0 Liked

Jesús Y Pedro Caminando Sobre el Agua (2da Parte)

Lee Mateo 14:20-33

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“. En nuestro mensaje anterior comenzamos a estudiar la historia de Jesús Y Pedro caminando sobre el agua. Vamos a continuar.

 

Después de alcanzar a Sus discípulos en medio del lago, a media noche, los discípulos de Jesús primero pensaron que Jesús era un fantasma. Ellos estaban asustados. Jesús les dijo que no tuvieran miedo. La Biblia usa la frase: “No temas“, “No te angusties” o “No tengas miedo“, cientos de veces. El miedo es una expresión de tu confianza en el enemigo y su poder. La fe es una expresión de tu confianza en Dios y Su poder. Jesús dijo: “¡No se preocupen! ¡Soy yo! No tengan miedo.” Pedro respondió: Pedro respondió: “Señor, si tú eres, manda que yo vaya á ti sobre las aguas.” Jesús respondió con una sola palabra: “¡Ven!” Esta fue la autorización de Pedro para participar realmente en lo que Jesús estaba haciendo. Jesús estaba invitando a Pedro a lo sobrenatural. Con eso, Pedro salió de la barca y comenzó a caminar sobre el agua hacia Jesús.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Debes crecer hasta el punto de tener la audacia de hacer peticiones del tamaño de Dios.

a) De los 12 discípulos en el barco, Pedro fue el único con suficiente fe, valor y ánimo para pedirle al Señor Jesús caminar sobre el agua con Él. ¿En la misma situación serías como Pedro o como los otros 11?

b) ¡Si quieres experimentar a Dios en Su nivel, debes tener el valor de pedir cosas que realmente están a SU ​​nivel!

c) No tienen, porque no lo piden (Santiago 4: 2). Nunca obtendrás un ““, si tienes demasiado miedo de pedirlo.

d) ¡Para que 2017 sea el mejor año de tu vida, debes estar dispuesto a PENSAR EN GRANDE, PEDIR EN GRANDE, e INTENTAR EN GRANDE!

e) Dios no se siente ofendido ni intimidado cuando le pides operar a Su nivel. En realidad, a Él le agrada. ¡Él quiere que seas COMO ÉL en este mundo!

f) ¡Sueña sueños del tamaño de Dios, ora oraciones del tamaño de Dios, e intenta proyectos del tamaño de Dios en este año!

 

 

2.  ¡La fe verdadera requiere escuchar de Dios PRIMERO!

a) Aunque te estoy pidiendo que le hagas peticiones de Dios acorde a Su tamaño, también necesito advertirte que debes actuar sino hasta que Dios responda. Pedro tuvo la audacia de preguntar si podía unirse a Jesús en el agua, pero no salió del bote hasta que Jesús le dijo: “¡Ven!

b) La fe no se trata de que a ti se te ocurra algo, que empieces a realizarlo y que luego le pidas a Dios que lo bendiga. He cometido ese error al igual que muchas otras personas. La fe no se trata de que nosotros tratemos que Dios le diga que “” a nuestros planes. La fe se trata de que nosotros le digamos que “” a los planes de Dios. La fe se trata de caminar en los planes que Dios hizo para nosotros desde antes que el mundo comenzara.

c) Cuando sabes que Dios ha hablado y tienes confianza en lo que dijo, las acciones que tomas como expresión de tu confianza es a lo que Dios le llama fe. Cuando Pedro salió de la barca, por causa de la Palabra que Jesús dijo, Pedro estaba en la fe. Pedro caminaba sobre el agua, pero en realidad estaba caminando sobre la Palabra. ¡Al igual que con Pedro, cuando Dios habla, Él espera que camines sobre esa palabra y experimentes lo sobrenatural!

 

Hay tanto en esta historia que voy a detenerme aquí por hoy.

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Este año voy a experimentar lo sobrenatural como nunca antes porque estoy dispuesto a pedir, creer, recibir e intentar como nunca antes. ¡Yo aumento mi capacidad para creerte! Yo sueño sueños acorde a Tu estatura. Hago peticiones de acuerdo a Tu tamaño. Yo me pongo a trabajar en proyectos del tamaño de Dios. Pero no lo hago sin escuchar primero de Ti. Cuando hablas y me invitas a operar en Tu nivel, ¡estoy autorizado para hacerlo y salir de mi barca! Estoy listo para caminar sobre cada Palabra que liberas para mí. ¡Viviendo de esta manera, este año será el MEJOR AÑO de mi vida! Declaro esto por fe.  En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!