0 Liked

La Gracia para Enfrentar a la Oposición

(Lee Daniel 6:19-22)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Pasamos casi una semana en los versículo 17 y 18 del capítulo seis del libro de Daniel. Vimos como el Rey Darío estaba realmente consternado por Daniel. Tanto así que que el rey no queria comer y no podía dormir, porque seguía pensando acerca de Daniel en el foso de los leones. Vamos a continuar con nuestra historia desde este punto.

 

La Biblia dice, “Tan pronto como amaneció, se levantó y fue al foso de los leones. Ya cerca, lleno de ansiedad gritó: ‘Daniel, siervo del Dios viviente, ¿pudo tu Dios, a quien siempre sirves, salvarte de los leones?’ ‘¡Que viva Su Majestad por siempre! —contestó Daniel desde el foso—. Mi Dios envió a su ángel y les cerró la boca a los leones. No me han hecho ningún daño, porque Dios bien sabe que soy inocente. ¡Tampoco he cometido nada malo contra Su Majestad!

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Para efectos del mensaje de hoy me voy a centrar en el hecho de que Daniel dijo: “Nunca hice nada malo.” Daniel no estaba cosechando algo malo por algo que hiciera mal. No, Daniel había permanecido firme por Dios y ahora enfrentaba el castigo por ello. Ya que Daniel estuvo firme por Dios, Dios estuvo firme por Daniel. Esto me recuerda algo que Pablo enfrentó en el Nuevo Testamento. Pablo estaba pasando por una situación difícil y tres veces le pidió a Dios que lo liberara de esa situación, pero Dios no lo hizo. Cuando Pablo se dio cuenta que estaba frente a eso “Por la causa de Cristo”, encontró la paz y fue capaz de aprovechar la maravillosa gracia de Dios (ver 2 Corintios 12:10). Así que, siguiendo con esa idea – enfrentarse a algo por causa de Cristo – vamos a tratar de entresacar unas joyas.

 

  1. Hay una diferencia entre el sufrimiento por Cristo y cosechar lo que has sembrado. Si siembras mala semilla cosecharás una cosecha mala y tendrás que reconocer que tú fuiste el causante del predicamento. Sin embargo, si enfrentas oposición por hacer lo CORRECTO, entonces tú no eres la causa y Dios te proporcionará protección sobrenatural. ¡Dios cerró la boca de los leones por Daniel y Él también te protegerá!
  2. Dios te da la gracia para luchar contra lo que te enfrentas. Dios te ama y como un Padre amoroso Él te observa con cuidado para asegurarse de que tengas suficiente gracia para luchar contra lo que te enfrentas. Si te enfrentas a algo, entonces Dios ya te ha dado la gracia para ello. Daniel había pasado por muchas cosas, pero nunca se había enfrentado a los leones. Sin embargo, el mismo Dios que le dio la gracia para hacer frente a reyes, le dio la gracia para hacer frente a los leones. ¡Dios te dará la gracia para enfrentar lo que sea que el enemigo ponga frente a ti!
  3. Los desafíos más grandes significan una gracia mayor. Muchas veces le pedimos a Dios UN RETO MENOR y en vez de darnos lo que le pedimos, Dios nos da UNA GRACIA MAYOR. Eso es lo que Dios hizo en el Nuevo Testamento con el Apóstol Pablo. Pablo se enfrentó a desafíos aparentemente insuperables, pero cada vez que lo hizo, Dios le dio gracia. En lugar de bajar el nivel de los desafíos, Dios levantó la barra de su gracia y Pablo fue capaz de triunfar sobre todos los retos y superar todos los obstáculos. Así que si estás frente a algo más duro de lo te has enfrentado, debes saber que Dios te ha dado acceso a otro nivel de Su gracia.
  4. Los retos más grandes significan que Dios confía en ti para más. Dios no te permitirá que te enfrentes a algo que no puedas manejar. Por lo tanto, si te enfrentas a algo, eso es evidencia de que Dios confía en ti y que tienes la gracia para ello. Estoy seguro de que hubo un momento en el que Daniel no podría haberse enfrentado al foso de lo leones, pero de la misma forma, Dios no habría permitido que Danie se enfrentara a eso sin estar listo. El hecho de que Daniel se enfrentara a él, es evidencia de que Dios le confió con eso. Lo mismo puede decirse de ti. Si te enfrentas a algo, Dios confía en ti para eso, y Su gracia está SOBRE ti para superarla.
  5. Los desafíos más grandes significan que estás haciendo una diferencia. Satanás sólo ataca a aquellos a quienes vale la pena atacar. Daniel se enfrentó a un gran ataque porque tenía una gran misión y porque estaba operando con una gran gracia. Es lo mismo contigo. Si satanás te ataca constantemente, es sólo porque estás haciendo una diferencia en este mundo.
  6. Entender la gracia te ayuda a perfeccionarte en la debilidad. Dios es capaz de permitirte que enfrentes desafíos más grandes cuando mueres a ti mismo y confías en Su gracia. Daniel no trató de luchar contra los leones. Daniel confió en Dios y en Su gracia. Cuando llegas al punto en el que has hecho morir el yo, Dios te mostrará qué hacer y qué no hacer, te motrará aquello para lo que tienes gracia y lo que Él va a hacer por ti. Así es como se perfecciona la gracia de Dios en tu debilidad.
  7. Cuando vengan los retos, EMOCIÓNATE. Cuando comprendes la gracia no te acobardas ante los desafíos, sino que te emocionas sabiendo que Dios te ha permitido enfrentarlo, y que será un gran testimonio cuando se termine. Si este episodio nunca le hubiera sucedido a Daniel nunca tendríamos la historia de Daniel y el foso de los leones. ¡Cuanto mayor sea la prueba, mayor será el testimonio!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Mi comprensión sobre Tu gracia está cambiando la manera en que veo los desafíos. En lugar de agachar la cabeza diciendo: “¡Ay de mí !”, cuando me enfrento a un reto me emociono, porque sé que tengo la gracia para enfrentarlo. Tú nunca me permitirás enfrentarme a algo para lo que no me hayas dado la suficiente gracia para enfrentarlo, por lo que si estoy frente a él, puedo encararlo, Tú confías en mí para eso, y yo lo voy a superar por Tu gracia. Por lo tanto, por fe declaro que no estoy perturbado por lo que veo. Yo confío en Ti Padre y sé que confías en mí. Entre más haga morir mi yo interno, yo seré más capaz de acceder y experimentar Tu gracia, y Tú podrás   lograr más en la tierra a través de mí. Satanás no va a quedarse quieto a verme maximizar mi propósito y mi potencial en la vida. Satanás hará todo lo posible para detenerme. Pero entre más grades sean los desafíos, más gracia me darás, y yo estaré más emocionado acerca de las experiencias que me darás. ¡Yo Te doy las gracias a Ti, Padre, porque siempre me das la victoria a través de mi Señor, Jesús el Cristo! Tú haces esto por Tu gracia. ¡Tú haces esto para Tu gloria! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.