0 Liked

¿Estás Viviendo Por Fe?

(Lee Daniel 1:9-16)

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad)” al examinar la vida de Daniel. Yo introduje a Danie ayer y aprendimos como tuvo el valor de negarse a seguir la dieta real y el vino porque eso iba en contra de la Ley Judaica. Daniel le preguntó a su maestro, Asfenaz, si podía comer tan solo algo más. Bajo circunstancias normales esto no sería la gran cosa, pero esas no eran circunstancias normales. Danie era un esclavo, Babilonia gobernana, Nabucodonosor era el rey, y el rey había ofrecido comida de su dieta personal. Una negativa a esta oferta podía ser vista como una falta de respeto, y en esos días eso podía significar la muerte.

La Biblia dice: “Dios hizo que Aspenaz, el hombre a cargo de los funcionarios, de ser amable y leal a Daniel“. Otra forma de decir esto es, “Dios le concedió a Daniel el favor de Aspenaz.” El favor del Señor hará que la gente haga cosas por ti, incluso cuando no saben por qué lo están haciendo. Aspenaz quería ayudar a Daniel, pero también sabía del peligro que corría al ir en contra del rey. Aspenaz dijo a Daniel: “Tengo miedo de mi señor, el rey. Él me ordenó que les diera estos alimentos y bebidas. Si ustedes no comen este alimento, comenzarán a verse débiles y enfermos. Ustedes se verán peor que otros jóvenes de su edad. El rey verá esto y se enojará conmigo. Él podría cortarme la cabeza. Y sería su culpa.“Aspenaz dejó en claro que el rey Nabucodonosor tomaba en serio sus órdenes. La desobediencia contra el trono podría conducir a una decapitación.

Daniel estaba en una situación difícil, pero él no se dio por vencido. A veces la gracia de Dios te guardará de una mala situación, y otras veces te ayudará a salir de ella. A Daniel se le ocurrió un plan. Él le pidió a Aspenaz que le permitiera a él, a Ananías, a Misael y a Azarías, someterse a una prueba de 10 días. Durante 10 días Daniel quería que su grupo comiera solamente verduras y que bebiera solamente agua. Después de diez días, Daniel pidió una comparación honesta entre los jóvenes Hebreos y los otros jóvenes que estaban en la dieta del rey. Daniel dijo: “Mira por ti mismo quien luce más saludable, y luego decide cómo quieres tratarnos a nosotros, tus siervos.” La prueba se llevó a cabo y después de 10 días Daniel y sus amigos se veían más saludables que todos los jóvenes que comían la comida del rey . Así que los guardias continuaron llevándose la comida y vino especial del rey, y siguieron dando sólo verduras y agua a Daniel, Ananías, Misael y Azarías.

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Vamos a entrar en materia.

1.  Vivir por fe te pondrá en situaciones en las que tengas que confiar completamente en Dios. Daniel puso su fe en la línea cuando se negó a tomar la comida del rey y pidió ser probado durante 10 días.

2.  Para vivir por fe se necesita superar el miedo. Daniel era un esclavo en una tierra extranjera, bajo las órdenes de un hombre que podía haberlo matado, pero su confianza (fe) en Dios era más fuerte que su miedo a Nabucodonosor. El miedo mueve a satanás, la fe mueve a Dios. ¿De qué vas a echar mano hoy?

3.  Vivir por fe es emocionante. La fe de Daniel no era algo que él había leído o algo de lo que simplemente hablaba. La fe de Daniel era su forma de vivir. Cuando se vive por fe se llega a experimentar el poder de Dios y tu vida es emocionante, porque se llega a ver la obra de Dios en formas que exceden la capacidad humana.

Nota: Voy a compartir un testimonio personal. Hace dos viernes yo estaba ministrando en la cárcel cuando uno de los internos se me acercó y me preguntó si podía darle un tiempo para reunirse conmigo a solas. Le pregunté por qué y me dijo que tenía que hablar conmigo, porque quería aceptar a Jesús como Señor, pero cada vez que lo intentaba, se sentía como si algo le estuviera deteniendo. Me contó que él había crecido rodeado de brujería y que fuerzas espirituales le impedían aceptar a Jesús. Quería hacer una cita conmigo para ver si yo podía hacer algo al respecto. Le dije que no necesitábamos programar una reunión, ya que íbamos a lidiar con ese problema en ese momento. Cuando terminé de predicar él se plantó frente a mí, yo maldije cualquier maldición que hubiera sobre su vida, por la gracia de Dios tomé autoridad sobre todo espíritu maligno que tenía en él, y él finalmente Nació de Nuevo. Después de que él recibió a Jesús puse mis manos sobre él y oré por él. Él comenzó a temblar mientras el poder de Dios inundó su cuerpo. Él me dijo: “He estado sumido en un montón de cosas, pero nunca había sentido un poder como este.” El viernes pasado, una semana después, él era un hombre completamente diferente. Nunca tengas miedo de ejercer tu fe.

4.  Vivir por fe significa que tu fe debe impactar tu manera de vivir. Dios trazo planes para ti desde antes que el mundo comenzara, y Él hizo esos planes por Su inmerecida y maravillosa gracia. Dios también te ha dado la gracia para cumplir todo para lo que naciste. Pero para poder HACERLO en realidad, Dios requiere que accedas a Su gracia mediante tu fe. Fe es palabra de acción. La fe requiere que HAGAS algo. Daniel puso su fe en acción cuando pidió la prueba. La fe de Daniel no era algo que él había leído o algo de lo que simplemente hablaba. La fe de Daniel era su forma de vivir y Dios espera lo mismo de ti. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por fe? Me refiero a hacerlo de verdad por fe, al grado en el que si Dios no hubiera intervenido, seguramente no hubiera sucedido. Si no te acuerdas, entonces hay algo mal. ¡La fe es como Dios quiere que vivas, porque vivir por fe es la única forma en la que realmente lograrás todo lo que Él te ha llamado a hacer!

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. La Biblia no es simplemente un libro de texto diseñado para que yo lo estudie. La Biblia es en realidad mi LIBRO-DE-VIDA, diseñado para enseñarme a vivir. Sé que todo lo que Tú me das, me lo das por gracia. Yo sé que ya me has dado todo lo que necesito para tener éxito en la vida por Tu inmerecida gracia. Sé que la gracia es cómo Tú tratas conmigo. Pero Tu Palabra no manda que viva por gracia. Tu Palabra me ordena vivir por la fe. Necesito fe para acceder a tu gracia para convertirme en la persona para la que nací. Necesito fe para intentar las cosas a las que Tú me indicas que intente; cosas que sólo pueden suceder con tu poder. Necesito fe para acceder a un poder sobrenatural y conseguir resultados sobrenaturales. Y Tú ya me has dado toda la fe que necesito. Tú depositaste FE en mí y ahora es mi trabajo usarla. Declaro que lo haré. Mi fe se deja escuchar en las palabras que digo. Mi fe se deja ver en las cosas que hago. No tengo miedo de actuar con fe. No tengo miedo de intentar lo imposible. No tengo miedo de permitir que Tu Espíritu me guíe en cada área de mi vida. La fe no es sólo algo que digo. La fe no es sólo algo sobre lo que leí. ¡La fe es mi forma de vivir! ¡Yo camino y vivo en la fe todos los días y en todos los sentidos! Por fe, yo hago lo que Tú me guías a hacer. Por fe, yo digo lo que Tú me guías a decir. Por fe, me convierto en la persona para la que nací. ¡Por fe voy a dejar una huella en este mundo que no se borrará jamás! ¡Tu gracia, mi fe, así es como yo vivo! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.