0 Liked
  • November 08, 2013
  • Comments are off for this post.

Gracia para Ayudar a nuestros Hermanos y Hermanas en Cristo

(Lea Gálatas 6:1-3)

Esta mañana proseguiremos nuestra serie “Gracia que es Simplemente Maravillosa” al examinar la Ley dada a Moisés en comparación con La Gracia provista por El Señor Jesucristo. En nuestro último mensaje aprendimos de Pablo que debemos morir a nuestra vieja naturaleza; clavando nuestros deseos pecaminosos a la cruz y haciendo morir el yo y el pecado. Mientras continuamos nuestro recorrido por la carta de Pablo a la iglesia en Galacia vemos un continuo enfoque en la gracia y el amor de Dios, y no en reglas externas necesariamente, y al mismo tiempo  NO dándole a la gente una licencia para pecar. Algunos se confunden y piensan que la gracia significa que el pecado es aceptable, pero pecar nunca será aceptable a los ojos de Dios.

Pablo dice, “Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado de no caer ustedes en la misma tentación. Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo. Si te crees demasiado importante para ayudar a alguien, sólo te engañas a ti mismo. No eres tan importante.”

¿Qué significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1. Una de las formas en las que podemos andar libres de pecado es siendo responsables el uno del otro y ayudando a nuestros hermanos y hermanas cuando han sido dominados por un pecado.

2. Cuando nuestro hermano o hermana en Cristo es agobiado por el pecado, en lugar de alejarnos de ellos cuando más nos necesitan, Pablo nos enseña a ayudar con gentileza y humildad a esa persona y llevarla de regreso al camino que Dios desea para sus vidas.

3. Dios nos ha dado la Gracia para caminar en libertad del pecado, pero cuando no lo hacemos, y nos enredamos con el pecado, Dios le dará gracia a otros para que vengan en nuestra ayuda y nos restauren. ¿Por qué? Porque Dios nos ama y Él le da gracia a otros para que también nos amen.

4. Si usted va a ayudar a alguien que está batallando con el pecado en alguna área usted debe cerciorarse que tiene la gracia para hacerlo, para no caer en la misma tentación. Asegúrese que usted está escuchando a Dios. Si Dios le está guiando a hacerlo, usted tendrá la gracia para hacerlo sin caer.

5. Hemos hecho la transición de la Ley de Moisés a la Ley de Cristo. La Ley de Cristo es la Ley del Amor. Cuando andamos en amor sobrellevamos las cargas los unos de los otros y no dejamos a nuestos hermanos y hermanas cuando están caídos y cuando más nos necesitan.

6. Pablo fue claro, “Si te crees demasiado importante para ayudar a alguien, sólo te engañas a ti mismo. No eres tan importante.”

7. Entre más se acerque a Dios, usted pensará menos en usted mismo y será menos crítico. ¡Porque entre más se acerque a Dios, más se dará cuenta de lo imperfecto que es!

8. Cuando usted se encuentra a un Cristiano que es muy crítico, solo recuerde que muy probablemente usted está tratando con un Cristiano que también es inmaduro en Cristo.

Declaración de Fe: Padre, te doy gracias por enseñarme a hacer la transición de la Ley de Moisés a la Ley de Jesús, la cual es la Ley del Amor. Yo procuro amarte con todo mi corazón, mente, alma y fuerzas; y procuro amar a mi prójimo como a mí mismo. Tu amor ha sido derramado en mi corazón por el Espíritu Santo y ahora camino en Tu amor Sobrenatural diariamente. Entre más me acerco a Tí, menos pienso en mí mismo. Entre más me acerco a Tí, más me doy cuenta de lo imperfecto que soy y cuánto me amas de todas formas. Tú me amas a pesar de mis fallas, defectos y errores, por eso, yo daré ese mismo amor a mis hermanos y hermanas. No los despreciaré cuando hayan sido dominados por el pecado. Tendré compasión de ellos, sabiendo que es solo por Tu gracia que no estoy en la misma situación que ellos. Se que no soy mejor que nadie. Así que en lugar de mirar con desprecio a aquellos que están caídos, yo procuro extender un brazo de amor y ayudarles a que se pongan en pie. Padre, úsame para restaurar a los caídos por Tu Gracia y a través de Tu Amor. Y así, los caídos serán los más agradecidos por Tu Gracia y amor hacia mí. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.