0 Liked
  • January 07, 2014
  • Comments are off for this post.

¡La Gracia, el Espíritu Santo y el maravilloso Amor de Dios!

Esta mañana continuamos con nuestra serie “La Gracia que es Simplemente Maravillosa.” En nuestro último mensaje vimos cómo Cristo nos redimió de la condenación. Cuando abrazamos eso y vivimos una vida con la mentalidad de “Sin Condenación”, estamos listos para resistir a satanás y agradar a Dios, aun cuando cometemos algún error.

En este mensaje quiero reflexionar sobre lo que hemos aprendido en los últimos mensajes.

¿Qué significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1. Cuando usted Nació de Nuevo su espíritu (quien usted es en realidad) fue hecho nuevo. Pero su alma (la forma en la que piensa, siente y toma decisiones) no lo fue, como tampoco lo fue su cuerpo.

2. Un día usted tendrá un cuerpo glorificado el cual no se corromperá jamás(1 Cor. 15:42-44).

3. Cuando usted Nació de Nuevo su espíritu (quien usted es en realidad) FUE cambiado instantaneamente, su cuerpo SERÁ cambiado eventualmente, y ahora su mente ESTÁ SIENDO cambiada progresivamente.

4. Su enfoque hoy no debe estar en su espíritu, porque su espíritu ya ha sido cambiado. Su enfoque no debe estar en su cuerpo, aunque el ejercicio físico es bueno, porque su cuerpo un día va a ser transformado. Su enfoque principal, ahora que ha Nacido de Nuevo debe ser su alma, la cual está conformada por su mente (con lo que piensa), sus emociones (con lo que siente) y su voluntad (con lo que escoge). Mientras su mente es renovada por la Palabra de Dios usted podrá cambiar la forma en la que piensa, siente y toma decisiones.

5. Al ser alguien recién convertido usted no ha cambiado aun la forma como piensa, siente o toma deciiones. Por lo tanto, cuando el Espíritu Santo le guíe a hacer algo que es agradable a los ojos de Dios, pero su antigua programación le diga que NO lo haga, o le dirija a pecar, usted probablemente tome la decisión equivocada y peque. Esto no quiere decir que usted no sea salvo, que el Espíritu de Dios no esté en usted, o que sea una persona mala. Solo significa que usted pasó años programando su mente a pensar, sentir y tomar decisiones en una manera en particular, y que le tomará tiempo renovar su alma y alinearla con la Palabra de Dios para poder someterse rápidamente a la dirección del Espíritu de Dios.

6. Así como Dios le ha dado la Gracia para hacer otras cosas, usted posee la
Gracia para ganar la batalla en su interior. ¡Por la Gracia de Dios usted cambiará la forma como piensa, siente y toma decisiones y usted se convertirá en el hombre/mujer que Dios quiere, planea y anhela que usted sea!

7. La Gracia le lleva de la Ley de Moisés a la Ley del Amor. Estamos ordenados a amar a Dios y al hombre (Mat 22:37-39, Gal 5:14), y somos capaces de hacerlo porque Dios nos amó primero (1 Jn 4:19). Dios derramó Su amor en nuestros corazones, por medio de Su Espíritu Santo (Rom 5:5), y nuestro enfoque debe ser andar en amor divino hacia Dios y el hombre, por la Gracia de Dios. Porque sin Su Gracia no podríamos hacerlo.

Declaración de Fe: Padre, te doy las gracias por amarme cuando no tenía nada que ver contigo. Cuando los hombres aun eran pecadores, Jesús murió por nosotros. Tú enviaste a Tu Hijo Jesús a morir en mi lugar porque Tú me amas. Jesús aceptó el castigo en la cruz de manera voluntaria porque Él me ama. Y el Espíritu Santo ahora vive en mí, a pesar de mis fallas, porque Él me ama. Tú me amaste lo suficiente como para trazar planes para mí aun antes de la fundación del mundo, me salvaste por Tu Gracia, y ahora me usas, aun cuando estoy muy lejos de ser perfecto. Tu amor es maravilloso. Tú pusiste Tu Espíritu dentro de mí y ahora no tengo que vivir mi vida basado en reglas o leyes externas. ¡Vivo mi vida guiado por Tu Espíritu y Tu Espíritu me dirige a caminar en Tu AMOR! Tu Palabra me enseña que debo cumplir con la Ley del Amor y Tu Espíritu me obliga a caminar en amor diariamente. Trato de amarte con todo mi corazón, mente, alma y fuerza, y procuro amar a mi prójimo como a mí mismo. Tú vaciaste Tu amor en mi corazón, por medio de Tu Espíritu Santo, y ahora tengo la gracia para andar en amor contigo y con el hombre. Decir Te amo es fácil. Pero demuestro mi Amor a mi Dios, a quien no veo, amando a quienes sí veo a diario. Tu amor ha llegado A mí, ahora fluye A TRAVÉS de mí, y así como me cambió a mí, yo creo que cambiará a otros. Soy capaz de amar a otros porque Tú me amaste primero. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra Para Hoy! Póngala por Obra y Mejore.