0 Liked
  • September 08, 2014
  • Comments are off for this post.

¿Están en Orden Sus Prioridades?

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).”  Al llegar casi al final de la octava semana en esta miniserie y el 23avo mes de nuestra serie principal, espero que pueda ver cuánto le ama Dios y cuánto Él quiere que usted tenga éxito en la vida. Dios no se guardará nada para aquellos que andan conforme a Sus planes para sus vidas (Salmos 84:11). Así que grabe eso en su corazón: Dios no está en su contra, Él no le está ascechando, Él no pretende ningún mal contra usted,  y Él no está guardando su pasado en su contra. Dios le ama con un amor perpetuo y Él quiere que usted tenga y disfrute la vida por la cuál Jesús dio su vida.

Gracias a su amor inmerecido, Dios quiere que usted disfrute lo mejor que Él tiene en cada área de su vida –espíritu, cuerpo y alma.

–Un espíritu exitoso es aquel que ha Nacido de Nuevo.

–Un cuerpo próspero es aquel que está saludable.

–Una mente exitosa es aquella que es renovada por la Palabra.

–Un matrimonio exitoso es aquel que está en paz.

Podría seguir y seguir. Dios quiere que tengamos y disfrutemos de la via, pero a veces fallamos en disponernos a recibir lo mejor que Dios tiene para nosotros porque nuestras prioridades están desordenadas.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Veamos.

1.  Haga de conocer a Dios y volverse como Él su prioridad #1. El Profeta Jeremías dijo, “Esto dice el Señor:«No dejen que el sabio se jacte de su sabiduría, o el poderoso, de su poder, o el rico, de sus riquezas. Pero los que desean jactarse que lo hagan solamente en esto: de conocerme verdaderamente y entender que yo soy el Señor  —quien demuestra amor inagotable y trae justicia y rectitud a la tierra— y que me deleito en estas cosas. ¡Yo, el Señor, he hablado!” (Jeremías 9:23,24).

–Si va a jactarse, jáctese en el hecho de que ha llegado a conocer a Dios en el perdón de sus pecados y que ha sido salvo por Su gracia.

–Entre más magnifique a Dios, Él le exaltará más.

2.  Si usted se concentra en tener éxito a los ojos de Dios, Dios se asegurará que tenga éxito a los ojos del mundo. En el Reino de Dios usted no necesita preocuparse demasiado con cosas con las que la gente en este mundo parece preocuparse todo el tiempo. Pablo dijo, “Pues el reino de Dios no se trata de lo que comemos o bebemos, sino de llevar una vida de bondad, paz y alegría en el Espíritu Santo.  Si tú sirves a Cristo con esa actitud, agradarás a Dios y también tendrás la aprobación de los demás” (Romanos 14:17,18).

–Concéntrese en vivir una vida de santidad, paz, amor y gozo en el Espíritu Santo.

–Cuando se concentra en Dios podrá ver la vida a través del lente correcto, y ver correctamente es vitalmente importante. Sus piernas nunca le llevarán a un lugar que sus ojos nunca hayan visto.

3.  Cosas poderosas suceden cuando usted mantiene ‘lo principal’ como lo principal. Cuando sus prioridades están desordenadas y busca “cosas” más de lo que busca a Dios, su vida será un desastre. Jesús dijo, “Así que no se preocupen por todo eso diciendo: ‘¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?’.  Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades.  Busquen el reino de Diospor encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten”(Mateo 6:31-33).

–Si usted solo se preocupa en la vida por “cosas”, entonces usted no es diferente al mundo y Dios le ha llamado a ser diferente.

–Cuando usted busca a Dios en lugar de buscar “cosas” usted se levantará un día y se dará cuenta que las “cosas” le están buscando a usted.

–Cuando pone en order sus prioridades y conscientemente las alinea con la tarea que tiene de Dios, usted se pone en buena posición para disfrutar lo mejor que Dios tiene para usted, por Su gracia.

–Para experimentar el éxito divino sus prioridades deben estar en el order correcto. 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por tomar el tiempo para enseñarme acerca de Tu maravillosa e inmerecida gracia. Entre más estudio Tu gracia más me doy cuenta cuánto me amas. Tu me amas con un amor perpetuo. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. Tú te esfuerzas por ayudarme a tomar decisiones que están alineadas con lo mejor que Tú tienes para mi vida. Por fe declaro que mi mente es renovada por Tu Palabra. Yo me veo a mí mismo y a mi futuro en la forma que Tú lo haces. Yo tomo las decisiones que están en sintonía con lo mejor que tienes para mí. Yo me humillo delante de Tu poderosa mano y sé que Tú me exaltarás a su tiempo. Yo hago morir mi yo interno, yo hago del conocerte mi prioridad #1, y como resultado Tú me das el éxito terrenal. En lugar de procurar cosas, yo Te procuro a Tí. Pero ya que Te procuro a Tí, Tú tienes una forma de hacer que las cosas me busquen a mí. Todo lo que necesito para triunfar en la vida ya ha sido preparado para mí por Tu gracia, y yo echaré mano de eso al buscarte con mi fe. Gracias Padre por ayudarme a poner en orden mis prioridades y por bendecirme para poder experimentar lo mejor que Tú tienes para mí. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. ¡Amén!

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.