanzas del Señor, tú siembras “Bloqueadores de Bendición”. El Señor quiere bendecirte, pero tu conducta díscola y tu actitud rebelde te llevan a vivir una vida “fuera de sintonía” con Dios y lo mejor que Él tiene para tu vida. En el momento en el que te alineas y caminas con Dios, siendo guiado por Su Espíritu y vives una vida acorde a Su Palabra, la bendición comienza a MANAR en tu vida.

 

6.  Dios no te da normas de conducta por ser malo, o simplemente porque quiere Enseñorearse sobre ti. No, Él te da normas de conducta porque Él quiere que ANDES en lo mejor que Él tiene para ti. El Señor quiere bendecirte y usarte como luz y sal de la tierra, como un testimonio de Su gloria, pero tú no lo dejas hacerlo cuando estás ‘fuera de lugar‘ y vives por debajo de lo mejor que Él tiene para ti.

 

7.  El Señor quiere ponerte a la vista de todos. Él quiere que seas “Él Hombre Bienaventurado” del Salmo 1. Así que disponte a hacer lo que Él te ha asignado. Se guiado por el Espíritu. Abstenente de malas conductas y malas compañías. Medita y medícate en Su Palabra de día y de noche. Retira cada bloqueador de bendición que hayas puesto antes. ¡Si lo haces, la bendición FLUIRÁ y serás UN HOMBRE BENDECIDO!

 

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. En este año 2016 me despojo de todo lo que no es agradable a Tu vista. Incluso me despojo de las cosas buenas que no se alinean con Tu propósito para mí. Me deshago de cosas que son pérdida de tiempo y resultan en bloqueadores de bendición. Tú quieres bendecirme y yo quiero abrazar esa BENDICIÓN. Declaro que Tu Bendición FLUYE sin obstáculos y sin el control de toda influencia humana o demoníaca en mi vida. Tengo el poder para prosperar. Nací para tener éxito. Tengo una asignación divina y voy a cumplir con ella  antes de que muera. No por mi poder, sino tan sólo por Tu gracia Padre. Así que medito y me medico en Tu Palabra de día y de noche. Me abstengo de la mala conducta y rechazo el consejo de los impíos. Me comprometo contigo Padre y Tú bendices la obra de mis manos. Declaro que cada encuentro, conversación y actividad en la que participe hoy será bendecida. ¡Yo experimento el éxito sobrenatural! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.