0 Liked

La Gracia Para Correr Hasta Terminar

(Lea Génesis 49)

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad)”, al continuar estudiando la vida de José. Ayer estudiamos como Jacob (o Israel) cruzó sus manos mientras bendecía a sus nietos. Hoy vamos a examinar sus últimas horas de vida.

En Génesis 49 Jacob, el anciano, a los 147 años de edad, llamó a sus hijos para que vinieran alrededor de su lecho y les dijo, “Júntense alrededor de mí, y les diré lo que le ocurrirá a cada uno de ustedes en los días venideros. Acérquense y escuchen, hijos de Jacob; escuchen a Israel, su padre.” Jacob prosiguió a pronunciar una bendición sobre sus 12 hijos. Uno a la vez, desde el mayor (Rubén) hasta el menor (Benjamín), Jacob bendijo a sus hijos. No voy a detallar todo lo que dijo, pero les compartiré lo que le dijo a José. Jacob dijo:

José es la cría de un burro salvaje, la cría de un burro salvaje junto a un manantial, uno de los burros salvajes sobre la cresta de la tierra.  Los arqueros lo atacaron ferozmente; le dispararon y lo hostigaron. Pero su arco permaneció tenso, y sus brazos fueron fortalecidos por las manos del Poderoso de Jacob, por el Pastor, la Roca de Israel. Que el Dios de tu padre te ayude; que el Todopoderoso te bendiga con bendiciones de los cielos de arriba, y con bendiciones de las aguas profundas de abajo, y con bendiciones de los pechos y del vientre. Que mis bendiciones paternas sobre ti superen las bendiciones de mis antepasados, y alcancen las alturas de los montes eternos. Que estas bendiciones descansen sobre la cabeza de José, quien es príncipe entre sus hermanos.”

Después de hablar sobre sus 12 hijos, Jacob dejó en claro que quería ser enterrado con sus ancestros en la cueva en el campo de Hebrón el Heteo, en la tierra de Canaán. Abraham compró ese campo de Efrón para que pudiera tener un sepulcro. Abraham y su esposa Sarah fueron enterrados en esa cueva. Isaac y su esposa Rebeca fueron sepultados ahí. Lea, la esposa de Jacob fue sepultada en esa cueva. Y después de dejar en claro que quería que su cuerpo fuera sepultado en la misma cueva, Jacob se recostó en su lecho y dejó este mundo. Así nada más. Él no murió porque estuviera enfermo, él no murió porque fuera viejo, ¡El murió porque había terminado!

¿Qué es lo que significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1.  Dios trazó planes para usted desde antes que el mundo comenzara y esos planes contienen su propósito divino.

2.  Usted no va a encontrar éxito en la vida fuera de su propósito divino. El éxito no puede ser medido en función del puesto que tenga, de los títulos que obtenga, del auto que maneje, de la casa en la que viva o del tamaño de su cuenta bancaria. El éxito verdadero solamente puede ser medido en base a su propósito divino. Si lo encuentra, sígalo y complételo antes de morir para que tenga éxito a la vista de Dios.

3.  Dios ya le ha dado la gracia (todo lo que necesita) para cumplir Su tarea divina para su vida. Él no se l dará porque Él ya lo hizo.

4.  Usted no tiene que ser perfecto para ser usado por Dios. De hecho, la mayoría de las personas que Dios usó para Su gloria distaron mucho de ser perfectas. Dios le dará la gracia (dándole aquello que no merece) y misericordia (deteniendo el castigo que merece) mientras busca cumplir con Su propósito divino.

5.  Lo que importa de su vida no es su desempeño, sino su propósito divino. Jacob erró una y otra vez, pero Dios aun lo usó para Su propósito. La tarea de Jacob era continuar la descendencia de Abraham y criar a 12 varones que, a su tiempo, se convertirían en las 12 tribus de Israel. Jacob hizo aquello para lo que Dios lo trajo al mundo, y claramente lo hizo por gracia—inmerecida y gratuita.

6.  Usted no necesita enfermarse para morir, solo tiene que haber terminado. Cuando Jacob hubo terminado, cuando su propósito fue cumplido, cuando su misión fue completada, él se recostó en su lecho y murió.

7.  El Padre le dará la gracia para correr la carrera y la fuente de la gracia de Dios no dejará de fluir hasta que su misión sea completada. La gracia de Dios lo mantendrá yendo hacia adelante cuando se sienta cansado, cuando esté enfermo, cuando esté viejo, y cuando enfrente toda clase de oposición. La gracia de Dios lo mantendrá activo para que pueda cumplir aquello para lo que vino al mundo, y cuando su tarea sea terminada pueda morir; no porque esté enfermo, ni porque esté viejo, ¡sino porque ya habrá finalizado.

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. Tus planes contienen el propósito de mi vida. Únicamente en el cumplimiento de esos planes es que yo hallo una verdadera satisfacción y éxito. Así que declaro que con mi fe y con Tu gracia, yo descubro Tus planes para mi vida, me desarrollo para ser la persona para la que me trajiste al mundo, y me aplico a mi propósito. Yo sé que cometeré errores, pero encuentro paz sabiendo que Tú conocías todas mis fallas, errores y defectos. Tú consideraste mis errores y decidiste usarme de cualquier forma. Así que no le permitiré a satanás que me haga pensar que me he descalificado para cumplir mi propósito.Yo no me puedo descalificar de aquello para lo que Jesús ya me calificó. Así que acepto mi propósito por gracia. Yo lo busco por fe. Yo lo cumplo con Tu empoderamiento divino y con Tu favor. Yo actúo con poder sobrenatural para hacer lo que de otra manera yo no podría hacer solo. Y yo llego a Tu destino deseado para mi vida. La enfermedad no me detendrá. La vejez no me detendrá. La frustración no me detendrá. ¡La gente no puede detenerme! Yo estoy resuelto a cumplir mi propósito divino y te asegurarás que no muera hasta que cumpla. Cuando haya terminado, cuando haya cumplido mi propósito divino, entonces yo puedo partir….Yo puedo pasar de la tierra a la gloria, del tiempo a la eternidad, de lo mortal a la inmortalidad. No porque esté enfermo o porque sea muy viejo. ¡No, tan solo porque ya terminé! ¡Yo declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.