0 Liked

JESÚS DE NAZARET EL REY DE LOS JUDÍOS

(Juan 19:19 RV60) Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

Estamos a pocos días del Domingo de Resurrección. ¡Gloria a Dios!

Esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando nuestra miniserie, “El Camino a la Resurrección.” En nuestro último mensaje vimos el dolor que soportó Jesús por ti y te dije que vivieras una vida digna de Su muerte. Hoy vamos a ver algo un poco diferente. Vamos a enfocarnos en el lugar de donde provino Jesús. Teóricamente, Jesús podía haber nacido en cualquier lugar del planeta, pero para que se cumpliera la profecía, Jesús nació en Belén y creció en Nazaret.

Nazaret estaba en el camino principal entre Damasco y Egipto, ubicado en el sur de Galilea a medio camino entre el Mar de Galilea y el Mar Mediterraneo. Muchos viajeros pasaban por Nazaret, pero no muchos se detenían o se quedaban allí. La ciudad no tenía mucho que ofrecer. No era un pueblo de la costa y por lo tanto no tenía pesca alguna. No estaba en un cruce de caminos, y por lo tanto no era un pueblo en donde se comerciara. Nazaret no tenía realmente mucho, así que la ciudad no recibía muchos visitantes, y eso les parecía bien a los Nazarenos a quienes no les gustaban los visitantes de cualquier manera. En vez de llevar su basura a un basurero normal muchos Nazarenos tiraban su basura a un lado del camino principal. De esta manera, cuando los viajeros llegaban, ellos encontraban repugnante el olor de la ciudad y seguían adelante. Por esta razón, Nazaret llegó a ser conocida como la Ciudad Basura. En términos modernos sería conocida como un barrio pobre o marginal.

Jesús fue llamado de muchas formas y recibió muchos títulos durante Su ministerio. Jesús fue llamado Maestro, Señor, Rabino, Hijo de David, Hijo del hombre, Hijo de Dios y Jesús de Nazaret. Hoy en día usted puede ver iglesias con el nombre “Nazaret” o “Nazareno” pero en el tiempo de Jesús eso no hubiera pasado. Aquellos que llamaban a Jesús “Jesús de Nazaret” no le estaban haciendo un cumplido; era un recordatorio de que Jesús era de la Ciudad Basura.

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Para descubrirlo necesitamos ver de nuevo nuestro texto de hoy y encontrar lo que Pilato escribió sobre la cabeza de Jesús arriba en la cruz: JESÚS DE NAZARET EL REY DE LOS JUDÍOS. Vamos a entresacar algunas joyas de esa declaración.

  1.  El título sobre la cabeza de Jesús arriba en la cruz nos cuenta una historia. JESÚS DE NAZARET EL REY DE LOS JUDÍOS nos cuenta la historia de la vida de Jesús, de un extremo a otro. Jesús provino de lo más bajo de lo bajo para llegar a lo más alto de lo alto. Jesús fue criado en la Ciudad Basura, para que pudiera identificarse con la suciedad en nuestras vidas. Él provino de la Ciudad Basura para que pudiera alcanzar a todos los que nacimos “del lado malo de las vías.” Él provino de la Ciudad Basura para poder alcanzar al ladrón, al adúltero, al proxeneta, al calumniador, al traicionero, y a cualquier otro personaje obscuro. Jesús provino de la Ciudad Basura y fue llevado de nuevo a la Ciudad de Dios para que pudiera alcanzar a todos.

 

  1.  Jesús se puede identificar contigo. Ya sea que hayas nacido en un barrio pobre o en una mansión, ya sea que nunca hayas puesto un pie en una iglesia o que hayas sido criado dentro de una, ya sea que sientas que no eres digno o que estés cometiendo el error de pensar que lo eres, ¡Jesús vino POR TI!. Jesús puede tener un encuentro contigo en donde estés actualmente. Tal vez tú seas de Brooklyn como yo, con un código postal 11207, o de Beverly Hills como uno de los ricos y famosos, con código postal 90210, Jesús vino a salvarte de tu pecado. Tú sabes en dónde has fallado. Tú sabes todas las cosas que has hecho y que nadie más (en la tierra, claro) sabe. Tú sabes quién eres cuando nadie más está alrededor de ti. Jesús también lo sabe y está dispuesto a encontrarse contigo allí, justo en donde estás, para levantarte y llevarte más alto.

 

  1.  Jesús vino por todos. Nuestro Salvador es al mismo tiempo Jesús de Nazaret (lo más bajo de lo bajo) y el Rey de los Judíos (lo más alto de lo alto). Jesús vino para toda la gente—ricos y pobres, Blancos y Negros, Hispanos y Asiáticos, hombres y mujeres, cultos e incultos. Si tú respiras, entonces Jesús vino por ti. Jesús te ama tal como eres, y Él también te ama demasiado como para dejarte igual. ¡Él te salvará, te liberará, te pondrá en el camino que Él desea para tu vida, y entonces te usará para Su gloria, por Su gracia!

*Nuestro Salvador vino de un barrio marginal y Se levantó para ser Rey de reyes y Señor de señores. Su sangre fue derramada por toda la gente, Su poder puede salvar a cualquiera en todas partes y no tiene límites. ¡Él fue ambos: JESÚS DE NAZARET y EL REY DE LOS JUDÍOS!

Declaración de Fe: Padre, te doy las gracias por enseñarme acerca de la maravillosa vida de Jesús, Tu Hijo y mi Salvador. Jesús podía haber nacido donde fuera, pero Él nació en Belén para cumplir con la profecía. Jesús podía haber crecido donde fuera, pero Él fue criado en Nazaret, la Ciudad Basura, para poder identificarse con lo más bajo de lo bajo. Tu Hijo fue al mismo tiempo JESÚS DE NAZARET y EL REY DE LOS JUDÍOS. Jesús fue criado en la Ciudad Basura y fue llevado de regreso a la Ciudad de Dios. Jesús vino por toda la gente, murió por todos los pecados, fue crucificado por toda la humanidad, y fue levantado de los muertos con todo el poder. ¡Este es el mismo Jesús que vive EN mí! Porque Tú estás EN mí, Señor, yo ahora tengo la gracia para alcanzar a toda la gente. Tú me puedes bendecir para que sea todas las cosas para toda la gente, para que a través de mí Tú puedas salvar a algunos. Así que, Padre, me doy a Tí, para ser usado por Tí para Tu gloria, por Tu gracia. Ya sean Blancos o Negros, Hispanos o Asiáticos, ricos o pobres, Soldados o Generales, hombres o mujeres, estoy listo para alcanzar al mundo para Jesús. No me avergüenzo del Evangelio de Jesucristo, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. ¡Estamos a pocos días de celebrar la Resurrección de Jesús el Cristo y yo le diré al mundo que Jesús vive, porque Él vive EN mí! Jesús murió, pero Él se levantó de nuevo. Mi Dios no está muerto y yo estoy listo para compartir Tu verdad, Tu luz, y Tu amor con toda la gente. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.