0 Liked

La Comprensión Es Vital

Esta mañana continuaremos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado.” En nuestros mensajes anteriores hemos estado analizando la Parábola del Sembrador. Estamos recorriendo este pasaje. Volvamos a nuestro estudio. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

 

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

 

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

 

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

 

Hoy vamos a hablar sobre la tierra al lado del camino. Jesús nos ilustra la imagen de la Palabra que es dada a la gente, la oyen, pero de alguna manera viene satanás y les quita la Palabra. La versión de Mateo de esta parábola nos da una mejor idea de por qué sucede esto. Vamos a echar un vistazo a cómo Mateo registra lo que Jesús dijo. La versión de Mateo dice: “Hay algunos que escuchan el mensaje del reino de Dios, pero como no lo entienden, el diablo viene y hace que lo olviden. Éstos son como las semillas que cayeron junto al camino.” La versión de Mateo expone la cuestión clave para este tipo de suelo: la falta de comprensión. Si recibes una Palabra de Dios y no la entiendes, entonces, en ese momento, eres como el suelo a un lado del camino. Esa Palabra no entrará en tu corazón y satanás vendrá para arrebatártela.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  El camino hacia la obtención de la sabiduría comienza con la búsqueda de la comprensión. Salomón, el hombre más sabio de la Biblia, lo dijo de esta manera: “Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas.” (Proverbios 4:7).

 

2.  Aunque Dios honró a Salomón con una sabiduría sobrenatural, el rey explicó que conseguir la comprensión te puede costarte todo lo que tienes (Proverbios 4:7). A veces se necesita concentrarse, reflexionar y sopesar las cosas en oración, y estudiar cuidadosamente para obtener la comprensión, pero la inversión vale la pena.

 

3.  Si escuchas una Palabra de Dios, pero no lo entiendes, no estás en condiciones de sacarle el mayor provecho a la Palabra que has recibido.

 

4.  Nunca vas a poder sacarle el máximo provecho a lo que no entiendes. Cuando tienes una verdadera comprensión de algo, entonces estás en condiciones de aplicarlo, aprovecharlo, y beneficiarte de ello. Pero si no entiendes una verdad, esa verdad no te será útil a ti.

 

5.  No te se acerques a la Palabra de Dios como una obligación. No leas la Palabra de Dios simplemente porque estás llevando un plan de lectura. No vayas a la iglesia por tradición o costumbre. No te sientes en una lección sin un corazón presto para recibir o sin oídos dispuestos para oír. Cuando tengas  la oportunidad de recibir la Palabra de Dios – ya sea en forma escrita o audible – siempre apréstate para escuchar lo que Dios está diciendo. Ora por sabiduría. Buscar la comprensión. Esta es la única forma en que desarrollarás un “conocimiento práctico” de la Escritura que es útil / benéfico de una manera que produzca un cambio significativo en tu vida.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016. Yo busco la sabiduría divina y mi búsqueda comienza con la obtención de una clara comprensión de Tu Palabra. Siempre que pueda recibir Tu Palabra – ya sea en la iglesia, a través de otra persona, o en mi tiempo de lectura – Siempre llego a ese momento con mi corazón abierto para recibir y mis oídos ungidos para oír. Yo obtengo una clara percepción y comprensión espiritual. Tú me das un conocimiento práctico de las Escrituras y yo puedo aplicar Tu verdad a mi vida diaria. ¡La Biblia no es un libro de texto que estudio, es un LIBRO DE VIDA por el que yo vivo! Yo vivo Tu Palabra diariamente porque obtengo una comprensión divina. Viviendo de esta manera puedo vivir en este tiempo con un mayor nivel de atención que nunca antes había tenido. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.