0 Liked

Jesús Y Pedro Caminando Sobre el Agua (4ta Parte)

Lee Mateo 14:20-33

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“. En nuestros mensajes anteriores comenzamos a estudiar la historia de Jesús Y Pedro caminando sobre el agua. Vamos a continuar.

 

Después de alcanzar a Sus discípulos en medio del lago, a media noche, los discípulos de Jesús primero pensaron que Jesús era un fantasma. Ellos estaban asustados. Jesús les dijo, “¡No se preocupen! ¡Soy yo! No tengan miedo.” Pedro respondió: “Señor, si Tú eres, manda que yo vaya a Ti sobre las aguas.” Jesús respondió con una sola palabra: “¡Ven!” Pedro tuvo la fe para salir de la barca y, por la gracia de Dios, literalmente caminó sobre el agua. Pedro hizo lo sobrenatural igual que Jesús. Pero luego, después de unos pocos pasos, Pedro se enfocó en el viento y las olas. Cuando su mente se centró en la humanidad comenzó a hundirse. Cuando Pedro se estaba hundiendo, exclamó a Jesús: “¡Sálvame!” Jesús lo salvó, pero le dijo algo a Pedro que es muy interesante. Jesús le dijo: “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” Jesús llamó a la fe de Pedro “poca o escasa“. Eso es en lo que nos enfocaremos en hoy.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Dios busca una fe consistente. Pedro hizo algo que solo él y Jesús han hecho: caminar sobre el agua. Uno pensaría que Jesús felicitaría a Pedro por ello. Uno pensaría que Jesús le daría a Pedro una palmada en la espalda, un cumplido, o por lo menos un reconocimiento. Pero no, Jesús no estaba impresionado con la fe de Pedro. ¿Por qué? Aquí hay algunas razones:

a) Dios espera la fe de todos nosotros. Así que cuando Pedro actuó con fe, no fue algo especial y Jesús no quedó impresionado. Esto es lo que Jesús esperaba de Pedro todos los días. ¿Y sabes algo? ¡Él espera lo mismo de ti!

b) Aunque Pedro actuó con fe, el comentario de Jesús nos deja ver que Él hubiera querido que Pedro tuviera fe por un período de tiempo más largo.

c) Pedro tuvo fe, pero fue lo que yo llamo “un chispazo de fe“. Cualquiera puede actuar con fe por algunos segundos.

 

2.  La fe de Pedro duró poco. Pedro caminó literalmente sobre el agua. Este fue un acto sobrenatural de fe, pero Jesús lo llamó como “poca fe“. El “poco” en la declaración de Jesús no es una referencia a la cantidad o tipo de fe que Pedro tenía. Era simplemente una referencia a la duración de la fe de Pedro. Esto nos dice algo acerca de las expectativas que Dios tiene de nosotros.

a) La fe de Pedro fue lo suficientemente fuerte como para caminar sobre el agua, pero ésta duró sólo unos segundos.

b) Dios no sólo espera que actuemos y vivamos por fe, sino que espera que lo hagamos de manera consistente.

c) Cualquier persona puede tener un chispazo de fe, pero Dios está buscando creyentes que literalmente vivan por fe cada segundo de cada día.

d) Muchos creyentes se emocionan cuando escuchan una Palabra de Dios el domingo, pero para el martes muchos ya han olvidado lo que Dios dijo. Dios no está buscando que andes a medias en la fe. ¡Él te ha llamado a VIVIR POR FE!

 

3.  Aprende de Pedro. No cometas el mismo error.

a) Cuando actúas en la fe, debes mantener tu enfoque en Dios y en Su Palabra. Dios conoce tus límites y no los tomó en cuenta cuando te llamó a actuar más allá de tu capacidad. Pero si tú estás considerando lo que Dios ya descontó, esto te llevará a la duda.

b) La duda lleva al temor y el miedo anula la fe.

c) Habla el lenguaje de la fe, tal como lo hizo Pedro cuando pidió la autorización para caminar sobre el agua. Escucha cada Palabra que Dios habla con los oídos de la fe, tal como lo hizo Pedro cuando Jesús le dijo, “Ven“. Luego mira lo que Dios te está llamando a hacer a través de la lente de la fe, tal como lo hizo Pedro cuando salió de la barca. ¡Pero entonces permanece en la fe hasta que completes tu tarea!

d) Cuando empieces a operar en la fe, satanás aumentará la presión sobre ti, esperando que te des por vencido antes de completar tu misión. Desafortunadamente, muchos creyentes comienzan proyectos en la fe, pero renuncian antes de terminar, simplemente debido a la presión que sienten para renunciar. Satanás no puede detenerte, pero si te das por vencido antes de completar tu misión, ¡TU TE DETIENES A TI MISMO!

e) Comienza en la fe y decide que tú no te rindes, ni te desanimas, ni renuncias. ¡Terminarás lo que empezaste por la gracia de Dios!

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Tú me has llamado y ordenado que camine, viva, ore, luche y venza al mundo por fe. Declaro que sí lo hago. Yo soy justo y vivo por fe. Hablo el lenguaje de la fe, pidiéndote cosas que exceden los límites humanos. Abro mis oídos y mi corazón en fe, para recibir todo lo que me has llamado a hacer. Miro lo que me dices a través de la lente de la fe, viéndome convertido en la persona que me llamaste a ser. Y entonces actúo con fe, sin dudar, sin vacilar, permaneciendo firme, con mi enfoque puesto en Ti, creyendo que Tú traerás lo mejor de Ti a mi vida. ¡Viviendo así, puedo experimentar el mejor año de mi vida! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!