0 Liked

La Fuerza Detrás del Escenario

Lee Lucas 13:10-18

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” En el capítulo 13 del Evangelio de Lucas encontramos a Jesús ministrando la Palabra de Dios en una sinagoga en un día sábado. Mientras estaba enseñando, Él notó que una mujer estaba inclinada y no podía enderezarse. Al examinar este asunto, descubrió que ella había estado así durante 18 años. Jesús miró a la mujer e inmediatamente percibió la raíz del problema. Esta mujer no estaba doblada de lo natural y en lo sobrenatural. Jesús vio lo que yo llamo, “La fuerza detrás del escenario.” Esta mujer estaba lisiada a causa de un espíritu maligno. Entonces, allí mismo, en la sinagoga, en el Sábado, en medio de Su mensaje, Jesús llamó a la mujer al frente  y habló el lenguaje de la fe. Él no habló lo que vio, sino lo que esperaba. Él le dijo: “Mujer, estás liberada de tu enfermedad.” Entonces Jesús puso Sus manos sobre ella e INMEDIATAMENTE ella pudo enderezarse.

 

El Jefe de la sinagoga estaba muy alterado porque Jesús realizó este milagro en el Día de Reposo (Sabbath). Este hombre tuvo la audacia de decirle a la gente, “Hay seis días para trabajar. Así que vengan a ser sanados en uno de esos días. No en el día de reposo.” ¡Jesús estaba furioso! Él respondió: “¡Ustedes son unos hipócritas! Todos ustedes desatan sus animales de trabajo y los llevan a beber agua todos los días, incluso en el día de reposo. Esta mujer que he sanado es hija de Abraham. Pero Satanás la ha mantenido atada durante 18 años. ¡Ciertamente no es malo que ella sea liberada de un día de reposo!” Cuando Jesús dijo esto, todos aquellos que lo criticaban se sintieron avergonzados de sí mismos.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Las personas religiosas siempre están enfocadas en lo incorrecto.

a) El Jefe de la sinagoga tuvo la audacia de decirle a la gente que tenían 6 días de la semana para ser curados y que NO debían venir para ningún tipo de curación el sábado (el Día de Reposo). ¡Este hombre se disgustó porque Jesús sanó a una mujer en un día sábado cuando él no podía curar a nadie ningún día!

b) Los religiosos se apresuran a señalar a otros, porque se esconden detrás de una fachada religiosa.

c) El pueblo religioso en el texto trataba a sus animales en el sábado, mejor que al pueblo de Dios. Ellos llevaban a sus animales a beber agua en el día de reposo. ¿Cómo podría un animal ser más importante que un hijo de Dios?

d) La Biblia dice que Jesús vino a hacernos “ministros competentes de un nuevo pacto,no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.”(2Cor. 3:6).

 

2.  Jesús nos devolvió la Bendición disfrutada en el Jardín del Edén antes de la caída del hombre.

a) Cuando Jesús liberó a la mujer que había estado encorvada por 18 años, le recordó al Jefe de la sinagoga que esta mujer era una hija de Abraham. Esto significaba que ella era Judía y heredera del pacto hecho a Abraham. Este pacto incluía la sanidad y la integridad. Aquellos de nosotros que estamos en Cristo somos la descendencia de Abraham, haciéndonos herederos de este mismo pacto (Gálatas 3:29). Pero tampoco estamos limitados al pacto de Abraham. El Escritor de Hebreos nos dijo que tenemos un mejor pacto con mejores promesas (Heb. 8:6). Como creyentes Nacidos de Nuevo, los creyentes del Nuevo Pacto tenemos la bendición de Abraham y la bendición de Jesús. Debemos vivir una vida bendecida y completa.

b) Jesús no murió para llevarnos de vuelta a Abraham. No, Jesús murió para restaurarnos POR COMPLETO a lo que Adán tenía en el Jardín del Edén, antes de la caída. Adán caminaba con Dios y Dios caminaba con él. Adán recibía la revelación divina del Padre. Adán reinó, gobernó y dominó el planeta. Adán operó con poder divino. Así es que nosotros hemos sido llamados a vivir.

 

3.  Cuando ya has Nacido de Nuevo, puedes operar en el discernimiento divino del Espíritu, tal como lo hizo Jesús.

a) Jesús fue capaz de mirar a una mujer que había estado encorvada por 18 años e inmediatamente pudo discernir cuál era su problema: era atormentada por un espíritu de demonio. Esto no le llegó a Jesús por educación, esto le vino a Él por revelación. Esto no fue un acto de habilidad humana. Este fue un acto de habilidad espiritual. ¿Y sabes qué? Cuando Naces de Nuevo, tú tienes acceso a la misma habilidad.

b) A veces las personas están atadas y ni siquiera lo saben. La mujer del texto estuvo encorvada durante 18 años y ella no sabía por qué. Jesús le echó una mirada e inmediatamente supo que el problema era espiritual y no físico.

c) No se pueden abordar cuestiones sobrenaturales con soluciones naturales. Por eso Dios nos dio Su Espíritu. Una vez que el Espíritu de Dios está viviendo dentro de ti, puedes (como Jesús), analizar una situación y discernir la “Fuerza detrás del escenario“.

d) Jesús vino para permitirnos discernir, no sólo aprender; Para operar con instinto divino y no sólo con el intelecto humano; Para confiar en la revelación, no sólo en la educación.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Abro mi corazón para recibir y caminar en todo aquello que con Su muerte me dio Jesús. Declaro que camino en el discernimiento divino y en el poder sobrenatural. ¡No voy a perder el tiempo tratando de consentirme  las cosas de las que me debo DESHACER! Por Tu Espíritu puedo lidiar con las fuerzas espirituales detrás del escenario. Me has llamado a una vida sobrenatural y declaro que lo sobrenatural es natural para mí. Disfruto la Bendición de Abraham, que es una bendición natural, y La Bendición de Jesús, que es una bendición sobrenatural. ¡Ambas están en funcionamiento en mi vida! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!