0 Liked

Estar Listo Para Escuchar a Dios

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Estamos recorriendo la primera mitad del Salmo 1. Regresemos a este pasaje. La Biblia dice:

 

(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”

 

(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito”.

 

Hay tanta revelación en la Palabra que a veces me lleva semanas cubrir algunos versículos. Ese es ciertamente el caso aquí. Llevamos algunas semanas en el estudio del Salmo 1. Hoy volvemos a estas lineas: ” Y en su ley medita de día y de noche“, o “ y piensan en ellas de día y de noche.

 

Entonces, ¿qué significa esto para uti hoy? Hoy nos vamos a centrar en el hecho de que cuando se medita día y noche la Palabra de Dios, se está en condiciones de escuchar lo que Él está diciendo.

 

1.  La Palabra de Dios está llena de revelación. Sin embargo, la primera vez que lees un versículo o un pasaje, simplemente estás leyendo a nivel de superficie. Cuando meditas en lo que lees una y otra vez, es como si ustuvieras cavando más y más profundamente. Al igual que un minero busca oro, cuando meditas en la Palabra de Dios encuentras un tesoro oculto que no está disponible en la superficie.

 

2.  Cuando meditas en la Palabra de Dios una y otra y otra vez, el Espíritu Santo comienza a desempaquetar, desplegar y revelar capas y capas de la revelación de la Palabra en la que estás meditando. Tú comenzarás a ver las Escrituras de una nueva manera.

 

3.  Algunas personas no leen la Biblia porque no le ven la relevancia. Ellos ven la Biblia como un libro de historia, llena de historias antiguas. Ellos se están perdiendo de la bendición ¡A LO GRANDE!  La Biblia no es un libro de historia para estudiar, sino más bien un libro de vida para vivir. Cuando meditas en la Palabra de día y de noche vas a empezar a ver la Palabra detrás de las palabras, a oir la voz detrás de las voces, y te parecerá que las palabras saltan de las páginas.

 

4.  La Palabra de Dios puede volverse VIVA  en tu corazón, pero este tipo de experiencia no ocurre con una lectura rápida. Esto no sucede durante un período de tres o cuatro minutos de “lectura obligatoria”. No, esto sucede cuando te tomas el tiempo para meditar en la Palabra de día y de noche. Si nunca has meditado en la Palabra de Dios, no sabes de lo que te estás perdiendo. ¡Inténtalo hoy!

 

5.  Cuando meditas en la Palabra de Dios te sorprenderá lo mucho que puedes escuchar Su voz. Puede que estés meditando sobre un versículo o un pasaje que no tiene nada que ver con lo que está sucediendo, pero cuando meditas en Su Palabra te alistas para oír Su voz, y en ese momento Él puede darte las respuestas que has estado buscando. Puedes estar meditando en una porción sobre el matrimonio y Él te dará una respuesta a la cuestión financiera que estás enfrentando. Puedes estar meditando sobre una Palabra de gracia y Él te dará una respuesta a la situación que estas enfrentando con uno de tus hijos. El punto es que cuando meditas sobre la Palabra de Dios, te alistas para saber más de Él. En ese momento escucharás lo que tengas que escuchar.

 

6.  Hoy todo el mundo está ocupado. La mayoría de la gente tiene más tareas que el tiempo. La mayoría de la gente no tiene ‘espacios en blanco’ en sus calendarios. Pero si quieres ser productivo mientras estás ocupado, empieza a meditar y medicarte en la Palabra de Dios. Entre más lo hagas, más serás capaz de oír la voz de Dios, y cuando estás siendo guiado por Dios, te sorprenderá lo mucho que puedes hacer.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año, concentrándome en Tu Palabra.  Quiero escuchar lo que me estás diciendo todos los días. No vivo solamente de pan. Yo vivo de toda Palabra que procede de Tu boca. Así que medito y me medico en Tu Palabra de día y de noche. Entre más leo lo que dijiste, y entre más medito, yo estoy preparado para escuchar lo que me estás diciendo todos los días. Una palabra tuya puede proporcionar la respuesta a cualquier situación. Así que Gracias Padre por hablarme todos los días. Estoy ocupado, pero me tomo el tiempo para pasar tiempo contigo. Estoy ocupado pero si  soy capaz de hacer más cosas en el tiempo restante … ¡por Tu gracia y para Tú gloria! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.