0 Liked

La Conexión Entre Tus Palabras y Tu Corazón

(Lee Mateo 15:1-20)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente Maravillosa”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído ahora al Capítulo 15 de Mateo. En nuestros mensajes anteriores hemos estado estudiando un pasaje en el que Jesús tuvo un encuentro con un grupo de Fariseos y Maestros de la Ley. Estaban molestos porque Jesús y sus discípulos comieron algo sin lavarse las manos primero. Jesús estaba molesto porque eran hipócritas. Jesús reprendió el grupo religioso. Más tarde, después que las cosas se calmaron, Pedro le pidió a Jesús que le clarificara lo que Él quiso decir cuando reprendió a los Fariseos. Echemos un vistazo a la respuesta de Jesús y aprendamos algunas cosas más de ella en la actualidad.

 

Jesús le dijo, “¿Todavía no lo entienden?  Todo lo que comen pasa a través del estómago y luego termina en la cloaca,  pero las palabras que ustedes dicen provienen del corazón; eso es lo que los contamina. Pues del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, toda inmoralidad sexual, el robo, la mentira y la calumnia.  Esas cosas son las que los contaminan. Comer sin lavarse las manos nunca los contaminará.
En lugar de poner tanto énfasis en lo que ENTRA a la boca, Jesús se centró en lo que SALE de la boca de la gente. Tus palabras son una indicación de tus pensamientos. Jesús explicó esto en Mateo 12 y en Lucas 6.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Las palabras que hablas son una prueba de fuego que revela la condición de tu corazón. Tus palabras te delatan.

 

2.  Tú eres tus palabras y tus palabras son tú. Uno no se puede disociar de sus palabras.

 

3.  Todos los días, tus palabras están diciendo a todo el mundo lo que está en tu corazón. En esencia, tus palabras le dicen al mundo quién eres.

 

4.  Si no te gusta el mensaje que tus palabras están dando acerca de ti, entonces es el momento de cambiar.

 

5.  Para cambiar tus palabras (lo que hablas), debes cambiar el contenido y la condición de tu corazón. Debido a que la boca habla de la abundancia de tu corazón.

 

6.  Para cambiar tu palabra (lo que sale) debes cambiar tu corazón (tu depósito), y para cambiar tu corazón debes cambiar lo que permites entrar: lo que ves y lo que oyes.

 

7.  Si puedes cambiar lo que entra, puedes cambiar la condición de tu corazón. Si puedes cambiar la condición de tu corazón cambiarás la calidad de tus palabras. ¡Si puedes cambiar tus palabras puedes cambiar tu vida!

 

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Para poder complacerte debo de aprender a vivir por la fe en todas las áreas de mi vida. Yo medito en Tu Palabra de día y de noche. Jesús me enseñó que no es lo que entra en mi boca que me contamina, sino lo que sale de ella. Mis palabras son una indicación del contenido, la calidad y el estado de mi corazón. Para cambiar mis palabras tengo que cambiar mi corazón. Para cambiar mi corazón debo cambiar lo que permito que ENTRE a través las puertas de mis ojos y de mis oídos. De hoy en adelante voy a proteger mi entrada. No permito que cosas impías puedan entrar a través de mis ojos o de mis oídos. Yo me alimento de Tu Palabra diariamente. Tu Palabra entra en mi corazón. Tu Palabra LLENA mi corazón. Y luego Tu Palabra sale de mí. ¡Ya que mis palabras me delatan, yo declaro por fe que mis palabras le dirán al mundo que soy un hombre/mujer de fe! Me niego a permitir que alguna palabra corrompida salga de mi boca. Yo sólo hablo lo que es bueno. Mis palabras ministran gracia a quienes las oyen. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.