0 Liked

La Gracia para Hacer lo que es Necesario

(Lee Daniel 2:28-30)

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” En el mensaje de ayer vimos como Daniel hizo hincapié en que los hombres de Nabucodonosor – hechiceros, brujos, brujas y magos – no fueron capaces de darle la respuesta que estaba buscando. El poder humano no fue capaz de proporcionar la respuesta y los poderes de las tinieblas fallaron. Sin embargo, Daniel le hizo saber y dejó en claro que “hay un Dios en el cielo”, que podía proporcionar la respuesta. Vamos a retomar la historia desde donde nos quedamos.

Daniel le dijo al rey Nabucodonosor, “Pero hay un Dios en el cielo, quien revela secretos y le ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que ocurrirá en el futuro. Ahora le diré lo que soñó y las visiones que vio mientras estaba acostado en su cama. Mientras su Majestad dormía, soñó sobre sucesos futuros. Aquel que da a conocer los secretos le ha mostrado a usted lo que ocurrirá.  Y no es porque yo sea más sabio que los demás que conozco el secreto de su sueño, sino porque Dios quiere que su Majestad entienda lo que estaba en su corazón cuando soñó”.

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

1.  El sueño llegó al rey Nabucodonosor por la gracia de Dios.

a) Nabucodonosor no hizo nada para ganar o merecer que Dios le hablara en sueños.

b) Nabucodonosor era un hombre pagano que ni siquiera reconocía a Dios y Dios escogió hablar con él.

c) La gracia no es ganada a menudo incluso inmerecida.

2.  El sueño fue como Dios trató de preparar al rey Nabucodonosor para el futuro.

a) Daniel dijo: “Aquel que da a conocer los secretos le ha mostrado a usted lo que ocurrirá.”

b) Si Dios le habló a un pagano en un sueño con el fin de ayudarle a prepararse para su futuro, ¿no crees que Dios te hablará a ti?

c) Dios conoce tu futuro (y tú no) y Él es lo suficientemente amable para permitirte ver “destellos” de lo que necesitarás en el futuro y eso te ayuda a tomar decisiones y acciones hoy.

d) Dios te dará la gracia para ver lo que hay que ver (esto es, visión divina) para que puedas tomar decisiones que se alinean con Su voluntad.

e) Puede que no conozca tu futuro, pero puedes estar tranquilo cuando conoces a Aquel que tiene tu futuro en Sus manos.

3.  ¡Dios aún habla!

a) Si Dios le habló a un rey pagano, entonces seguramente Él te hablará a ti.

b) Dios tiene una infinidad de formas de hablar contigo. Dios puede hablar contigo en sueños mientras duermes, a través de visiones mientras estás despierto, a través de Su Palabra cuando la lees, a través de su Espíritu cuando caminas a lo largo del día, a través de otras personas con palabras proféticas, a través de circunstancias que ayudan a impulsarte hacia lo mejor que Dios tiene para ti, y a través de muchos otros medios.

c) Dios está hablando. ¿Estás escuchando? Abre tu corazón para recibir lo que Dios te está diciendo hoy.

4.  El mismo Dios que proporcionó el sueño, proveyó a alguien para interpretarlo.

a) Dios le dio a Nabucodonosor un sueño por Su gracia y Él entonces le dio gracia a Daniel para verlo e interpretarlo.

b) Daniel puso todo el énfasis en Dios. Dejó en claro que Dios proveyó el sueño y que Dios dio la respuesta.

c) El mensaje de la Gracia pone los reflectores directamente en Dios y en Su poder.

d) El Viejo Pacto pacto se basaba en las obras. Se centraba en el – que se trataba de hacer algo para Dios. El Nuevo Pacto está basado en la gracia. Se centra en Dios – se trata de Dios trabajando para , con y a través del hombre.

5.  Dios puede crear situaciones que requieran respuestas divinas y luego ungirte para que las proporciones.

a) Al igual que lo hizo con Daniel, Dios puede crear una situación en tu trabajo que requiere una respuesta divina, y Él puede entonces darte la gracia para que tú la proporciones.

b) No pienses que a Dios no le preocupa tu éxito. Dios buscó la forma de crear una oportunidad para Daniel y luego le dio la gracia para que sobresaliera y fuera promovido. Dios puede hacer lo mismo por ti.

c) Se me han presentado muchas situaciones en donde otros han fracasado y Dios me ha dado la gracia para tener éxito.

6.  Cuando Dios te unge para que hagas lo sobrenatural no tiene nada que ver con tu sabiduría o tu poder.

a) Daniel dijo: “Y no es porque yo sea más sabio que los demás que conozco el secreto de su sueño .”

b) Daniel no tomó ningún crédito por lo que Dios estaba haciendo a través de él.

c) Daniel dejó en claro que él no era especial y que no obtuvo la respuesta por ser muy brillante. Daniel puso los reflectores sobre Dios y Su gracia.

d) Dios puede ungirte para que tengas éxito por Su gracia. Tú puedes tener dones y talentos y Él los va a utilizar. Pero, de nuevo, aún si no crees que tienes el trasfondo, la educación, la aptitud, el intelecto, o la agudeza mental, ¡Dios todavía puede hacerlo a través de ti, por Su gracia, para Su gloria!

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. Tú puedes darme la gracia para hacer lo que sea necesario. Tú has puesto a personas que tienen autoridad sobre mí. Yo honro y respeto esa autoridad. Sé que tú puedes participar en mi trabajo, creando situaciones que necesitan respuestas inspiradas; situaciones que causen que otros fallen. Y luego puedes darme la gracia necesaria y abrir una puerta abierta de oportunidad para dar las respuestas, por Tu gracia, y después ser promovido y ascendido. Tú haces esto para que yo pueda estar en una posición de mayor influencia y responsabilidad, para que me puedas usar para Tu gloria. En realidad Tú te preocupas mucho por mí. Tú estás interesado en mi éxito personal. Tú quieres influir en las personas y los sistemas de este mundo, y deseas hacerlo a través de tus hijos. Yo soy Tu hijo, soy llamado por Tu nombre, tengo la gracia para triunfar, y Tú me usas para impactar e influir a las personas y sistemas de este mundo para los cuales tengo la gracia para actuar. No por mi sabiduría personal , dones o talentos, sino tan sólo por Tu gracia. ¡Yo declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.