0 Liked

Es Fácil Obedecer Cuando Sabes Que Dios Te Ama

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Seguimos estudiando la primera mitad del Salmo 1.  Vamos a continuar ahora. La Biblia dice:

(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito“.

En los últimos días nos hemos centrado en la línea: “Y todo lo que hace, prosperará “, y “Todo lo que hacen tiene éxito.” Es fácil mencionar  una porción de las Escrituras que hablen de que tendremos éxito. Pero debemos mirar el contexto. El Padre dice que tendremos éxito –de manera que, literalmente, todo lo que hagamos prosperará – pero sólo después de decirnos qué no hacer, con quiénes no relacionarnos, y a qué debemos dar nuestra atención… ¡de día y noche! Ahora, si somos obedientes al Señor y hacemos caso a Su consejo, entonces sí, podemos llegar al punto en el que todo lo que hagamos prospere.

 

Esta mañana pensé en la motivación de Dios. El Padre se esfuerza por enseñarnos cómo vivir. Él nos dejó 66 libros de consejos divinos. Él nos dice qué hacer y qué no hacer. Él nos da una visión sobrenatural para meditar. Su Palabra nos da la información, la educación, la inspiración y la iluminación. No sólo eso, sino que también Su Espíritu nos proporciona información, consejo y revelación de adentro hacia fuera. Dios hace todo esto porque nos ama. Él no nos da “ESTO SÍ” y “ESTO NO” para controlarnos. Él lo hace porque quiere que seamos bendecidos. Él quiere que disfrutemos de lo mejor que Él tiene para nosotros. El quiere que cumplamos con nuestro propósito divino. Él quiere que seamos los hombres y mujeres a los que llamó, destinó, diseñó y deseó. ¿Qué es lo que a nosotro nos toca aportar? OBEDIENCIA. Sé que la obediencia puede ser una “mala palabra” para algunos. Pero es fácil obedecer a Dios cuando sabes que Él te ama y quiere solamente lo mejor para tu vida.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Tu Padre celestial no te da instrucciones para controlarteted. Lo hace porque quiere bendecirte. Él quiere que vivas tu vida en sintonía con el cielo, para que puedas experimentar el cielo en la tierra.

 

2.  Su Padre celestial no te dice lo que “HACER” y “NO HACER” en un intento de manipularte. Lo hace porque te ama. Como Padre tuyo, Él quiere que tengas éxito. Él quiere que abraces esas cosas que te conducirán a lo mejor que Él tiene, y que deseches aquellas cosas que te pueden desviar de tu destino.

 

3.  El Apóstol Juan, al escribir sobre el amor de Dios, dijo: “Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama.” (1 Jn 4,16). Otra traducción dice: “Creemos en Su amor“.

a.  Cuando crees que Dios te ama se te hace fácil hacer lo que dice, incluso cuando Sus instrucciones prevalecen sobre tus deseos.

b.  Cuando crees que Dios te ama se hace más fácil morir a uno mismo, renunciar a tus planes por los de Dios.

c.  Cuando realmente crees que Dios te ama se vuelve mucho más fácil confiar en Él, ¡incluso cuando no sabe lo que está haciendo!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año por la obediencia a Ti en todos mis caminos. Yo he puesto Tu voluntad por encima de la mía. Pongo Tu propósito por encima de mis deseos. Yo me presento. Yo coopero. Yo obedezco. Yo muero. Yo me minimizo y a mi humanidad para que puedas maximizarte y Tu divinidad EN MÍ, A TRAVÉS DE MÍ, y CONMIGO. Tú me amas con un amor eterno. Tú me amas más de lo que realmente puedo entender. ¡Tú me quieres y yo lo sé! Yo confío, sé y creo en Tu amor. Por lo tanto, hago lo que Tú me dices. Lo que Tú me dices que diga lo digo. Lo que me dices que haga, lo hago. ¡A dondequiera que me dices que vaya, yo estoy allí! Mi vida no es mía. ¡Te entrego mi vida, TODA ELLA, y Tú me das la vida que planeaste para mí desde la fundación del mundo! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.