0 Liked

El Tiempo de Dios

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Estamos recorriendo la primera mitad del Salmo 1. Regresemos a este pasaje. La Biblia dice:

 

(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

 

(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito”.

 

Hoy vamos a enfocarnos en la frase: “Que da su fruto en su tiempo”, o “un árbol que produce fruto cuando debe.” Ayer me centré en los “tiempos” y “estaciones“. Voy a continuar desarrollando la misma idea hoy. Quiero dejar en claro que mientras que la imagen del árbol plantado junto a corrientes de agua es una imagen de prosperidad y del favor divino, esto no significa que el éxito divino sucederá de la noche a la mañana. El árbol que el Salmista describe produce fruto, pero el fruto no llega sino hasta la temporada apropiada.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Dios trazó planes para ti desde antes de la fundación del mundo.

a.  Dios desarrolló tu propósito por medio de Su inmerecida y asombrosa gracia (Jer 1:5, Gal 1:15, Ef 2:10).

b.  Cuando Naciste de Nuevo Dios te hizo una nueva persona en Cristo Jesús. Ya que eres una persona nueva, el Padre espera que descubras, desarrolles, y despliegues tu propósito divino; un propósito que Él planeó para ti desde antes que comenzara el mundo.

c.  Tú no has sido salvo POR las obras, pero sin duda has sido salvo PARA ellas. Este es el trabajo o las obras que Dios ya había planeado para ti (Ef 2:10).

d.  Tu objetivo tiene un componente de tiempo. Tan solo porque Dios te llama para hacer algo, eso no quiere decir que lo vas a hacer hoy o mañana. Para caminar en la plenitud de la voluntad de Dios, debes estar en sintonía con Sus tiempos.

e.  Vivir por la fe no se trata de que manipules a Dios para que te dé lo que quieras cuando lo quieras. Vivir por fe se trata de llegar al punto en el que crees, aceptas y caminas en lo que Dios quiere, cuando Él lo quiere.

 

2.  Discernir el tiempo de Dios es fundamental.

a.  Conocer tu propósito, comprender la gracia de Dios, meditar en Su Palabra y fortalecer tu fe son cosas muy importantes, pero si no disciernes el tiempo de Dios te sentirás frustrado.

b.  Dios puede revelarte algo que puede que no suceda durante años, pero ya que Dios siempre habla desde la posición del “eterno AHORA“, Él te comunicará como si ya estuviera hecho. En realidad, para Él, hablando desde la posición de la eternidad, todo ya está hecho. Pero para ti, que vives en la tierra, es una cuestión de tiempo. Así que si no entiende el tiempo de Dios te será muy fácil sentirte frustrado.

c.  Lo correcto en el momento equivocado se convierte en algo incorrecto. Dios no va a liberar Su cosecha antes de tiempo.

d.  Con el fin de vivir por fe con un alto nivel de paz, debes ajustar tu reloj con el reloj de Dios.

e.  Dios opera en el tiempo y las estaciones. Los tiempos cambian y cambian las estaciones, pero el propósito de Dios para tu vida sigue siendo el mismo.

f.  Tú debes desarrollar la capacidad de discernir el tiempo y la estación en la que te encuentras.

g.  ¡Si intentas aferrarte a algo que Dios te dijo que hicieras y la temporada para ellos ya ha pasado, estarás detrás de Dios, viviendo en el ayer y te aferrarás a cosas muertas! Si intentas brincarte a la próxima temporada demasiado pronto irás adelante de Dios, y no tendrás la gracia para hacerlo. Esto dará lugar a un fracaso seguro y va a ser frustrante, porque vas a fracasar haciendo lo que crees que Dios te dijo que hicieras. Es lo correcto, pero en el momento equivocado.

h.  El éxito divino requiere de una sincronización con Dios. Cuando estás en sintonía con Dios tu fe alcanzará Su gracia y esto hará que des frutos en el tiempo correcto. Así es como el cielo se manifiesta en la tierra en tu vida.

 

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año, concentrándome en Tu Palabra. Yo medito y me medico en Tu Palabra de día y de noche. Yo descubro, desarrollo y despliego mi propósito divino. Al hacer esto puedo dar MI FRUTO EN MI TEMPORADA o estación. Estoy caminando en el propósito divino, por la fe, y con Tu gracia. Todo lo que me resta por discernir es Tu tiempo. Por fe  declaro que mi tiempo está sincronizado con el Tuyo. Yo hago las cosas correctas en el momento adecuado y experimento resultados divinos. No estoy detrás de Ti aferrándome al pasado. No estoy adelante de Ti, ubicándome demasiado lejos en el futuro. Yo estoy en mi mejor punto. Estoy haciendo lo que quieres que haga en esta temporada y el cielo me apoya. Experimento el cielo en la tierra hoy y todos los días porque estoy caminando en mi propósito, por la fe, con Tu gracia, en sintonía con Tu tiempo. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.