0 Liked

Experiencia vs. Observación

(Lee Mateo 14: 32-33)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente Maravillosa”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído ahora al Capítulo 14 de Mateo. En estas últimas semanas hemos estado estudiando a fondo la famosa historia de la caminata de Pedro sobre el agua. Confío en que ya la sepas. Hemos obtenido mucho provecho de los pocos pasos que dio Pedro cuando caminó sobre el agua y fluyó en lo sobrenatural. Hoy vamos a ver qué fue lo que le pasó a Pedro y a Jesús en la barca.

 

La Biblia dice: “Cuando subieron a la barca, se calmó el viento.  Y los que estaban en la barca lo adoraron diciendo: ‘Verdaderamente Tú eres el Hijo de Dios.’”

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  11 de los 12 discípulos tuvieron que ver a Jesús caminar sobre el agua antes de proclamar que Él era el Hijo de Dios. Pedro se bajó de la barca. Tú puedes aprender de Dios por la observación o la experiencia. ¿Cuál vas a elegir?

 

2.  Ver a Dios moverse en la vida de otra persona tiene un fuerte impacto, hasta cierto punto. Pero experimentar a Dios moverse en tu propia vida es mucho más poderoso.

 

3.  Alguien puede argumentar que la experiencia de Pedro en el agua no tuvo éxito. Sólo tomó un par de pasos antes de que se hundiera. Pero, de nuevo, fue el único discípulo que salió de la barca.

 

4.  Cuando se trata de Dios, las experiencias que aparentemente han sido fallidas, en donde aprendes de tus errores, son mucho mejores que no tener experiencia.

 

5.  Experimentar a Dios por un momento es mucho más poderoso que observarlo durante toda la vida.

 

6.  Pedro cometió muchos errores, pero él estaba dispuesto a experimentar a Dios. Puede que no cometas muchos errores “jugando a lo seguro”, pero, de nuevo, no experimentarás a Dios tampoco.

 

7.  ¡Después de que experimentas a Dios, aunque sólo sea por unos segundos, nunca serás el mismo!

 

8.  No te limites en sentarte en el banquillo y OBSERVAR a Dios. Decídete hoy (en este momento), a que vas a EXPERIMENTAR a Dios todos los días.

 

Declaración de Fe: Padre, te doy gracias por haberme enseñado acerca de Tu gracia y mi necesidad de vivir por fe. Pasé años como los discípulos en la barca, simplemente observándote a Ti. Vi como otros Te experimentaron y yo me regocijé con sus experiencias. Pero llegó el momento para que yo te experimente. Tengo la fe para salir de la embarcación. Me lanzo hacia lo desconocido. Cruzo la ‘línea de la fe’. Me extiendo más allá de lo natural. Quiero experimentarte y yo declaro que lo haré. Puede que no lo haga bien. Puedo cometer errores. Pero prefiero cometer error mientras te EXPERIMENTO, que vivir sin errores, mientras simplemente Te OBSERVO. Desde hoy yo vivo mi vida en Tu presencia. Camino contigo y Tú caminas conmigo. Tú me llevas, me guías, me diriges, hablas conmigo, y manifiestas Tu gloria EN mí, CONMIGO, y A TRAVÉS de mí. Yo vivo mi vida experimentando Tu amor, Tu poder y Tu gloria. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.