0 Liked
  • April 14, 2014
  • Comments are off for this post.

El Mundo tiene una forma de Conducirle a Su Propósito

(Lea Juan 18:38-40)

Estamos tan solo a dos semanas del Domingo de Resurrección. Así que esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando nuestra miniserie, “El Camino a la Resurrección.” En nuestro último mensaje vimos como Pilato no pudo encontrar nada malo en Jesús. El Gobernador hizo una pregunta tras otra, pero Jesús le respondió de manera hábil y Pilato no halló ninguna falta en el Rabino Judío.

El Gobernador Romano no estaba preocupado por las cuestiones teológicas entre los líderes Judíos y Jesús, pero él no quería tener problemas dentro de su provincia y era obvio que los Judíos estaban hirviendo de rabia y descontento. Así que, en lugar de sentenciar a Jesús o ponerlo en libertad, Pilato pasó de nuevo la responsabilidad a los Judíos. El Gobernador dijo, “Este hombre no es culpable de ningún delito, pero ustedes tienen la costumbre de pedirme cada año que ponga en libertad a un preso durante la Pascua. ¿Quieren que deje en libertad a ese “Rey de los Judíos?” Esta fue la forma en la que Pilato cambió el peso de la decisión. El Gobernador Romano pensó claramente, y declaró, que Jesus era inocente. Sin embargo, él quiso que la liberación de Jesús fuera decisión de los Judíos. El plan de Pilato no funcionó. En lugar de que pidieran que liberaran a Jesús (el único hombre completamente inocente que ha vivido en la tierra), los Judíos pidieron que liberaran a Barrabás, un revolucionario que era incuestionablemente culpable de sus crímenes.

¿Qué es lo que quiere decir esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1. Hay veces que cosas malas les suceden a gente buena por una razón. Pilato le dio a Jesús una “salida” pero la gente se la cerró. Los Judíos eligieron que liberaran a un hombre culpable, en vez de liberar al único inocente que ha vivido en la tierra. Pero hubo poderes obrando que eran más grandes que Pilato o que la gente. La traición, abuso físico, y la crucifixión, fueron parte del destino de Jesús, y Él tuvo que soportarlo en el camino a la Resurrección.

2. Hay veces que las situaciones difíciles en realidad le ayudarán guiándolo a su propósito. No estoy diciendo aquí que Dios hace cosas malas a gente buena, y no estoy diciendo que Dios necesita castigarle para bendecirle. Lo que digo es que puedo recordar muchas veces en las que he enfrentado situaciones difíciles, o en las que he tratado de hacer algo que pensaba que era bueno, tan solo para fallar una y otra vez, y todo porque estaba fuera de la voluntad de Dios. Las situaciones difíciles y mis repetidas fallas me llevaron a lo mejor que Dios tenía para mi vida. Así que aunque Dios NO le hace malas cosas a la gente buena para bendecirla, Él ciertamente puede usar situaciones malas para conducirnos a lo mejor que Él tiene para nosotros. Puede que usted esté en una mala situación esta mañana por culpa de satanás, o simplemente por sus propios errores, de cualquier manera Dios puede hacer que esa situación obre para su bien.

3. Cuando la vida se ve caótica, recuerde que Dios es aun Dios. La fe es una expresión de su confianza en Dios y/o en Su Palabra. Usted ha sido llamado y se espera que viva por Fe. Usted puede tener una fe fuerte cuando sabe qué promesas le ha hecho Dios, y cuándo puede ver Su mano obrando en su vida. Pero cuando no es así, y cuando la vida parece tornarse caótica, recuerde que aun Dios es Dios, que Él sigue sentado en Su trono, y que Él lo llevará a través de esta situación. Confíe en Dios, aun cuando no sepa qué es lo que Dios hará o cómo una situación va a obrar para bien. Su confianza lo mantendrá justo en donde su Fe no esté muy clara.

Declaración de Fe: Padre, te doy las gracias por enseñarme acerca de la maravillosa vida de Jesús. Él fue el único hombre inocente en andar sobre la faz del planeta. Jesús no hizo nada malo. Jesús fue arrestado ilegalmente, acusado falsamente, golpeado brutalmente, y clavado a la cruz; y todo esto podía ser evitado. Pilato le dio a los Judíos la opción de liberar a Jesús, pero ellos decidieron liberar a Barrabás en su lugar. A primera vista esto no tenía sentido. A primera vista parecía como una decisión tonta. A primera vista parecía que Tú le fallabas a Tu Hijo. Pero Tú viste más allá de lo aparente. Aun cuando Jesús colgaba de la cruz, Tú eras Dios, aun estabas en control, y aun tenías todo el poder. Tú no hiciste que le pasaran cosas malas a Tu Hijo, sino que usaste las cosas que sucedieron, y las hiciste que obraran para Tu Gloria. Tú haces lo mismo en mi vida. A veces cosas malas me pasan porque satanás está atacando mi propósito. En otras ocasiones cosas malas suceden por decisiones torpes que he hecho. De cualquier forma, Tú puedes tomar esas cosas malas y hacerlas que obren para mi bien. Tú eres el Autor y Consumidor de mi fe. Yo vivo por fe con una confianza tenaz en Tí y en las promesas que Tú me has hecho. Cuando puedo verte obrando en mi vida, yo tengo fe. Pero aun cuando no pueda, y aun cuando la vida se torne caótica, yo tengo CONFIANZA en que Tú aun eres Dios y en que Tú usarás todas las circunstancias en mi vida para llevarme a lo mejor que Tú tienes para mí, en el camino a cumplir con mi propósito. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.