0 Liked

La Gracia Para Contar Tu Historia

(Lee Daniel 4:1-3)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Me siento guiado a volver a la introducción de la carta del Rey Nabucodonosor. Recuerda, esta carta fue enviada a a la gente de todas las razas, naciones y lenguas del mundo.

 

El Rey Nabucodonosor comenzó su carta diciendo, “¡Paz y prosperidad a todos! Quiero que todos conozcan las señales milagrosas y las maravillas que el Dios Altísimo ha realizado en mi favor.  ¡Cuán grandiosas son sus señales y cuán poderosas sus maravillas! Su reino durará para siempre, y su dominio por todas las generaciones.”

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Si un pagano pudo decirle al mundo acerca de Dios, con toda seguridad podrás hacerlo tú.

a) El Rey Nabucodonosor estaba tan impactado por la gracia de Dios hacia él que escribió una carta a todos los líderes del mundo de su época. En la carta él, un Babilonio, habló sin pena sobre el Dios de los Hebreos.

b) El Rey Nabucodonosor no hizo nada para ganar o merecer la gracia de Dios hacia él. De hecho, si lo hubiera hecho no habría sido la gracia. Dios fue bueno con el rey y él, a su vez, le dijo al mundo acerca de la gracia y el favor de Dios.

c) En el siguiente capítulo Dios recibe el crédito por hacer a Nabucodonosor rico y poderoso. El rey sabía de donde venían sus bendiciones y no se avergonzaba de decírselo al mundo.

d) ¡Si un rey Babilonio que había pasado la mayor parte de su vida adorando ídolos pudo hacer ‘público’ su reconocimiento a Dios, entonces seguramente Tú puedes hacerlo también!

 

2.  Dios ha sido bueno conmigo.

a) Yo no me avergüenzo de contar mi historia. Yo la cuento a donde quiera que voy. Dios ha sido muy bueno conmigo como para quedarme callado al respecto.

b) Mi madre creció sin agua potable ni electricidad en un país del tercer mundo. Ella llegó a los Estados Unidos en 1970 sin nada, con la esperanza de una vida mejor. Yo me crié con la ayuda del gobierno, Asistencia Social, cupones de alimentos, Medicaid, WIC, etc., y me dijeron que era pobre. Pero cuando volví a la República Dominicana, los miembros de mi familia me dijeron que yo era rico.

c) Mi esposa creció en un país del tercer mundo, sin agua corriente ni electricidad, apenas algo de ropa, y casi cualquier comida. Su Abuela no tenía el dinero para pagar la Preparatoria y Dios tocó el corazón de un hombre que tenía los recursos para pagar por su educación secundaria. Isabella llegó a este país a los 18 años de edad, con nada más que un diploma de Preparatoria.

d) La gente nos ve hoy – el lugar en donde vivimos, los vehículos que manejamos, cómo nos vestimos, el rango que portamos, la educación que hemos alcanzado, las oportunidades que tenemos, etc. – y no tienen idea de dónde venimos; ¡hasta que les decimos!

e) ¡No nos avergonzamos de decirle a la gente lo que Dios ha hecho por nosotros! Yo NO soy un hombre que se hizo solo. Isabella NO es una mujer que se hizo sola. ¡Somos una pareja hecha por Dios y somos lo que somos por la gracia de Dios!

 

3.  Dios espera que hagas pública tu relación con Él; y por eso te da la gracia para hacerlo.

a) Dios nunca va a esperar que hagas algo para lo que aun no has sido equipado. Pero en aquello en lo que Él te ha capacitado, Él espera que lo hagas.

b) Jesús dijo: “Todo aquel que me reconozca en público aquí en la tierra también lo reconoceré delante de mi Padre en el cielo; pero al que me niegue aquí en la tierra también yo lo negaré delante de mi Padre en el cielo.” (Mateo 10: 32,33).

c) Jesús dijo: “Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje en estos días de adulterio y de pecado, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en la gloria de su Padre con sus santos ángeles”(Marcos 8:38).

d) Pablo dijo: “Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen.”, a los judíos primero y también a los gentiles.”(Romanos 1:16).

 

4.  Dios ha sido muy bueno contigo como para que te mantengas callado.

a) No estoy diciendo que debes andar caminando por ahí diciendo: “¡Jesús, Jesús, Jesús!” Pero lo sí digo es que no puedes avergonzarte de Jesús y de lo que Él ha hecho por ti.

b) Tú tienes una historia que contar, Dios te ha dado la gracia para que la cuentes, y Él espera que lo hagas.

c) Nadie puede contar tu historia como tú. ¡Cuenta tu historia y dila a donde quiera que vayas!

d) Si estás dispuesto a contar tu historia, Dios te dará la plataforma para que seas escuchado.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú has sido abrumadoramente bueno conmigo. Tú me has bendecido abundantemente, y Tú lo has hecho por Tu gracia. Yo no hice nada para ganar o merecer Tu bendición. Tú me bendices ricamente. Tú me añades más y más; a mí y mi casa. Tú acrecentas mi territorio. Tú me llevas delante de grandes hombres. Tú abres puertas para mí que ningún hombre puede cerrar, y cierras puertas para mí que ningún hombre puede abrir. Tú eres grande y muy digno de alabanza. ¡Yo veo hacia atrás en mi vida y no puedo hacer otra cosa que darte las gracias! Tú has sido mucho más bueno conmigo de lo que merezco. Yo no soy un hombre/mujer que se hizo solo(a). Yo soy un hombre/mujer hecho por Dios y no me avergüenzo de hablarle al mundo acerca de Ti. Yo hago pública mi relación contigo. Estoy dispuesto a decirle al mundo acerca de Ti, y creo que Tú me darás la plataforma para hacerlo. Padre, glorífícame para que yo te glorifique a Ti. Esta es mi oración y declaración. ¡Voy a contar mi historia y la diré a donde quiera que vaya! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.