0 Liked

Jairo y Su Hija (3ra Parte)

Lee Marcos 5:21-43

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“. En nuestros dos mensajes anteriores hemos estudiado la historia de Jairo y su hija. Hoy vamos a concluir con ella.

 

En nuestro mensaje anterior nos quedamos con Jairo batallando con la noticia de que su hija estaba muerta. Había salido de su casa buscando al milagroso Jesús. Él lo encontró, le hizo su petición con fe, consiguió que Jesús accediera a ir con él a su casa, ellos iban hacia allá, pero se retrasaron mucho. Antes de llegar a la casa, su hija murió. La única pregunta que quedaba era: ¿moriría también su fe? Jesús todavía tenía el poder, pero ¿Jairo aún tendría la fe? En esta coyuntura del relato Jesús miró a Jairo y le dijo: “No temas; Sólo cree.” Afortunadamente, Jairo escuchó la indicación de Jesús. Jairo continuó creyendo a Dios, aunque su hija estaba físicamente muerta y el grupo continuó hacia su casa. Aquí es en donde nos quedamos ayer y hoy vamos a proseguir.

 

Ya que la situación era claramente grave, Jesús le prohibió a la multitud y a 9 de los 12 discípulos seguir con Él. Jesús sabía que estaba entrando en una situación hostil, tanto en lo natural como en el espíritu, así que decidió proceder sólo con su círculo íntimo (Pedro, Jacobo y Juan) y Jairo. Cuando llegaron a la casa del líder de la sinagoga, se encontraron con un grupo de personas que ya estaban de luto. Estaban llorando fuerte e incontrolablemente. Había mucha confusión. Jesús entró en la casa y dijo: “¿Por qué están ustedes llorando y haciendo tanto ruido? La niña no está muerta. Ella solo duerme.” La gente se rió de Jesús. Jesús les dijo que se fueran.

 

Después de despedir a la multitud y despejar la casa, Jesús entró en la habitación donde estaba la niña. Él llevó a la madre y al padre de la niña, y a Su círculo íntimo con Él. Jesús podía haber hablado simplemente de curación y la niña habría vuelto a la vida, pero recuerda, la petición de Jairo, en la fe, fue especialmente que Jesús impusiera Sus manos a su hija. Entonces Jesús tocó la mano de la niña y le dijo: “¡Talitha, koumi!” Lo que significa: “¡Niña, te digo que te pongas de pie!” La niña inmediatamente se levantó y comenzó a caminar. (Ella tenía 12 años.) Jairo, su esposa y el círculo íntimo de Jesús estaban perplejos. Pronto la gente de afuera también se sorprendió. ¡La muchacha estaba muerta, pero ahora estaba viva!

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  Cuando la presión se cierne sobre ti, debes rodearte de gente con una fe similar a la tuya. Cuando Jesús supo que la hija de Jairo había muerto, no dejó que la multitud y 9 de Sus 12 discípulos siguieran adelante. Cuando Jesús entró en la casa de Jairo, quería estar rodeado de gente con la que podía contar.

A) ¡No todo el que está contigo está a favor de ti!

B) Si entras en una lucha de fe con las personas equivocadas, podrías terminar con un fracaso de

C) Cuando la presión se cierne sobre ti, tú quieres que la gente que te rodea crea a Dios contigo, y que te levante, no que te derribe.

D) No permitas que gente que mata sueños entren en tu círculo íntimo.

 

2.  El miedo es una fuerza incapacitante. Cuando Jairo descubrió que su hija estaba muerta, el miedo inundó su cuerpo. No sabía qué hacer ni qué decir. Casi le dijo a Jesús que se fuera. Afortunadamente, Jesús detuvo a Jairo y volvió a encender su fe antes de que dijera algo negativo.

A) Las palabras de fe involucran y activan el Reino de Dios. Las palabras de miedo involucran y activan el reino de la oscuridad. ¿A qué reino involucrarán y activarán tus palabras hoy?

B) Puedes orar palabras de fe por la mañana, pero si hablas palabras de temor, duda e incredulidad todo el día, entonces no debes esperar una respuesta a tus oraciones. Tu miedo está cancelando tu fe.

 

3.  Nunca es demasiado tarde para Dios.

A) Jesús llegó a la casa de Jairo después de que la niña dejó de respirar. Jesús no se angustió por el hecho de que el cuerpo de la niña estaba muerto. ¡Jesús fue movido solamente por el hecho de que la fe de Jairo estaba viva!

B) La fe viva puede superar situaciones muertas. No hay nada que Dios no pueda hacer.

C) ¡Una sola Palabra de Dios puede cambiar cualquier situación aparentemente muerta alrededor!

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. He aprendido mucho sobre Tu asombrosa gracia. Ahora estoy aprendiendo mucho acerca de la fe que requieres de mí. Tú ofreces libremente Tu poder ilimitado por gracia. Ahora debo acceder a Tu gracia por medio de mi fe. Camino y vivo por fe. Me rodeo de gente con una fe preciosa similar a la mía. ¡Cuando la presión está encima de mí, te agradezco por darme un círculo cercano de amigos que pueden creer CONMIGO! No te preocupas cuando mi situación parece muerta. ¡Sólo te preocupas de que mi fe siga viva! Por lo tanto, no importa cuántas cosas malas sucedan, me niego a tirar la toalla, renunciar, darme por vencido o abatirme. ¡Yo mantengo mi fe con el interruptor en la posición de “ENCENDIDO”!  ¡Al hacerlo de esta forma, Tu poder será puesto en marcha en mi vida este año como nunca antes! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!