0 Liked

La Fe Mantiene lo que Jesús Ganó

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“. En el mensaje de ayer comencé a hablar de 1 Juan 5:4. En este versículo, el Apóstol Juan dijo: “porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.” Te dije que volvería a este versículo hoy.

 

Mientras oraba sobre cómo abordar este versículo, fui llevado a proporcionarte un contexto. En el mensaje de ayer hice la siguiente declaración: “Dios ya ha vencido al mundo. Lo hizo por Su poder. Él nos extiende Su victoria por Su gracia. Accedemos a Su victoria por medio de nuestra fe.” ¿A qué me refiero cuando digo que Dios ya ha vencido al mundo? Permíteme darte una breve explicación.

 

En Mateo 4 Jesús fue llevado por el Espíritu Santo al desierto para ser tentado por satanás. Después de que Jesús rehusó las primeras dos tentaciones de satanás, satanás llevó a Jesús al pico de una montaña muy alta. Allí el demonio le mostró a Jesús todos los reinos del mundo y su gloria. Satanás le dijo: “Yo te lo daré todo, si te arrodillas y me adoras” (Mateo 4:8,9). Sabemos que Jesús rechazó a satanás por tercera vez, pero mi punto al plantear esto es que satanás tenía el poder de hacer la oferta. Si satanás no tuviera la autoridad para hacer tal oferta, entonces la tentación no sería válida. Sabemos que la tentación fue válida, así que satanás obviamente tenía el poder de ofrecer a Jesús todos los reinos de este mundo. ¿Cómo consiguió ese poder? Para esto debemos volver a Génesis.

 

En Génesis, el Señor bendijo a Adán y Eva y les dijo: “Quiero que se reproduzcan, quiero que se multipliquen, quiero que llenen la tierra y la pongan bajo su dominio.” (Génesis 1:28). El Señor autorizó a Adán y a Eva que cuidaran el Jardín del Edén y que luego extendieran Su influencia Divina más allá del Jardín a todo el planeta. Sabemos que eso no sucedió. El acto de desobediencia de Adán introdujo el dúo dinámico de satanás de pecado y muerte en este mundo. La buena noticia es que Jesús vino a sacarnos de todo aquello en lo que Adán nos metió. Jesús vino a restaurar lo que estaba perdido. Jesús vino a cerrar la brecha entre Dios y el hombre.

 

Después de pagar por la transgresión de Adán con su propia sangre, después de descender a las puertas del infierno y regresar en poder de la resurrección, Jesús dijo: “Toda potestad en el cielo y en la tierra me ha sido dada” (Mateo 28:18).

 

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

 

  1. Jesús conquistó a satanás, al infierno y a la tumba. Jesús obtuvo la victoria sobre el mundo. Nuestra fe no nos da la victoria, simplemente nos da acceso a la victoria que Jesús ya obtuvo por nosotros.

 

  1. Cuando el Apóstol Juan dijo: “Dios ya ha vencido al mundo. Lo hizo por Su poder. Él nos extiende Su victoria por Su gracia. Accedemos a Su victoria por medio de nuestra fe.” El énfasis está en Dios y no en el hombre. El hombre puede vencer al mundo por la fe, porque Dios ya lo superó. El Padre hizo esto a través del Hijo. Ahora podemos disfrutar de la victoria que Jesús ya proveyó.

 

  1. Jesús obtuvo la victoria. Esta victoria ahora nos es ofrecida /extendida por gracia. (No porque seamos tan buenos, sino porque Dios lo es). Dios simplemente requiere que usemos nuestra fe para acceder a Su gracia. Cuando lo hacemos, podemos caminar en la victoria que Él ya nos ha proporcionado.

 

  1. Cuando vivimos por fe simplemente conseguimos experimentar y mantener la victoria que Jesús ya obtuvo por nosotros.

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Este año creo que veré una Manifestación Sobrenatural como nunca antes. Este año vivo por fe en un nivel que nunca he tenido. Me comprometo a vivir por fe, cada segundo de cada día. Mi fe no crea la victoria. Mi fe simplemente se aprovecha de la victoria que ya proporcionaste. Jesús obtuvo esa victoria por mí. Mi fe mantiene la victoria que Jesús obtuvo en este mundo. ¡Yo triunfo porque Tú ya has vencido! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.