0 Liked

Jairo y Su Hija (2da Parte)

Lee Marcos 5:21-43

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“. En nuestro mensaje anterior te de la introducción de la historia de Jairo y su hija. Hoy vamos a continuar con esta historia.

 

Nos quedamos en que Jairo había hecho una declaración de fe, pidiéndole a Jesús que fuera a su casa y pusiera sus manos sobre su hija, quien estaba a punto de morir. Jesús estuvo de acuerdo con la fe de Jairo. Jesús, Sus discípulos, Jairo y la multitud comenzaron a caminar hacia la casa de Jairo. Mientras iban hacia allá, alguien en la multitud “tocó” a Jesús. Mientras innumerables personas tocaban a Jesús, había una mujer que “lo tocó” con un toque de fe. Jesús en realidad sintió que el poder divino abandonaba Su cuerpo, debido a ese toque. Discutiremos la situación de esta mujer en detalle más adelante esta semana. Pero por hoy basta con decir que esta mujer frenó un poco a Jesús. Jesús se detuvo para tener una conversación con ella y al final de la conversación, alguien vino de la casa de Jairo con malas noticias. Esa persona le dijo a Jairo: “Tu hija está muerta, no molestes más al maestro”.

 

Cuando Jairo recibió la noticia de que su hija estaba muerta, fue un punto crítico en la historia y en su vida. Jairo había declarado audazmente, delante de todos a la orilla del mar, que si Jesús iba a su casa y ponía Sus manos sobre su hija, ella “se recuperaría y viviría“. ¿Y sabes qué? Jesús tenía el poder de hacer que la declaración de fe de Jairo aun fuera válida. La situación empeoró antes de que mejorara, pero Jesús aún podía hacerlo. La cuestión era otra: ¿Tendría aun Fe Jairo? ¿Podría él seguir creyendo a Dios, incluso en medio de una situación de muerte? La persona que vino con la mala noticia le dijo a Jairo que no molestara más a Jesús. Entonces, ¿Jairo se despediría de Jesús, desechando así la única oportunidad para salvar la vida de su hija? ¿O continuaría caminado hacia su casa con el Hijo de Dios?

 

Jesús sabía lo que estaba pasando en el corazón y la mente de Jairo. Jesús sabía que Jairo estaba luchando por mantener su fe en medio de una situación de muerte. Entonces, antes de que Jairo pudiera decir algo negativo, Jesús dijo: “No tengas miedo; Sólo cree“. La hija de Jairo estaba muerta, pero mientras la fe de él no estuviera muerta como ella, Jesús podría hacer lo que iba a hacer. Si Jairo le hubiera dicho a Jesús que se fuera, Jesús hubiera obedecido. Si Jairo se mantenía en la misión, Jesús iría con él. Afortunadamente, Jairo tomó nota de la petición de Jesús. Jairo continuó creyendo a Dios, aunque su hija estaba físicamente muerta y el grupo continuó rumbo a su casa.

 

Voy a detenerme aquí por hoy. Lo continuaremos mañana.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos:

 

  1. En el mundo natural mueves las cosas con tus manos. En el reino espiritual mueves las cosas con tus palabras.

 

  1. Las palabras de fe de Jairo hicieron que Jesús comenzara a dirigirse hacia su hogar. Las palabras de duda, temor o incredulidad de Jairo podían haber causado que Jesús se detuviera. Nunca subestimes el poder de las palabras, especialmente cuando salen de un corazón que cree.

 

  1. Cuando haces una declaración de fe, abiertamente de acuerdo con Dios y Su poder ilimitado, puedes esperar que satanás y su reino hagan todo lo posible para que cambies tu declaración. La clave es que NUNCA permitas que lo que ves (en este mundo) te haga cambiar lo que dijiste (en la fe).

 

  1. La fe viva puede comprometer el poder de Dios para superar situaciones de muerte.

 

  1. ¡Nunca es demasiado tarde para Dios! ¡Si Dios todavía está vivo, entonces tu situación todavía tiene esperanza!

 

  1. El miedo anula la fe y la fe anula el miedo. Ambos se activan por medio de las palabras. ¿Qué es lo que vas a declarar hoy?

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Espero ver Tu poder sobrenatural manifestado en mi vida como nunca antes. Paso tiempo en Tu presencia. En Tu presencia me revelas Tu voluntad. ¡Entonces abiertamente y audazmente declaro lo que veo! ¡Hablo palabras de fe, que salen de un corazón creyente, y me niego a permitir que lo que vea cambie lo que digo! Sé que la fe viva puede superar situaciones de muerte. ¡Así que ando por fe y no por la vista! No me preocupo cuando una situación empeora antes de que mejore. Sólo me preocupo por Ti y por Tu Palabra. ¡Viviendo así, yo sé que este año será el MEJOR AÑO de mi vida! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!