0 Liked

Haciendo Espacio Para Que Funcione La Palabra

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”.  Hemos estado aprendiendo sobre nuestra necesidad de estar enfocados todo el año y hemos estado estudiando esta parábola durante meses. Volvamos a la Parábola del Sembrador esta mañana.

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

El problema principal con la gente a la que Jesús compara con el terreno espinoso es que han permitido que sus vidas se “llenen de otras cosas“. La semilla de la Palabra de Dios ha sido sembrada en sus corazones, pero ellos han dejado que “otras cosas” ocupen sus mentes y sus actos. Hoy vamos a hablar de cómo se puede, en los hechos, hacer espacio para que funcione la Palabra de Dios.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Cuando lees u oyes cuál es la postura de Dios sobre algún tema, e inmediatamente sabes que tu postura es diferente, tú tienes una opción. Tú puedes aceptar el hecho de que no estás de acuerdo con Dios y mantener tu postura de desacuerdo/desobediencia, o bien puedes hacer que tu mente, en ese momento, cambie. Si cambias conforme a la postura de Dios, te estás posicionando para andar en lo mejor que Él tiene para ti. Pero, si por el contrario, mantienes obstinadamente tu postura, incluso cuando sabes que estás en contra de Dios, estarás viviendo una vida de desobediencia y eso te costará caro. En ese momento la Palabra sembrada en tu corazón NO producirá una cosecha.

 

2.  Cuando empecé a caminar con Dios, me parecía que estaba descubriendo diariamente conflictos entre las ideas de Dios y mis ideas. Pero esto no fue algo malo. Lo vi como algo bueno. Mi hambre por Dios era tan fuerte que quería conocer todas las formas en que yo no le agradaba. Cada vez que encontraba una Escritura que NO se alineaba con mi forma de pensar, o cada vez que el Espíritu Santo me convencía acerca de algo, yo rápidamente me arrepentía y cambiaba de dirección (la dirección de Dios). Así es como permitimos que la Palabra trabaje en nuestras vidas. Esto es lo que Dios está buscando.

 

3.  Si te acostumbras a despejar el camino para que la Palabra de Dios trabaje en tu vida – arrepintiéndote rápidamente y cambiando CADA VEZ que encuentres un conflicto entre Dios y tú – la Palabra comenzará a trabajar en tu vida, producirá frutos en ti, contigo, y a través de ti, y serás cambiado para siempre.

 

4.  El poder ilimitado y el potencial que se encuentra en la Palabra es Dios, sólo se desata completamente cuando limpiamos nuestros corazones y mentes de todo lo que no está de acuerdo con ella. Cuando lo hacemos, los resultados son asombrosos y sobrenaturales.

 

5.  Cambiar tu voluntad y tus formas de alinearte con Dios vale mucho la pena. Si haces de esto un hábito, despertarás una mañana y te darás cuenta de que tus caminos son los caminos de Dios, tus pensamientos son pensamientos de Dios y tu conducta es santa y piadosa. ¡Cuando llegas a ese punto no hay nada que Dios no pueda hacer a través de ti!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este 2016. Yo hago espacio en mi vida para que Tu Palabra trabaje en mi corazón y mi mente. Cada vez que me encuentro con una Escritura que está EN CONFLICTO con mi pensamiento, y cada vez que el Espíritu Santo me habla acerca de algo que NO te agrada, soy rápido para arrepentirme. No voy a discutir con Tu voluntad. No me opondré obstinadamente a Tus caminos. Rápidamente y regularmente me arrepiento y cambio. Tu voluntad se hará en la tierra como en el cielo, a través de mí, para Tu gloria. Y declaro que llego al punto en que mi voluntad ES Tu voluntad, en el que mis deseos SON Tus deseos, y en el que mi conducta es santa y piadosa. ¡2016 es mi año para centrarme y convertirme en la persona que Tú quieres que sea! ¡Declaro esto por la fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.