0 Liked

¿Hacia Dónde Virará Tu Alma?

(Isaías 26:3 RV) ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti;  a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

 

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”.  Hemos estado estudiando el versículo de Isaías 26:3 durante varios días. Vamos a volver a este versículo de nuevo hoy pero dentro de un contexto más amplio. El Señor me ha hablado acerca de vivir este año con un nivel de concentración mucho mayor que el cualquier año anterior. Este año estoy decidido a cooperar con Dios para maximizar el propósito y el potencial que Él ha puesto en mí desde antes de la fundación del mundo. Es mi oración que tú tengas el mimo enfoque. Con esto en mente, voy a compartir contigo el pensamiento que Dios me ha dado en esta mañana.

 

Estamos llamados a vivir de toda Palabra que sale de la boca de Dios (ver Mt. 4: 4 y Dt 8:3). En otras palabras, estamos llamados y ordenados a vivir por fe (ver Hab 2:4, Ro 1:17, Gal 3:11 y He 10:38). Para poder vivir por fe nuestra alma debe decidir hacerlo. Permíteme explicar este punto. Vamos a usar nuestra imaginación por un minuto. Imagínate las tres partes que te componen como entidades separadas. Tú eres un espíritu, posees un alma, y el espíritu y el alma están en un cuerpo. Tu alma está en el centro y contiene tu mente. Tu mente es el centro de control de tu vida. En tu mente decides qué lado dejarás que influya en ti. Tu espíritu, que ha Nacido de Nuevo está conectado con el Espíritu Santo, y es tu única conexión con Dios. Tu espíritu recibe dirección divina del Espíritu de Dios a tu espíritu. Tu cuerpo, por otra parte, no es más que carne. Tu cuerpo no puede comunicarse con Dios. Tu cuerpo se comunica con el mundo a través de tus sentidos.

 

Todos los días tu alma está recibiendo la carga espiritual de parte de Dios y estímulos  sensuales de este mundo. Tu mente, en el centro de tu ser, a continuación, debe decidir hacia qué rumbo debe hacer girar tu alma. Si el giro de tu alma es en la dirección de tu espíritu, entonces aceptarás, abrazarás y experimentarás resultados divinos. Esta es la forma de vivir una vida sobrenatural. Pero si tu alma gira en la dirección de tu cuerpo, vas a vivir exclusivamente sobre la base de la evidencia tangible de este mundo. Viviendo de esta manera tu vida será completamente natural. Entonces la pregunta sería, ¿hacia qué lado gira tu alma?

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Tengo dos puntos principales.

 

1.  Tu alma decide.

a.  Tu alma recibe el impulso constante de ambos, tu cuerpo (natural y sensual) y del espíritu (sobrenatural y espiritual).

b.  Tu alma contiene tu mente. Tu mente es el centro de control de tu vida. En tu mente decides aceptar el impulso de tu cuerpo (natural) o el impuslo de tu espíritu (sobrenatural).

c.  Entre más se renueva tu mente, más condicionada va a estar a aceptar las cosas de Dios.

d.  Entre más Palabra de Dios pongas en tu corazón, más apto serás para vivir bajo esa palabra.

e.  La Palabra de Dios y Sus planes para tu vida ya han sido establecidos. Tu papel es condicionar tu mente para procurar Sus planes, por Su gracia, para Su gloria.

 

2.  Vivir por fe significa que no se mueven por sus sentidos.

a.  Vivir por fe significa que estás seguro de lo que esperas (en base a lo que dijo Dios) y la convicción de lo que no se puede validar con los sentidos (Hebreos 11:1).

b.  Dios es un espíritu. Por lo tanto, Sus instrucciones son espirituales, no sensuales. Para vivir por la fe tiene que aceptar lo que Dios dijo, aun cuando no se puede validar con la evidencia que tienes a tu alcance.

c.  Satanás hará todo lo posible para presentar pruebas tangibles que son contrarias a la Palabra de Dios Si tienes la disciplina para mantener tu mente fija y centrada en lo que Dios dijo, tendrás una perfecta paz (Is 26:3). Si no lo haces, vas a sucumbir a la presión de este mundo, vas a caer de nuevo en tus sentidos, y tu fe fallará.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Tú has hecho planes para mí desde antes de que comenzara el mundo. Tus planes para mi vida ya han sido establecidos. Tu Palabra escrita también ha sido establecida. Ahora me das palabras habladas que se alinean con tu Palabra escrita y los planes que ya se han hecho por mí. Declaro por la fe que vivo de acuerdo a lo que dijiste en Tu Palabra escrita y a lo que me estás diciendo todos los días. Yo acondiciono mi alma para que vire hacia mi espíritu. De esta manera yo acepto, abrazo y experimento lo que el Espíritu está diciendo a mí todos los días. Elijo al Espíritu Santo sobre mi carne, a lo espiritual sobre lo sensual, y a lo sobrenatural sobre lo tangible todos los días. No importa la cantidad de presión que sienta para aceptar los estímulos de este mundo sobre Tu Palabra, yo me niego a hacerlo. Soy justo y vivo en la fe. Yo vivo de toda Palabra que procede de la fuera de la boca. Tú me mantienen en perfecta paz, porque mi pensamiento está puesto en Ti … ¡porque confío en usted! ¡Declaro esto por fe! En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.