0 Liked

El Propósito de Dios Debe Superar a Todos y Todo

(Lee Mateo 10: 34-39)
Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente increíble”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído al Capítulo 10 de Mateo. Hoy vamos a concentrarnos en los versículos 34 y 39.
Jesús quiso dejar en claro a Sus discípulos que cada uno de ellos tenía un propósito divino y que el propósito de Dios para sus vidas debería tener prioridad encima de todas las cosas y de todos los demás. Jesús dijo:
No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz sino espada. Porque he venido a poner en conflicto
 
‘al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, a la nuera contra su suegra; los enemigos de cada cual serán los de su propia familia’.
 
El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá, y el que la pierda por mi causa, la encontrará.
Hay mucho que digerir en este pasaje. Voy a tomar mi tiempo mientras recorremos este pasaje.
 ¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.
1.  El día en el que Naces de Nuevo tienes un conflicto.
a) Cuando vienes a Jesús y Él te empieza a revelar Sus planes para tu vida, rápidamente te das cuenta de que tienes un conflicto entre la vida que has creado (antes de Nacer de Nuevo) y la vida que Dios planeó que tuvieras (desde antes de la fundación del mundo).
b) Cuando estamos ante la disyuntiva entre la vida que hemos creado nosotros mismos – una vida con la que la mayoría nos sentimos cómodos — y la vida que Dios planeó para nosotros, no hay nada que decidir, los planes de Dios siempre superan a nuestros planes.
c) Si cometes el error de colocar tus planes por encima de los planes de Dios, Él estará esperando y viendo como persigues esos planes por ti mismo, pero nunca se puede lograr el éxito verdadero fuera de Él.
2.  Tu nueva vida en Cristo afecta tu antigua vida en el mundo.
a) No sólo te llegaste a sentir cómodo con tu antigua vida, pero la mayoría de la gente a tu alrededor también lo hicieron. Así que cuando comienzas a sacrificar tus antiguas metas por las metas que Dios te ha llevado a perseguir, no sólo vas a tener que lidiar con los conflictos internos (de tu propia alma), sino que tendrás que lidiar con el conflicto externo (de tus amigos y familiares).
b) Jesús entendió el tipo de conflicto que se desata cuando una persona decide entregarse totalmente a Dios y llevar a cabo Su propósito por encima de todo lo demás. Es por eso que Jesús dijo: ““No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz sino espada. Porque he venido a poner en conflicto.‘al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, a la nuera contra su suegra; los enemigos de cada cual serán los de su propia familia’.”
3.  Tu propósito debe tener prioridad sobre todas las cosas y sobre todos los demás. Tengo mucho que decir sobre esto y vamos a tomar nuestro tiempo a través de este pasaje en los próximos mensajes. Por hoy, voy a cerrar con las palabras del Señor Jesús. Él dijo: “El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí.
¿Estás dispuesto a abandonar a tu padre o madre, hijo o hija, o incluso a ti mismo, por Jesús? ¿Estás dispuesto a renunciar a la vida que tú planeaste por la vida que Él planeó para ti? Créeme, el sacrificio vale la pena.
Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú has trazado planes para mí desde antes de que comenzara el mundo. Tú preparaste mi éxito de antemano. Todo lo que necesito para tener éxito en la vida ya ha sido dispuesto para mí. No sólo colocaste EN mí todos los dones y la gracia que iba a necesitar para tener éxito, sino que también tienes preparadas a personas y recursos para bendecirme cada que lo necesite. Así que cuando tengo que tomar una decisión entre la búsqueda de la vida que yo pensé por mi cuenta, sin Ti, y la vida que planeaste para mí, por la gracia, desde antes de la fundación del mundo, no hay otra opción. Te escojo a Ti. Elijo Tus planes. Le doy a Tu misión el primer lugar en mi vida. Tú eres mi base y mi límite. Tú eres mi centro y mi circunferencia. Tú eres el todo de mi todo. Mi vida toda es acerca de Ti y yo estoy dispuesto a sacrificar todo para vivir la vida para la que me trajiste al mundo. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.
¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.