0 Liked

La Continuación de la Encarnación de Jesús

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“. En nuestro mensaje anterior en esta serie te dije que nuestra fe simplemente busca acceder y mantener la victoria que Jesús ya obtuvo por nosotros. Yo dije: “¡Nosotros vencemos, porque Él ya venció!” El mensaje de hoy conservará esta temática.

 

Jesús era Dios en la carne. Jesús fue la encarnación de Dios. Tú y yo estamos llamados a ser como Jesús en este mundo. Somos llamados y se nos demanda que vivamos en la forma como Él vivió, a escuchar al Padre como Él le escuchó, a buscar nuestro propósito individual como Él lo hizo, y a convertirnos en un conducto del poder sobrenatural del Padre como Él. En esencia, somos la “Continuación de la Encarnación de Jesús“.

 

Hay muchos pasajes que podría usar para enfatizar el hecho de que se supone que vivamos como Jesús vivió en este mundo. Por el bien de esta lección, compartiré contigo algo que Jesús dijo en Juan 14. En este capítulo Jesús está preparando a Sus discípulos para Su partida. Había estado con ellos durante más de tres años. Ellos dependían de Él para todo. Jesús sabía que los discípulos más cercanos a Él no iban a tomar Su partida a la ligera, pero Él quería que se enfocaran en el panorama más amplio. Jesús vino al planeta por una razón y estuvo cerca de cumplir Su propósito principal.

 

Jesús dijo a Sus discípulos: “Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o al menos créanme por las obras mismas.” Jesús dejó en claro el hecho de que Él era UNO con el Padre. Él estaba en el Padre y el Padre estaba en Él. Era el Padre, viviendo en Él, quien le estaba dando las palabras y realizando la obra. El poder sobrenatural no proviene de la humanidad de Jesús, proviene de su divinidad. En ese contexto, Jesús continuó diciendo: “ Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre.” (Ver Juan 14:10-12). Al leer las cosas que Jesús hizo en la tierra, es fácil decir: “Bueno, yo no soy Jesús. No se espera que viva como Él vivió o que haga lo que Él hizo.” Yo he escuchado a muchos creyentes hacer declaraciones como esta y eso es lamentable. Declaraciones como ésta son simplemente una salida fácil. Si estás convencido de que no tienes que vivir como Jesús, entonces encontrarás excusas para justificar la falta de lo sobrenatural en tu vida. Pero si lees la Biblia, verás que estás llamado a vivir como Jesús vivió, y que se te ordena esperar que el Padre haga, EN TI, CONTIGO, Y A TRAVÉS DE TI cosas que exceden la capacidad humana.

 

Dios no espera que hagas lo que Jesús hizo por tu cuenta. Él te dio Su Espíritu para que puedas estar conectado a Él de Espíritu a espíritu, y así Él puede ser realmente el que hace el trabajo a través de ti. Más adelante, en Juan 14, Jesús dijo: “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre.” Este Consolador o Ayudador es es el Espíritu Santo. Jesús continuó diciendo, “el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes.” El Espíritu Santo estaba caminando CON ellos, como ellos acompañaron a Jesús. Pero Jesús dejó claro que Él estaría EN ellos (ver Juan 14:15-17). ¡Si Naciste de Nuevo, el Espíritu de Dios vive en ti!

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

  1. Usted has sido llamado y requerido a vivir como Jesús vivió en este planeta.

 

  1. El poder sobrenatural en el que Dios espera que andes no viene de Ti. Si has Nacido de Nuevo, el Espíritu de Dios ha venido a morar dentro de ti. Él te dará las palabras y Él realizará la obra.

 

  1. Jesús era Dios en la carne. Tú eres la continuación de Su encarnación en este mundo.

 

  1. Eres un conducto humano de lo divino. Eres un portador de Dios en este mundo. No hay nada que Dios no pueda hacer a través de ti. Pero si pones excusas para justificar que lo sobrenatural no esté sucediendo en tu vida, o si pones demasiado énfasis en tu humanidad y no bastante en la divinidad de Dios, vivirás una vida que es completamente humana. Jesús no murió para que pudieras vivir una vida que podrías vivir sin Él. Él murió para que pudieras ser como Él en este mundo.

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Este año creo que veré una Manifestación Sobrenatural como nunca antes. No porque tenga poder sobrenatural, habilidad o fuerza. Yo por mí mismo soy como la gente de este mundo. Sin Ti estoy limitado a la actividad humana. Sin embargo, ¡Tú vives EN mí! ¡Tú has venido a morar dentro de mí! Por lo tanto, no hay nada que no puedas hacer a través de mí. Estoy llamado a vivir JUSTO COMO JESÚS en este mundo. ¡Yo soy la continuación de Su encarnación! ¡Soy portador de Dios! ¡Lo sobrenatural me es natural a mí, porque nací de lo alto! ¡Este año te voy a experimentar como nunca antes! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.