0 Liked
  • September 23, 2014
  • Comments are off for this post.

José y el Sueño que Dios le Dio

(Gen 37:5 NTV)  Una noche José tuvo un sueño, y cuando se lo contó a sus hermanos, lo odiaron más que nunca.

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” A mí me gusta enseñar tanto por preceptos como por ejemplos. Ya le he dado un buen número de preceptos en esta serie, así que vamos a ver un gran ejemplo de alguien que tuvo éxito en la vida por la gracia de Dios. Durante las siguientes semanas estudiaremos la vida de José.

José fue hijo de Jacob (también conocido como Israel) y de Raquel. Raquel murió cuando dio a luz al hermano menor de José, Benjamín. José fue el 11avo hijo de Jacob, pero él era muy especial. Jacob lo amaba más que a los otros muchachos, porque le había nacido en su vejez de la mujer que amaba. Jacob le regaló a José una túnica de muchos colores, la cual era larga y muy hermosa. Cuando los hermanos de José vieron que su padre amaba a José más que a ellos, ellos empezaron a sentir odio hacia José. Ellos se negaban a hablar o decir algo bueno acerca de él. Cuando José tenía 17 años el Señor le dio un sueño. Este sueño le llegó a José por la gracia de Dios. José no hizo nada para ganarlo o merecerlo. Dios tenía un plan para José y el sueño era un vistazo al futuro de él. José creyó el sueño. Tiempo después, el joven José cometió el grave error de mencionarle el sueño a sus hermanos. Esto causó que los hermanos lo odiaran aun más.

En el sueño José vio a sus hermanos inclinarse ante él. Él no entendía qué significaba, pero él creyó que sucedería. José ignoraba que pasarían 13 años antes que el sueño se cumpliera y que él tendría que soportar muchas dificultades durante ese tiempo. A sus 17 años José no estaba listo para cumplir con aquello para lo que Dios lo trajo al mundo. A los 30 años de edad, José sería el Primer Ministro de Egipto, algo para lo que, a los 17 años, ciertamente José no estaba listo. El Problema es que Dios no llenó los huecos por José. Dios le reveló cuál sería el resultado, mientras convenientemente dejaba fuera todos los retos a los que se tendría que enfrentar. Esa es la forma que Dios usa frecuentemente con nosotros.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Algunas cosas:

1.  Dios trazó planes para usted así como lo hizo para José. José nació por una razón al igual que usted. Dios ideó el propósito de José por Su inmerecida gracia y Él hizo lo mismo para usted.

2.  Los planes de Dios para su vida deberían volverse su sueño. Dios le dio a José un vistazo a su futuro en un sueño. Esta mirada se volvió el factor determinante detrás de la motivación de José. Este sueño lo sacó adelante cuando la vida se puso dura para él. Al igual que José, usted puede permitir que los planes de Dios para su vida se vuelvan su sueño, y el solo pensar en el sueño de Dios para usted puede sacarlo adelante cuando se sienta que quiere darse por vencido.

3.  Crea el sueño. Dios le dio a José el sueño cuando tenía 17 años, aun cuando eso no sucedería hasta que tuviera 30 años. José no estaba listo, a los 17 años, para hacer lo que después sí estaría listo, a los 30. Pero Dios no esperó hasta que José estuviera listo para entonces darle el sueño. Dios nos da el sueño antes que estemos listos y convenientemente deja fuera todos los retos que tendremos que superar para ver que el sueño se haga realidad. La clave con Dios es simplemente creer. No deseche o ignore el sueño tan solo porque no está listo para ello o porque no sabe cómo sucederá. Su trabajo es CREER el sueño.

4.  Sométase al proceso. La grandeza no se consigue de la noche a la manañana. José pasó por un millar de obstáculos en el periodo de 13 años que pasó entre el sueño y el cumplimiento de éste. Sepa que Dios es fiel a Sus promesas. Sométase al proceso y diariamente estará un paso más cerca de Él. José no tenía ni experiencia, ni sabiduría, ni humildad; todo lo cual él desarrolló durante este tiempo de maduración y crecimiento. Dele gracias a Dios por el sueño y también agradézcale por el proceso. El mismo Dios que le dio el sueño por Su gracia, también le dará la gracia para sobreponerse a cada obstáculo en el camino a la manifestación del sueño.

5.  No comparta el sueño con todo mundo. Uno de mis Pastores anteriores, el Rev. Dr. S.L. Moton a menudo decía, “No todo el mundo que está contigo es para tí.” Aprenda a esperar en Dios y a compartir la información preciosa solamente con gente preciosa.

Declaración de Fe: Padre, Tu le diste a José favor delante de su padre y él también tuvo favor contigo. Tú trazaste planes para José desde antes que el mundo comenzara y le revelaste una porción de ellos en un sueño. Yo soy como José. Yo también soy un soñador. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. Esos planes son Tu sueño para mi vida. Yo quiero que Tu sueño se vuelva mi sueño. Así que, Padre, yo abro mi corazón para recibir la revelación, sabiduría, percepción, sabiduría y entendimiento acerca de Tu sueño para mi vida. Tú me revelas cosas acerca e mi futuro en sueños, en oraciónes, a través de otros, a través de Tu Palabra, y a través de las circunstancias. Tú me hablas acerca de Tu sueño para mi vida, un sueño que desarrollaste completamente por Tu inmerecida gracia, y todo lo que requieres es que yo CREA EL SUEÑO. Yo declaro que lo hago. Yo soy un creyente, no alguien que duda. Yo creo que todo lo que has planeado para mi vida sucederá. Yo vivo mi vida on la expectativa de grandeza, sabiendo que nací para Tu propósito divino. Yo comienzo cada día emocionado, sabiendo que no soy un error, con mi confianza cimentada firmemente en Tí y en Tu dedicación hacia mí. Yo estoy completamente convencido de que lo que Tú has soñado para mi vida, Tú tienes el poder para que se cumpla. Yo sé que habrá espacios entre la promesa y la realización y yo me someto al proceso. Yo crezco diariamente y me vuelvo incrementalmente la persona que cumplirá el sueño. Yo declaro esto por fe. ¡En el Nombre del Señor Jesucristo, Amén!

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.