0 Liked

Gracia para Sobreponerte a los Enemigos

(Lee Daniel 3:7-12)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” En nuestro mensaje anterior examinamos los versículos 1-6 del Capítulo 3 del Libro de Daniel, en donde el Rey Nabucodonosor mandó construir un ídolo y ordenó que todos en el reino le adoraran. ¡Aquellos que se rehusarán morirían calcinados! Vamos a continuar con la historia.

La Biblia dice,  “Ante tal amenaza, tan pronto como se escuchó la música de todos esos instrumentos musicales, todos los pueblos y naciones, y gente de toda lengua, se inclinaron y adoraron la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había mandado erigir.  Pero algunos astrólogos se presentaron ante el rey y acusaron a los judíos:

 

‘¡Que viva Su Majestad por siempre! —exclamaron—.  Usted ha emitido un decreto ordenando que todo el que oiga la música de trompetas, flautas, cítaras, liras, arpas, zampoñas y otros instrumentos musicales, se incline ante la estatua de oro y la adore. También ha ordenado que todo el que no se incline ante la estatua ni la adore será arrojado a un horno en llamas. Pero hay algunos judíos, a quienes Su Majestad ha puesto al frente de la provincia de Babilonia, que no acatan sus órdenes. No adoran a los dioses de Su Majestad ni a la estatua de oro que mandó erigir. Se trata de Sadrac, Mesac y Abednego.’

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  El Favor no es Justo.

a) El Obispo TD Jakes acuñó la famosa frase, “el favor no es justo”. Si bien puede no sonar muy bien, sin duda es una buena enseñanza.

b) Los Caldeos estaban celosos de tres muchachos Judíos: Sadrac, Mesac y Abed-nego, ya que éstos habían sido promovidos recientemente a posiciones de liderazgo en Babilonia.

c) Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron llevados en un instante de ser esclavos a ser supervisores, y ellos no hicieron nada para ganar o merecer ese ascenso. Esta promoción fue posible completamente por el favor de Dios.

d) Los tres muchachos Hebreos estaban tranquilos un día, cuando les llegó la noticia de que su amigo, Daniel había sido ascendido a una posición muy alta en Babilonia. Y luego, antes de que se dieran cuenta, ellos fueron promovidos también.

e) El favor puede hacer más en un minuto que el trabajo de toda una vida. Sadrac, Mesac y Abed-Nego podían haber trabajado por 20 años y no haber ganado una promoción como la que recibieron en 20 segundos, por el favor de Dios.

f) No subestimes lo que el favor de Dios puede hacer en tu vida.

 

2.  El favor de Dios atrae tanto al éxito como a los que te odian.

a) El mismo favor que trae consigo un tratamiento preferencial de quienes tienen poder, también atrae la envidia de aquellos que quieren lo que tú recibes.

b) Aunque estoy seguro de que algunos Babilonios pudieron haber celebrado el ascenso de Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-Nego, la Biblia nos enseña que un grupo de Caldeos no estaba feliz de ver que unos muchachos Judíos consiguieran puestos por encima de ellos.

c) El odio y los celos hicieron que los Caldeos “delataran” a los muchachos Hebreos. Los Caldeos se apresuraron a informar al rey acerca de las actividades de los muchachos Hebreos.

d) Cuando Dios te favorece, el enemigo va a tenerte en la mira y tratará de señalar cualquier cosa mala que hagas. Es por esto que debes caminar rectamente delante de Dios.

e) Puedes esperar que hablen mal de ti. Si vas a hacer algo de importancia, entonces la gente va a hablar mal de ti. Si no hablan mal, es probable que no estés haciendo nada importante o digno de mención por el Reino de Dios.

 

3.  Nunca violes tu integridad.

a) Cualquiera cosa a la que te comprometas para obtener algo, la tendrás que mantener cuando ya lo hayas obtenido. Así que es mejor para no te comprometas en primer lugar.

b) Sadrac, Mesac y Abed-Nego se negaron a hacer concesiones. Ellos se negaron a violar la Ley del Dios que les dio su ascenso anteriormente.

c) ¡Ellos se negaron a inclinarse, incluso si eso significaba que morirían quemados!

d) ¡Nunca cedas a la presión del enemigo!

 

4.  El veneno que recibas quienes te odien no puede detener el propósito que has recibido de Dios.

a) El mismo Dios que te puso en ese lugar puede mantenerte allí.

b) Dios tenía un plan y un propósito para Sadrac, Mesac y Abed-Nego, y ningún veneno, o trama, o golpe del enemigo podía detener a Dios.

c) Cuando te sometes por completo a Dios no puedes ser detenido, ya que eso significaría detener a Dios ¡y es imposible detener a Dios!

d) Manten tu confianza en Dios. Tú tienes límites pero Dios es ilimitado. Tú tienes defectos, pero Dios es santo. Si buscas lo mejor de Dios para tu vida en base a tu capacidad, con tu confianza puesta en ti mismo, tu búsqueda está destinada al fracaso. Tú no eres perfecto y lo más seguro es que cometas errores en el camino. Si tu confianza está en ti, tus errores te despojarán de tu confianza. Pero si tu confianza está en Dios y en tu dedicación a lo que Él ha comenzado en tu vida, entonces serás capaz de seguir adelante, incluso después de cometer errores. ¿Sabes cómo se llama eso? ¡Se llama GRACIA! Y es increíble.

 

Declaración Final: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú has comenzado una buena obra en mí y estoy seguro de que la continuarás hasta el día en que regrese Jesús. Tú me llamaste desde el vientre de mi madre. Tú me buscaste cuando estaba viviendo en pecado. Tú me lavaste de mi pecado cuando acepté a Tu Hijo Jesús como mi Señor, y Tú me declaraste justo. Me has promovido por Tu gracia y favor. Me has dado favor ante las autoridades y experimento un trato preferencial a donde quiera que voy. El mismo favor que atrae el éxito también atrae la envidia. Hay gente que habla de mí a mis espaldas. Personas a las que ni siquiera conozco hablan mal de mí, debido a sus propias inseguridades. Yo seguiré amándoles y orando por ellos. No me afecta lo que ellos dicen, porque sé que su veneno no puede detener Tu propósito. Yo sigo adelante, a pesar de quienes odian, y mantengo mi confianza en Ti. Sé que no soy lo suficientemente bueno, lo suficientemente fuerte, lo suficientemente inteligente, o lo suficientemente perfecto para lograr todo aquello para lo que me trajiste al mundo. Pero también sé que lo lograré por Tu gracia y para Tu gloria. Porque eres Tú quien vive en mí, dándome las palabras para decir, y haciendo el trabajo. Así que yo me rindo a Ti de nuevo esta mañana. Habla a través de mis cuerdas vocales, piensa a través de mi mente, y obra a través de mis miembros, para que Tu poder se manifieste en la tierra a través de mí. ¡Nadie me puede detener, porque detenerme significaría detenerte a Ti y Tú no puedes ser detenido! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.


¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.