0 Liked

El Tiempo de Dios (Cont.)

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado“, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Estamos recorriendo la primera mitad del Salmo 1. Regresemos a este pasaje. La Biblia dice:
(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.
(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito“.

 

Hoy vamos a seguir centrándose en la línea: “Que da su fruto en su tiempo “, o “un árbol que produce fruto cuando debe.” Ayer compartí un mensaje sobre el tiempo de Dios, y hoy me siento guiado  a continuar elaborando sobre este punto.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Qué y cuándo no son la misma cosa.

a.  Dios nos revelará a menudo “qué” es lo que Él va a hacer. Pero saber “qué” y saber “cuándo” son dos cosas diferentes.

b.  Puedes pensar que conoces el “qué”, pero mi experiencia ha sido que cuando Dios se manifiesta, su idea del “qué” era mucho mayor que la mía. Él tiene una manera de superar nuestras expectativas más allá de cualquier medida.

c.  Tú nos vas a saber “cuándo” algo va a suceder a menos que Dios te lo revele a ti. Dios obra en Su tiempo. Así que espera en Dios y no te muevas hasta que Él abra la puerta. Si te mueves antes de Su tiempo te vas a quedar sin Su gracia.

 

 

2.  Tu reloj de la expectativa se debe sincronizar con el tiempo de la manifestación de Dios.

a.  Salomón dijo: “Dios nos dio la capacidad de pensar en Su mundo, pero nunca podremos entender por completo todo lo que hace. Y sin embargo, lo hace todo en el momento justo. “(Ecl 3:11 ERV). Los caminos de Dios están por encima de nuestros caminos. Cuando actuamos con sabiduría humana y sin discernimiento divino, no estamos seguros de por qué no ha hecho las cosas que Él nos prometió. ¡Pero cuando Dios finalmente hace lo que prometió somos capaces de mirar hacia atrás y darnos cuenta de que Dios lo hizo justo en el momento adecuado!

b.  ESPERAR es una palabra de siete letras para la mayoría de nosotros, pero es algo que debemos hacer, porque lo mejor de Dios no se manifestará antes de tiempo.

 

 

3.  Cuando aprendes a confiar en el tiempo de Dios es que realmente puedes entrar en Su reposo.

a.  El nivel más alto de la fe es el reposo. Cuando estás realmente en la fe también estás en reposo. Tú no estás preocupado. Tú sabes que todo ya se ha hecho en la eternidad y es sólo una cuestión de tiempo para que suceda en la tierra.

b.  Hay cosas que Dios me ha revelado acerca de mi futuro que todavía no han ocurrido. Sé que van a suceder. El hecho de que Dios me reveló algo de dice que en Ssu mente que ya han sucedido. Es un hecho. El problema está resuelto. No hay lugar a dudas. Es sólo que saber “qué” y saber “cuándo” son dos cosas diferentes. Como creyentes tenemos que aprender a distinguir entre los dos.

c.  La fe se trata de estar seguro y tener certeza de que Dios manifestará lo que ha prometido. La permanencia en la fe se trata de resistir la presión que sentimos – cuando los días se convierten en semanas, las semanas en meses, ya veces los meses en años – a RENUNCIAR a nuestra fe.

d.  Tengo amigos que me quieren, que solo tienen buenas intenciones y que a veces me presionan para que salga de delante de Dios. Para ellos ciertas cosas están tomando demasiado tiempo. Ellos y yo sabemos algunas de las cosas que estoy llamado a hacer, pero no lo pueden hacer ellos hasta que sea liberado por Dios. Si me adelanto a los tiempos de Dios estaría actuando sin S gracia y ese es un lugar peligroso para estar. Estoy en paz. He entrado en el reposo de Dios, y no puedo permitir que mis amigos me hagan  perder mi descanso y salir de delante de Dios, porque Dios no se está moviendo tan rápido como nos gustaría que lo hiciera.

e.  Tú darás fruto en tu temporada. No puedes obligarle a moverse antes de tiempo.

 

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año, concentrándome en Tu Palabra. Tu Palabra me ha enseñado acerca de Tu tiempo. Tú te asegurarás de que todo suceda en el momento justo. Por lo tanto, aprenderé a discernir entre Tu voluntad y Tu tiempo. El éxito sucede cuando me alineo con los ritmos no forzados de Tu gracia. Así es como Tu voluntad se hará en mi vida, así en la tierra como en el cielo. Su voluntad. No forzada, gratuita, y la mayor parte del tiempo, incluso inmerecida. Yo simplemente permito, me conecto y fluyo con Tu gracia, en Tu tiempo. Yo produzco frutos en mi temporada. Cuando me revelas cosas a mí sobre mi futuro, sé que esas cosas ya están hechas desde la eternidad. Para mí, es simplemente una cuestión de tiempo. Así que yo entro en Tu descanso. Sé que ya lo has hecho. Me resisto a cualquier idea sobre temer o dudar. No acepto ninguna presión para hacer las cosas o para que esto ocurra. Sólo se muevo cuando me impulsas a moverme. Yo sólo digo aquello a lo que me guías. Viviendo de esta manera soy capaz de vivir en paz, disfrutando del descanso divino, experimentando lo mejor de Ti en la plenitud del tiempo. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.