0 Liked
  • February 23, 2014
  • Comments are off for this post.

La Forma más Baja de la Fe

(Juan 14:11 NVI) Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o al menos créanme por las obras mismas.

Esta mañana continuamos con nuestra serie “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al enseñar que “Minimice Su Humanidad y Maximice Su Divinidad.” Ayer examinamos un pasaje en Juan 14 en donde Jesús claramente dijo que el Padre le daba a Él las palabras a decir y hacía las obras que Él hacía. Al continuar en donde nos quedamos ayer, Jesús dijo, “Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o al menos créanme por las obras mismas.” Lo que Jesús estaba diciendo es que si no podían creer que Jesús y el Padre eran uno (porque creer eso requería fe al no poder verificarlo con sus sentidos), entonces que por lo menos creyeran en Él por las obras que le vieron hacer con sus propios ojos. Jesús básicamente estaba apelando a la forma más baja de la fe. Permítame explicarlo.

Niveles de Fe:
1. Fe en las obras (lo que usted ve). Esta es la forma más baja de la fe. Hay algunas personas que únicamente creen cuando ven algo. La mayor parte del tiempo, para los creyentes, Dios les pedirá que crean en algo antes de que lo vean. Pero para los incrédulos, Dios les permitirá ver para que crean. Esto es, una vez más, un acto de la inmerecida gracia de Dios.

2. Fe en la Palabra (lo que usted lee). El Padre espera que usted lea Su Palabra con un corazón confiado. Cuando usted lee lo que Dios ha dicho, y lo cree en su corazón, usted puede ejercitar su fe para experimentarlo.

3. Fe en la Palabra rhema (lo que usted escucha). Rhema es una palabra Griega que significa una “declaración” o “algo dicho.” Cuando lee la Palabra de Dios usted cree lo que Dios dijo. Pero cuando escucha una Palabra de parte de Dios usted cree en lo que Él está dicendo. Vivir de lo que Dios dijo es bueno, pero vivir de lo que Dios está diciendo es mucho mejor.

4. Fe en Dios Mismo (en quien usted cree). Esta es la forma más alta de la fe. Cuando usted llega a este punto, usted vive una vida de fe. Usted cree lo que ve que Dios hace, cree en lo que lee en Su Palabra, y cree en lo que Él le dice, pero aun cuando usted no ve lee o escucha, usted aun vive una vida de fe, basada en la relación que tiene con el Padre. Aun cuando usted no sabe qué es lo que Dios va a hacer, usted aun tiene fe en la persona de Dios.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene unos puntos:

1. Dios le ama tanto como para encontrarse con usted en su nivel de fe.

2. Si usted no puede creer sin ver algo primero, Dios le ama lo suficiente como para obrar lo sobrenatural delante de usted, para que pueda verlo con sus propios ojos, y pueda creer de esa manera.

3. Si usted puede creer a Dios en lo sobrenatural, Él obrará lo humanamente imposible a través de usted, para que otros que no estén a su nivel puedan creer.

4. Cuando Dios hace lo imposible a través de usted, en realidad no se trata de usted, sino de alcanzar al mundo. Así que deje de pensar a lo pequeño. ¡Dios obrará lo sobrenatural a través de usted, por Su inmerecida gracia, para que la gente sepa que hay un Dios, que Él envió a un Salvador, y que Su nombre es Jesús!

Declaración de Fe: Padre, te doy las gracias por amarme tanto como para alcanzarme en donde estoy. Hubo un tiempo en el que no creía sin antes ver. Cuando estaba en ese nivel, Tú, por Tu gracia, me permitiste ver cosas, con mis propios ojos, que me hicieron creer. Yo entonces leí Tu Palabra. Ahora puedo creer en lo que dijiste. Leo Tu Palabra con un corazón confiado y tengo fe en que la cumplirás. Luego escucho lo que Tú me dices diariamente. Vivir por lo que Tú dijiste (en Tu Palabra) es bueno, pero vivir por lo que Tú me dices hoy es aun mejor. Tú me hablas, yo escucho Tu voz, y puedo vivir por fe para aquello a lo que me guías a hacer. Al igual que Jesús, Tú me das las palabras y Tú haces las obras. Y por último, Padre, yo declaro que tengo fe en Tí, en Tu persona, en Tu carácter y en Tu compromiso hacia mí. Aun cuando no veo algo, o leo algo , o escucho algo, aun tengo fe en Tí. Mi fe en Tí es inquebrantable. Yo confío en Tí, aun cuando no sé que es lo que vas a hacer. Tú me bendices por Gracia y yo te sirvo por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore!